Humedad por capilaridad

El sistema electro-físico es la mejor opción para la humedad por capilaridad

Es el procedimiento más económico, rápido y definitivo para combatir estas filtraciones que se presentan con frecuencia en pisos y locales ubicados en plantas bajas y sótanos de los edificios, mayormente en estructuras antiguas o en zonas en las que son frecuentes las lluvias.

Es común que en viviendas y locales situados en sótanos de edificios o plantas bajas se dé la humedad por capilaridad, que es cuando una filtración sube desde el subsuelo hacia las paredes, notándose mucho más al ras del suelo, disminuyendo a medida que asciende. Es un problema habitual en estructuras antiguas y en zonas en las que llueve con frecuencia.

Este fenómeno físico se produce en las corrientes subterráneas de agua. Cuando ésta asciende disuelve sales, dejando manchas en las paredes. Se potencia cuando hay una mala cimentación, incorrecto drenaje, saturación del agua de lluvia, entre otras causas.

Es complejo evitar que haya agua en el subsuelo, sobre todo en estos casos en los que los inmuebles ya están construidos. Durante mucho tiempo se usó la inyección de barreras impermeabilizantes en las bases de las paredes, un tratamiento de alto coste y que además no soluciona el problema de manera global, es decir, en toda la planta.

La solución más efectiva

Ha sido probado que la electro-ósmosis es la solución más efectiva y económica para combatir la humedad por capilaridad. El proceso consiste en emitir ondas electromagnéticas apropiadas de baja frecuencia, que se encargan de despolarizar las moléculas de agua que por su naturaleza van a subir por los poros de las paredes. 

Hoy en día se cuenta con las virtudes del sistema electro-físico a través del equipo HS-221 de Humitat-Stop, que es la evolución de la electro-ósmosis. Sin duda, es la mejor alternativa, ya que es la solución definitiva y radical más rápida y económica con la que se cuenta actualmente en el mercado.

Este procedimiento tiene una mejor definición en cuanto a su funcionamiento, de hecho, cuenta con la certificación internacional de la  Conformidad Europea (para poder venderse en el espacio económico europeo) y de la Comisión Internacional de Radiación No Ionizante (ICNIRP, por sus siglas en inglés), la cual precisó que el sistema no es perjudicial para la salud de las personas, animales y plantas.

El sistema electro-físico

Usar este tipo de sistemas tiene muchísimas ventajas, siendo las principales su bajo coste, al ser un 80% más económico que los tratamientos clásicos, y su gran eficacia, de hecho se pueden ver resultados muy rápido, al reducir en un 60% la humedad en tan sólo un mes.

Otra ventaja es su fácil instalación. No se necesita ningún tipo de obra, se coloca de manera tan fácil como colgar un cuadro y no hay que lidiar con ruidos ni polvo.

Existen otros procesos, aunque menos efectivos y prácticos, como barreras físicas, principalmente muros de ladrillo; son barreras químicas, que consisten en hacer perforaciones para colocar soluciones químicas para evitar la ascensión del agua.

También están los higroconvectores, que son tubos de plástico o cerámicos que se colocan y producen un flujo de aire por el que, a su vez, se libera el aire cargado con la humedad.

Consecuencias de no atender el problema

Son muchas las consecuencias tanto para la economía como para la salud, que genera el no resolver a tiempo la humedad por capilaridad en los inmuebles.

Si no se atiende este problema, incrementarán con el tiempo las manchas oscuras, desconchones, y el ambiente se “empapará”, lo que traerá como consecuencia la destrucción total de las paredes, al tratarse de sales erosivas. Que ocurra esto es una pérdida material considerable, ya que el inmueble pierde valor al presentar un deterioro notable en las paredes, tanto de interiores como exteriores.

El no buscar una solución hace que los gastos de mantenimiento sean mayores, ya que se buscará mejorar constantemente el aspecto de las paredes, y obviamente, esto requiere recursos sin resolver el problema de raíz. Los costes aumentarán más porque el hecho de tener humedad en paredes y suelos hace que los gastos por calefacción incrementen en un 30%.

La salud de quienes habitan el inmueble también se verá muy comprometida cuando la humedad por capilaridad no es atacada. En general, ambientes en los que está presente la humedad, ocasionan enfermedades como asma, alergias respiratorias y reumatismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: