Cuidar de nuestro coche

Cuidar de nuestro coche, una inversión a largo plazo

Cuando tenemos un coche, realizarle el mantenimiento adecuado es fundamental para que su rendimiento y nuestra seguridad en la carretera estén asegurados. La cita con el taller mecánico no puede faltar este otoño e invierno en nuestras agendas.

La importancia de cuidar nuestro coche

Invertir en la compra de un coche es un gasto económico alto. Cuando adquirimos el vehículo soñado, es normal que queramos que su rendimiento y su vida en la carretera sean lo más largas posibles. Factores como la forma en la que conducimos y un buen mantenimiento, que incluya todas las revisiones mecánicas necesarias, son muy importantes para lograrlo.

Con la llegada del frío, el estado de las carreteras y del ambiente cambian: pavimentos cubiertos de hielo, condiciones climáticas adversas como la lluvia, el viento… Realizar una puesta a punto de nuestro coche, acudiendo a un taller mecánico especializado y de confianza como peugeot sevilla nos garantizará la asistencia y cuidados que nuestro coche necesita. Si deseamos una conducción segura y de calidad, cuidar nuestro coche como se merece es el primer paso que debemos dar.

¿Qué cuidados son necesarios para nuestro vehículo?

Después del verano, nuestro coche se resiente debido a las consecuencias de las altas temperaturas y de los largos viajes vacacionales por carretera. Algunas piezas y elementos vitales para su buen funcionamiento pueden haberse desgastado demasiado. Para ponerlo a punto de cara a la temporada otoño-invierno, es crucial que lo sometamos a los siguientes cuidados:

Revisar el motor y sus líquidos

El motor del coche es el corazón que lo hace funcionar. El verano influye, con sus altas temperaturas, en el estado general de sus componentes y líquidos. Revisar el nivel de aceite del motor es vital para mantener su salud. Utilizar los filtros y el aceite adecuados al modelo del vehículo es importante si queremos mantenerlo en buen estado. El uso de un lubricante de calidad que no posea impurezas nos asegurará la buena lubricación y durabilidad del motor.

Motor de coche

El líquido refrigerante del motor cuida sus piezas y las protege de los efectos de las altas o de las bajas temperaturas, evitando que se enfríen o se sobrecalienten. Tendremos que revisar el líquido refrigerante para evitar que este sufra daños irreversibles o de gran coste económico.

Reemplazar la batería

Con la llegada del frío, los componentes del arranque de nuestro coche necesitan realizar un mayor esfuerzo. Revisar la batería y cambiarla si está muy gastada, nos ahorrará los inconvenientes de que nuestro coche no se ponga en marcha cuando más lo necesitamos.

Examinar los frenos

Comprobar y sustituir los discos de freno así como comprobar que nuestro coche posee el nivel adecuado de líquido de frenos es vital en esta época del año. La calzada, resbaladiza por la lluvia y otros factores climáticos, nos exige estar atentos y también disponer de un coche con buena capacidad de frenada.

Chequear los neumáticos

Los neumáticos se encuentran en contacto directo con el asfalto las 24 horas del día. La subida o bajada de las temperaturas influyen drásticamente en su estado y durabilidad. Unos neumáticos desgastados no se adhieren correctamente a la carretera y reducen la capacidad de frenada de nuestro coche. Esto puede provocar accidentes indeseados. Realizar una revisión de los neumáticos en la que se compruebe si su grosor y adherencia son los que corresponden y, cambiarlos si no los cumplen, es imprescindible.

Comprobar el aire acondicionado

En otoño e invierno utilizamos el aire acondicionado del coche para eliminar el vaho que se produce en el parabrisas. Para no perder visibilidad en la conducción cuando estos se empañan, mantener los filtros y accesorios del aire acondicionado en buen estado nos evitará problemas.

Probar los limpiaparabrisas

Otro elemento indispensable para garantizar nuestra visión, cuando conducimos, son los limpiaparabrisas. Ahora que comienzan las lluvias, es necesario que las escobillas del limpiaparabrisas estén en perfecto estado. Si no es así, deberemos cambiarlas. Una forma de saber si ha llegado el momento de reemplazarlas es comprobar si, al utilizarlas, dejan algún tipo de rastro de suciedad en el cristal. Comprobar si el depósito de líquido limpiaparabrisas está lleno es igualmente importante.

Reparar las lunas

Si los cristales de nuestro vehículo presentan algún tipo de arañazo o rotura es muy fundamental repararlo lo antes posible. Lo que en apariencia puede parecer un rasguño sin más, puede llegar a convertirse en un verdadero problema. Unos cristales limpios y en perfecto estado son necesarios para no arriesgar en la carretera.

Verificar los faros

En otoño e invierno las horas de luz son más escasas y anochece antes. Muchas veces, la oscuridad nos sorprende mientras conducimos. Por lo que tener una buena iluminación en carretera es imprescindible. Verificar que las luces (de posición, largo y corto alcance) del coche no están fundidas,y reemplazarlas si se necesita, nos ahorrará sorpresas negativas.

Visitar a tiempo un taller especializado para que revisen y pongan a punto nuestro coche, nos ahorrará imprevistos desagradables y gastos mayores en el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: