Black Friday

El Black Friday llega hasta el sector de la automoción

El Black Friday se ideó en Estados Unidos como una potente estrategia comercial a la que con el paso de los años se le sumó el Ciber Monday, más centrado en las compras en el comercio electrónico.

El interés creciente del Black Friday ha posibilitado que aparezcan otras campañas de ventas masivas, como el Día del Soltero, organizada por el gigante chino de comercio electrónico Alibaba.

Otra muestra de que el Black Friday ha pasado de ser una estrategia comercial exitosa a uno de las fechas de mayor consumo en su expansión a nivel mundial. En España, en el año 2018, esta cita generó unos ingresos de 1.560 millones de euros en compras solo a través de internet, un 10% más que en 2017, según la Asociación Española de la Economía Digital.

El impacto del Black Friday en el empleo

Un segundo ejemplo de la relevancia que está adquiriendo esta campaña de ventas es el crecimiento del empleo, pues a nivel estatal se calcula que generará más de 200.000 contratos, superando en más del 7% las cifras de 2018.

Los contratos asociados al Black Friday son de corta duración, pero muchas de estas contrataciones se amplían a todo el periodo de contratación navideña e incluso a las rebajas de invierno.

En estas fechas, los sectores que más empleo generarán serán los vinculados al gran consumo y la industria auxiliar: perfumería, cosmética, electrónica, telefonía, juguetería, imagen, sonido, alimentación, distribución, retail, logística, transporte e industria textil.

La industria de la automoción y el Viernes Negro

Sin embargo, a pesar de que mucha gente asocia el Viernes Negro únicamente a los sectores mencionados anteriormente, el éxito de esta estrategia comercial está animando desde hace años a otras áreas de negocio a potenciar los descuentos en estas fechas, y uno de ellos es el sector de la automoción.

Impacto del Black Friday

En este año, el Black Friday tendrá lugar el viernes 29 de noviembre, pero los fabricantes y concesionarios de coches están aprovechando esta fecha tan esperada para lanzar ofertas interesantes y así aumentar sus ventas.

En muchos casos, el Viernes Negro es una forma de que los números pasen de rojos a negros, como era el objetivo inicial de los comerciantes que iniciaron esta campaña. Muchos concesionarios podrán cerrar el año cumpliendo con los objetivos marcados gracias al Black Friday.

Descuentos en la adquisición de vehículos durante todo el mes

En el sector de la automoción, las fechas habituales para comprar un coche por las ofertas son los meses de junio a diciembre, pues es el momento en el que los concesionarios tienen que dar salida a los coches de temporada que quedan en stock.

A este periodo se suman los Coches Black Friday, donde podemos obtener ofertas en el precio de vehículos de hasta el 40% en coches matriculados o sin matricular, con 500 kilómetros y un año de antigüedad como máximo. Las ofertas estarán disponibles hasta el próximo 2 de diciembre, fecha del Ciber Monday.

Esta campaña de Coches Black Friday se conforma con coches de kilómetro cero o con poco uso, que están en perfectas condiciones para circular y que los usuarios pueden obtener a un precio mucho más reducido al del inicial de venta y con las mismas prestaciones que durante los primeros meses del año.

En los últimos años, las compañías automovilísticas han experimentado un repunte significativo en las ventas de coches durante el mes de noviembre, lo que consolida el Black Friday como una oportunidad de las marcas para vender coches y para los usuarios de comprar el vehículo que necesitan a un precio inferior.

Sacar partido del Black Friday pero no lanzarse al consumo compulsivo

El impacto que está generando el Black Friday llega en muchos casos a fenómenos de consumo impulsivo. Esto, que puede ser un mal menor en la adquisición de productos habituales en esta temporada de rebajas: perfumes, ropa, gadgets tecnológicos… hay que tomarlo con más cautela para la compra de un vehículo, un bien que obliga a invertir miles de euros incluso cuando se trata de coches que alcanzan descuentos del 40%.

Comprar un coche nunca debe ser una acción impulsiva, de modo que hay que estudiar bien las ofertas que ofrecen las marcas y comprar el coche que realmente se ajusta a las necesidades buscadas.

Muchas compañías automovilísticas y concesionarios quieren en los últimos meses del año deshacerse de su stock. Con el impacto del Black Friday, el sector de la automoción está sabiendo sacar partido de esta circunstancia.

Los consumidores, si tienen en la cabeza adquirir un coche, deben previamente realizar un análisis de precios y modelos, ajustar el presupuesto final y no dejarse tentar por grandes ofertas y promociones, sino valorar cuál es el vehículo que más se ajusta a sus necesidades y posibilidades de presupuesto, pero intentando sacar partido de esta campaña comercial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: