Qué es cómo funciona planta dosificadora de concreto

Qué es y cómo funciona una planta dosificadora de concreto

El concreto, o también llamado hormigón, cohabita en nuestro día a día de forma incontestablemente sutil y omnipresente. Con indicios de su uso tanto en el Antiguo Egipto como en la Antigua Grecia, su producción se ha ido refinando con el paso del tiempo. Del ladrillo roto y la caliza, hasta las plantas dosificadoras de concreto.

Una idea venida de lejos

El fascinante mundo de la construcción está repleto de una musculatura cuya potencia incluso maravilla. La misma red aglutina un sinfín de hipnóticos vídeos donde tanto la constante fuerza de una máquina, como la danza de materialización del concreto compactándose en una superficie son pura magia creativa. Una magia que, además, es útil. Dado que sin este material apenas sería posible bañar el mundo de la firme arquitectura que hoy en día conocemos. Al menos, de momento. Y es por ese motivo que, honrando su gran contribución a nuestra sociedad, cabe dar tan sólo una pequeña pincelada de su historia.

La historia del concreto, también conocido bajo el nombre de hormigón, encuentra su manifestación más primitiva en el Antiguo Egipto, aunque cabe adelantarse a la Antigua Grecia para dar con una representación más idónea. Donde, hacia el 500 a.C., se mezclaba caliza calcinada con agua y arena, además de piedras trituradas, o tejasy ladrillos, para obtener una pasta aglomerante similar al concreto. Con el paso del tiempo, evidentemente, una empresa que fabrica plantas de concreto como Rometa, ya especializada desde 1956 y con proyección en México y en todo el mundo, ha sustituido aquellos rudimentarios procedimientos por potentísimas plantas dosificadoras de concreto.

¿Qué es una planta dosificadora de concreto?

Una planta dosificadora de concreto se trata de una instalación, cuya tipología puede ser tanto fija como móvil, cuya función es la de producir concreto. Es decir, un dispositivo que añade arenas y gravillas, cemento y agua (pudiendo incluir otros aditivos) hasta obtener el preciado hormigón. A diferencia de la planta mezcladora, que mezcla los componentes al final del proceso homogeneizando la pasta final, la planta dosificadora realiza controladamente la adición de los elementos sin amasarlos para que sea el camión mezclador quien los compacte. Asimismo, las plantas dosificadoras de concreto pueden ser de distintos tipos.

Las plantas de concreto fijas consisten en una mezcladora planetaria cuya instalación permanece inmóvil en un lugar, mientras que las transportables permiten ser desplazadas a fin de instalarlas donde sea necesario. Del mismo modo, las plantas dosificadoras de concreto pueden incorporar o no una mezcladora, dependiendo de la necesidad de cada empresa. Finalmente, las tolvas aéreas son un recipiente perteneciente a dichas plantas que, a menudo deslizándose a través de unas guías suspendidas a cierta altura, permite repartir el concreto con una mayor facilidad.

empresa que fabrica plantas de concreto

¿Cómo funciona?

En primer lugar, es preciso agregar los componentes del concreto a la tolva de pesaje, siempre tras haber mesurado bien su peso para que ésta cumpla con las cantidades requeridas para la mezcla. Cabe recordar, nuevamente, que dicha mezcla está compuesta de cemento Portland y agua, junto con los mencionados agregados, arena y grava o piedra triturada. Tras medir la cantidad exacta o específica para el concreto deseado, la planta procederá con la realización de la mezcla en caso de poseer o no mezcladora para rellenar el camión hormigonera que conducirá hasta el lugar donde se verterá el concreto.

Huelga decir que las cantidades del concreto deben añadirse con exactitud, dado que cualquier error podría ocasionar la obtención de una pasta demasiado débil que, quizá, no soportaría lo que debiera en su situación “normal”. En ese sentido, el hormigón utilizado en superficies de gran envergadura como edificios o pavimentos debe tener un peso de entre 2.200 hasta 2.400kg/m3. Del mismo modo, los distintos tipos de hormigón resultante no requieren de dicho peso en específico. Mientras que el hormigón pesado poseería una densidad de ya más de 3.200kg/m3, el hormigón ligero tan sólo necesita una densidad de 1.800kg/m3.

Composición y perspectivas de futuro

Con todo, cabe recordar que la composición del concreto u hormigón no está en absoluto sujeta al azar. Existen ciertas exigencias que marcan, o se aproximan, al estándar requerido según la finalidad del material final. En ese sentido, cada tipo de cemento está sujeto a un determinado uso, así como el clima al que estará expuesto condicionará su tipología. Cuanto a los áridos (grava, arenilla y otros, siendo la arena el componente de mayor responsabilidad), deben ser iguales en lo máximo posible a las condiciones de durabilidad y de resistencia que se espera del hormigón final. Asimismo, la cantidad de agua variará dependiendo del resto de componentes del concreto.

En 2008, a nivel mundial, sólo en México se fabricaron 47.600 toneladas de concreto y casi 3 mil millones a nivel mundial. El concreto, prueba de ello estos datos, forma una parte indispensable de nuestras vidas. Además, a nivel medioambiental, el reciclaje que proporciona el concreto ha ido ganando más popularidad. Aunque su producción no deje de tener cierto impacto, su reutilización, así como el añadido de nuevos componentes, poco a poco posibilita una disminución de las canteras y otros sustitutivos del cemento. En resumen, un material necesario y omnipresente que, mediante máquinas de gran potencia como las que ofrece Rometa para producirlo, lleva escrito en piedra, y nunca mejor dicho, la palabra inmortalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: