Recuperar la figura tras los excesos del verano

¿Cómo recuperar la figura tras los excesos del verano?

Los meses previos al verano están marcados en el calendario de muchas personas como la temporada de inicio para la Operación Bikini. A todos nos gusta llegar a los meses centrales del año, cuando vamos de vacaciones a la costa o nos dejamos ver por piscinas y terrazas con una buena figura.

Sin embargo, en las vacaciones olvidamos aquello de la figura y cometemos algunos excesos que nos hacen ganar algunos kilos de más. Por esta razón, el mes de septiembre es cuando los gimnasios y los centros deportivos “hacen su agosto”.

Septiembre, y también octubre, son meses de inicios: un nuevo curso escolar, la vuelta al trabajo, la recuperación de la rutina… un mes de propósitos. Y uno de los objetivos más comunes entre muchas personas es recuperar la figura y retomar la actividad deportiva.

Os mostramos a continuación cuáles son los hábitos a seguir para llegar con una buena figura a las Navidades, el otro gran momento del año en que irremediablemente ganamos peso.

Las mejores rutinas de actividad física para mejorar la condición física

En esta guía para principiantes de Pasion Runner se explican los beneficios de hacer burpees y se incluye una rutina para los que se inician en uno de los mejores ejercicios para entrenar todo el cuerpo y quemar grasa.

Los burpees son ejercicios diseñados para aumentar la fuerza, la resistencia muscular y la capacidad cardiovascular. Se trata, por tanto, de un ejercicio muy completo, pero de alta intensidad, que ayuda positivamente a mejorar no solo el aspecto físico, sino también la condición física.

Las mejores rutinas de actividad física

Aunque es un ejercicio un tanto avanzado, no apto para personas que no están habituadas a la práctica de actividad física, es muy fácil de realizar y no requiere ningún material deportivo específico, por lo que se puede practicar en casa.

Los burpees son ejercicios ideales para adelgazar. Se estima que entrenar burpees puede llegar a quemar entre un 40 y un 60% más de grasa que otros ejercicios habituales para mejorar la potencia muscular. Se trata de un ejercicio de alta intensidad, esto provoca una aceleración del metabolismo y un gasto calórico muy elevado, incluso varias horas después de terminar la sesión.

Para los que no son amantes de los burpees, existen algunas alternativas con las que conseguir efectos similares: mejora de la condición física y reducción de la grasa corporal. Las sentadillas (en todas sus variantes), el salto con conos, las planchas, sesiones de step, las tijeras verticales o las elevaciones e cadera son solo algunos ejemplos.

El deporte como actividad saludable

Las rutinas de actividad física son muy recomendables, como también lo es practicar deporte, una modalidad deportiva, sin tener que competir, sino únicamente como actividad lúdica y de salud.

En este sentido, los deportes más beneficiosos para el organismo son aquellos que tienen por objetivo mejorar la capacidad muscular, la resistencia física y los aspectos relacionados con valores positivos: compañerismo, competencia sana, respeto por el rival.

Cualquier actividad deportiva es positiva para la salud, pero es importante conocer el estado de forma previo antes de iniciarse en una u otra práctica, pues no todas las modalidades requieren la misma condición física para iniciarse en ellas.

El crossfit, por ejemplo, que no es un deporte como tal, no está al acceso de una persona que no está habituada a practicar deporte. Actividades aeróbicas como el senderismo, la natación o el ciclismo sí parecen más aconsejables.

Combinar la práctica de ejercicio físico con una dieta equilibrada

El segundo hábito imprescindible para recuperar esa figura deseada, pero sobre todo para ganar en salud, es iniciarse en los buenos hábitos alimenticios. En las vacaciones es normal ganar peso porque nos excedemos en la ingesta de alimentos muy calóricos.

Una dieta equilibrada, acompañada de la práctica de ejercicio físico de manera periódica y un buen descanso, así como un estilo de vida activo, son las claves principales para mejorar nuestro aspecto físico y ganar en salud.

Llevar a cabo estas rutinas es obligatorio para alcanzar esa figura deseada pero también como rutinas de salud preventiva, para evitar la aparición de enfermedades.

En el caso de la dieta, las recomendaciones generales son conocidas por todos: la base de la alimentación la deben conformar las frutas y verduras. No se trata de prohibir alimentos, sino comer de todo moderando las dosis de determinados productos.

Frutas y verduras, legumbres, cereales, frutos secos, aceite de oliva, alimentos ricos en grasas saludables. Es también importante la ingesta de proteínas de alto valor biológico procedentes de la carne y el pescado, los huevos y los lácteos. En esta lista aparecen algunos de los alimentos más recomendables.

La bollería industrial, los alimentos ultraprocesados y los productos con exceso de grasas trans y de sal deben evitarse siempre que sea posible. Finalmente, hay que prestar mucho atención a los modos de cocinado, evitando los fritos y decantándose más por cocciones en las que no se utilice un exceso de grasa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: