Protestas Venezuela

Las protestas en Venezuela dejan al menos 26 muertos en plena disputa de legitimidad entre Maduro y Guaidó.

Juan Guaidó intenta mantener la presión sobre Nicolás Maduro con un gran apoyo popular

Desde que el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se declaró el miércoles presidente interino de Venezuela para reemplazar a Nicolás Maduro, las reacciones nacionales e internacionales se han multiplicado .

Juan Guaidó había prometido asumir el cargo de presidente de la República si obtenía el apoyo de la población y las fuerzas armadas. Las manifestaciones masivas del miércoles, durante las cuales murieron 26 personas en unas pocas horas, le mostraron el apoyo popular que tenía. En todas las ciudades, todos los pueblos, cientos de miles de venezolanos salieron a las calles para expresar su cansancio, no tanto del régimen chavista como de la crisis humanitaria que sufre el país. Los hospitales han vaciado a sus médicos, las medicinas son inaccesibles, alimentar a su familia se ha convertido en una prueba insuperable. La situación ha provocado un éxodo de la población hacia los países vecinos. El apoyo del ejército sigue siendo hipotético por el momento.

El país se queda con dos presidentes. Uno reclama una votación que se llevó a cabo el 24 de mayo de 2018. El otro reclama el artículo 233 de la Constitución, que pretende Hugo Chávez, que establece que, en caso de una vacante, el El presidente de la Asamblea Nacional asume la presidencia interina de la nación para celebrar una nueva elección presidencial dentro de los 30 días. La oposición cuestiona la validez de la elección de Nicolás Maduro y cree que desde el 10 de enero, día de la inauguración del segundo mandato de Nicolás Maduro, existe una vacante de poder.

Estados Unidos, Canadá y el Grupo de Lima han reconocido la legitimidad de Juan Guaidó. Emmanuel Macron elogió el «coraje» de los manifestantes. «Este reconocimiento es muy importante», dice Guillermo Ramos, periodista y activista venezolano del partido de Juan Guaidó, Voluntad Popular. Será más complicado para el poder arrestar a un presidente reconocido por Washington y la mayoría de los países vecinos «.

Rusia, China y Turquía han defendido de su lado lo que consideran el poder legítimo de Nicolás Maduro. «Los últimos eventos han explotado la polarización del país entre los chavistes y los antichavistes», cree Guillermo Ramos. El chavismo está en varias piezas. Queda por ver cuántas piezas y cuáles es probable que busquen un acuerdo con la oposición.

El ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, hizo una declaración de lealtad a Nicolás Maduro apenas unas horas después de la proclamación de Juan Guaidó. «Advierto al pueblo de Venezuela que se produce un golpe de Estado contra las instituciones, contra la democracia, contra nuestra Constitución, contra el presidente Nicolás Maduro, nuestro presidente legítimo», agregó el jueves por la mañana. Pero a la cabeza de qué partes de las fuerzas armadas está todavía? Para Guillermo Ramos, la población se ha dado cuenta del doble discurso de los chavistas, que constantemente llaman al diálogo pero hacen todo lo posible para que sea imposible. Así, Diosdado Cabello, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, compuesto solo por chavistas y que reemplazó a la Asamblea Nacional, dijo durante su transmisión semanal en Venezuela de Televisión que se reunió con Juan Guaidó el 22 de enero y que le prometió no declararse presidente. «Él mintió», exclamó Diosdado Cabello, queriendo demostrar que cualquier discusión con la oposición es imposible.

Sin intercambios con las autoridades, la oposición sabe que su margen de maniobra es estrecho. Desde la elección de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea, la oposición afirma querer tomar el poder bloqueando las cuentas de las empresas y los venezolanos en el extranjero, prometiendo recuperar el dinero para financiar Ayuda humanitaria que necesita la población pero cuyo poder prohíbe la venida.

Una idea que seduce a la población y asusta el poder. La multiplicación de los bloqueos de cuentas podría afectar a algunos dignatarios y especialmente a funcionarios de alto rango. Ya, varios líderes chavistas están siendo procesados ​​en Estados Unidos y España por corrupción, malversación y tráfico de drogas. Los diputados de la oposición han incautado a la Corte Penal Internacional para procesar a funcionarios del régimen por crímenes de lesa humanidad. La ex fiscal general Luisa Ortega, historiadora de Colombia, testificó discretamente la semana pasada en este tribunal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: