Evita sustos en tu factura de la luz

Evita sustos en tu factura de la luz

Determinadas compañías eléctricas ofrecen bajo el título de “tarifa plana de luz” fórmulas engañosas. El consumo de una tarifa plana de luz no va asociada a un precio fijo independiente sino que va necesariamente vinculado a éste.

Esto implica que, por definición, no puede exisitir una tarifa plana al uso como sucedería con otros servicios como Internet (en los que sí se pagan cuotas fijas a pesar de que nuestro consumo fluctúe).

Existen dos formas de pagar una tarifa plana de gasto eléctrico.

La primera, pagando una cuota fija decidida por el consumidor y compensada a final de año, recibiendo o aportando una cantidad en base a lo gastado.

Por otra, las tarifas planas que hacen referencia a un precio de kWh fijo, un modelo más realista por el que apuestan empresas como Factorenergía.

Una apuesta por las tarifas planas fijas y sus beneficios

Tener una cuota fija, como hemos mencionado, no garantiza pagar menos. El hecho diferencial es tener un precio fijo en relación al kWh. En este sentido, conviene apostar por una tarifa plana de luz para evitar sorpresas.

Este tipo de servicios ofrecen descuentos no sobre tasas fijas sino, como indicamos, sobre el kW/hora. El cálculo del importe de tu factura se divide en dos partes, tu consumo y la potencia contratada, a lo que se añaden servicios adicionales (por ejemplo, de Energía Verde, con el que recibiremos un certificado de la Comisión Nacional del Mercado de Valores que garantiza que el origen de nuestra electricidad es de fuentes renovables), el alquiler de contador de darse el caso y, como es lógico, los impuestos.

Tarifas planas fijas y sus beneficios

Por otra parte, se incluyen otro tipo de factores relevantes que debemos tener en cuenta. Podemos destacar el servicio de asistencia en el hogar para contar con asistencia y contacto con profesionales en casos de emergencia.

Otro factor que diferencia una gran compañía eléctrica que busca exclusivamente el beneficio mediante mensajes ambiguos y pocos claros es el compromiso de la permanencia.

Una empresa eléctrica que se preocupa por sus clientes no le obliga a firmar compromisos de permanencia, sino que confía en que se vayan a quedar con ellos por la buena calidad de sus servicios.

Tarifas planas y otros consejos sinónimos de ahorro

Aunque resulte evidente a estas alturas, que el precio del kWh sea fijo supone no pagar de más por consumir energías en horas punta. El precio de la electricidad no es el mismo a todas horas.

En consecuencia, este tipo de tarifas evitan sustos en la factura en épocas como el verano, cuando dejamos encendido el aire acondicionado a todas horas por necesidad.

Pero debemos tener en cuentas otros consejos para ahorrar en nuestra factura de la luz y que tienen aplicación cotidiana.

Aunque resulte evidente, el principal es aprovechar la luz solar. Es una luz que, a diferencia de la artificial, no daña nuestros ojos.

Por otra parte, reemplazar nuestras bombillas halógenas por bombillas LED de bajo consumo hará que nuestro consumo baje y, encima, su vida útil es más prolongada.

En lo referente a electrodomésticos, resulta conveniente que a la hora de comprar uno nuevo comprobemos si poseen una etiqueta energética A o A+, lo que supondrá una mayor eficiencia y un ahorro con el paso de los meses.

Por último, es recomendable que si no vamos a estar en una estancia, apaguemos las luces y todos los electrodomésticos que se encuentran en stand by que, poco a poco, pueden llegar a acumular un gran gasto.

En definitiva, ahorrar en la factura de la luz está al alcance de cualquiera en la actualidad. Sólo es necesario informarse y tener en cuenta que el lenguaje utilizado en márketing a veces no refleja fielmente la realidad. Si quieres una tarifa plana para ahorrar realmente, ten en cuenta la información que aquí te hemos proporcionado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: