Marketing de influencers

¿Qué es y cómo funciona el marketing de influencers?

Todas las empresas y organizaciones que quieran conectar con influencers y celebridades de las redes sociales lo tienen fácil. Ahora pueden descubrir, analizar, hacer comparaciones entre ellos y contratarlos para sus campañas publicitarias, gracias a una plataforma all-in-one que está funcionando en España desde hace poco tiempo. Dicen que está llamada a “revolucionar la forma de analizar los datos en Instagram”. Es intuitiva. Es escalable. Se basa en la inteligencia artificial y el Big Data. También facilita a los influencers el darse a conocer a las corporaciones. Como dice la propia plataforma en su home: “Bienvenido a TheSocialFlame”. 

¿Qué es y cómo funciona el marketing de influencers? Ésta es la pregunta que muchos ejecutivos y curiosos se formulan cuando les recomiendan que utilicen esta estrategia promocional en Internet, cada vez más potente. El futuro de sus empresas u organizaciones depende, en gran medida, del “marketing de influencia”, como se dice en términos hispanos. No hace falta ser un erudito en la materia. The Social Flame lo pone fácil. Basta registrarse y empezar a navegar por la web siguiendo las indicaciones y consejos de esta plataforma.

Pero empecemos por el principio…

¿Qué es el marketing de influencers?

Se trata de una estrategia publicitaria basada en la influencia que ejercen ciertas personas en las redes sociales, cuando sus perfiles son seguidos por un elevado número de internautas. Influencia que debe traducirse en hechos. Y esos hechos consisten en que el influencer hace una recomendación determinada y una buena parte de sus seguidores le hace caso, de tal forma que la influencia se hace palpable. Marca tendencia.

Por lo tanto, no basta con tener una legión de seguidores en el perfil, como se ha creído comúnmente. Hace poco más de un año, una chica estadounidense de dieciocho años llamada Arii tenía 2,6 millones de seguidores. Animada por el interés que despertaban sus comentarios y los casi ciento cuarenta mil “likes” que recibió, sacó su propia línea de moda. @arii empezó con una camiseta. Se fotografió con ella en su perfil y sólo vendió dieciocho unidades, cuando la cantidad mínima para hacer el primer pedido al taller que iba a confeccionarla era justamente el doble, treinta y seis.

Sin embargo, la confesión de su fracaso en Twitter recibió 35.788 “Me gusta” (“Like”).

¿Desde cuándo funciona el marketing de influencers?

Se puede decir que el “marketing de influencia” es tan antiguo como la propia humanidad. Si, en la antigua Grecia, el Oráculo enviaba mensajes o respuestas de una deidad al pueblo que la rendía culto y pleitesía, a través de sacerdotes, pitonisas y sibilas, hoy los influencers conforman el “oráculo digital” del siglo XXI. Ambos “oráculos”, el griego y el digital (los influencers), tienen dos cosas esenciales en común: son seguidos en masa y emiten mensajes y respuestas basados en la experiencia.

Hay que tener en cuenta que el 92% de los internautas recela de las campañas publicitarias. Sin embargo, confía en las valoraciones de otros usuarios sobre su experiencia previa en algo, porque los ve más próximos e imparciales y sintonizan con ellos. Es decir, porque resultan fiables.

Marketing social

En puridad, el marketing de influencers comenzó con las redes sociales. Facebook, Twitter y Youtube se popularizaron y se masificaron. Como estrategia, surgió entre 2009 y 2010. Pero ya antes, en 2005, se daban antecedentes a través de post publicados en blogs (blogging). Su despegue como marketing de influencia se produjo a partir de 2013.

Instagram Influencer

Surgieron líderes de opinión, muchos de ellos nuevos y anónimos hasta entonces. Líderes que empezaron a ser seguidos multitudinariamente por el resto de los internautas. Eran próximos. Eran fiables. Contaban sus experiencias en las redes sociales y parecían imparciales.

Los especialistas en marketing y publicidad, que ya recurrían a ídolos y famosos para sus campañas en los medios tradicionales, repararon en el enorme poder que estos nuevos líderes de opinión ejercían sobre sus seguidores y comenzaron a incorporarlos en sus estrategias.

Instagram llegó después. También se popularizó, e incluso desplazó a otras redes sociales hasta auparse entre las principales. Hoy es la segunda red social más utilizada, con quinientos millones de usuarios activos cada día, y el Instagram Influencer es uno de los canales más potentes para campañas promocionales, o el que más.

TheSocialFlame, el filtro imprescindible

En la actualidad, según el periódico El Mundo, hay más de veinte millones de personas que trabajan como influencers en Internet y cobran más de mil millones de euros anualmente por sus opiniones. En España, las diferentes marcas invirtieron en 2018 unos treinta y cinco millones de euros en influencers, un cuatrocientos por ciento más que el año anterior, 2017, siempre según este diario, y casi tres veces menos que éste, 2019, que se calcula que cerrará con más de cien millones de euros de inversión. Pero en muchos casos las campañas contratadas no tienen el retorno esperado.

¿Cómo elegir al influencer que asegure la consecución de los objetivos marcados? Es aquí donde TheSocialFlame se postula como la herramienta esencial para acertar en Instagram, porque proporciona todo lo que una campaña de marketing de influencers necesita.

Hoy, un fracaso como el de la joven estadounidense Arii en Twitter, en 2018, sería impensable si existiera para dicha red social una herramienta con el potencial de TheSocialFlame en Instagram. Veamos por qué…

TheSocialFlame (“La llama social”, traducido al español) es una plataforma all-in-one (“todo-en-uno”) en la que cada usuario puede buscar y descubrir influencers, entre los casi veinticuatro mil que tiene registrados y los más de cuatro millones de cuentas que evalúa diariamente.

TheSocialFlame tiene filtros de búsqueda que clasifica a los influencers por categorías y localizaciones. El usuario puede seleccionar los de su potencial interés; analizar sus estadísticas, contenidos y evolución, así como como su engagement, su coste por publicación y sus colaboraciones con marcas y otros muchos datos; organizar y conectar con dichos influencers, o guardarlos en favoritos de listas personalizadas y comparar sus perfiles.

Monitorizar campañas

Con TheSocialFlame, el usuario también puede monitorizar las campañas, con las herramientas de la plataforma, para hacer un seguimiento de cada una de ellas y obtener estadísticas a partir de hashtags y menciones. Ésta es una manera extraordinariamente fiable de medir, comprobar y valorar los resultados.

Todos los datos que TheSocialFlame pone a disposición de sus usuarios es información pública de Instagram, que la plataforma gestiona. Son datos que organiza y utiliza para crear sus propios cálculos, como la ratio de engagement, el promedio de likes o el costo estimado por publicación. Datos procesados con absoluta transparencia para el usuario, para que éste pueda entender la actividad de cada influencer en Instagram.

Decía Oscar Wilde: “Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti” (“The only thing worse than being talked about is not being talked about”). Décadaas más tarde, Salvador Dalí retomó la frase y la matizó: “Lo importante es que hablen de mí, aunque sea mal”. Y siglos antes que ambos, Miguel de Cervantes lo puso en boca de Don Quijote, contándole a Sancho la historia de una dama que se enojó con un poeta por no incluirla en una sátira que tildaba a otras damas de “cortesanas”. El poeta amplió su sátira para nombrar a esta dama y, entonces, ella “quedó satisfecha, por verse con fama, aunque infame”.

Hoy, con TheSocialFlame, el usuario puede asegurarse de quién (qué influencer) va a hablar de él; cómo va a hablar de él; cuándo va a hablar de él y dónde va a hablar de él. Sin sorpresas y evaluando con estadísticas todos los resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: