Ventajas del gas natural y razones por las que escogerlo

Beneficios de tener gas natural en tu hogar

Cuando pensamos en el mejor equipamiento para nuestra vivienda nos vienen a la mente las distintas energías a nuestro alcance para aspectos relacionados con la calefacción, el agua caliente o la cocina. Una de las energías que se encuentra más disponible y al alcance de los usuarios es el gas natural. Su uso es práctico, valioso y está muy extendido. Y, sin duda, los beneficios de tener gas natural en casa son muchos.

¿Qué es el gas natural?

Aunque es un tipo de energía de sobra conocida conviene saber qué es exactamente y de dónde se extrae. El gas natural es un combustible de origen fósil que está formado, en su mayor parte por metano además de otros hidrocarburos en menor medida como el etano, el butano y el propano. El metano, su componente principal, se obtiene del subsuelo, de yacimientos naturales en zonas geográficas muy diversas.  Es importante señalar que el gas natural es la energía fósil menos contaminante, un aspecto a tener en cuenta con el fin de ser respetuosos con nuestro entorno.

Beneficios de tener gas natural en tu hogar

En España se introdujo a finales de los años 60, utilizado tanto en la industria como en los hogares. Sin embargo, su almacenamiento y su transporte generaban grandes problemas. Los avances en el campo de la energía han logrado que el uso del gas natural esté ampliamente extendido por todos los hogares y que actualmente exista en toda Europa una potente red de gasoductos que transportan la energía a muy largas distancias.

¿Qué usos tiene el gas natural?

En primer lugar lo usamos, como ya hemos dicho, como combustible en las casas y en las industrias porque se puede utilizar en multitud de aparatos. Tiene aplicaciones domésticas que usamos diariamente, para generar calor, agua caliente, refrigeración o en cocinas, hornos, etc.

Por otra parte, es una materia prima imprescindible para obtener amoníaco y otros productos químicos que sirven para la realización de una gran multitud de artículos.

Ventajas del gas natural y razones por las que escogerlo

Si lo comparamos con otras formas de energía como el gas propano, el gasóleo,  el butano o la electricidad veremos todos los beneficios de tener gas natural en nuestro hogar.

  • Es un combustible con un alto poder calorífico.
  • Suministro constante: El usuario puede acceder fácilmente a él, su suministro es continuo porque solo depende de la red de gas que, como hemos dicho, es amplia y constante, trabaja todo el día los 365 días del año. Solo requiere de hacer girar una válvula para acceder a él.  No depende del clima.
  • Una energía segura: Es más ligero que el aire por lo que tiende a subir hacia arriba y hacia el exterior y general una mayor seguridad.
  • No necesita almacenamiento: No ocupa espacio como sí podría hacerlo, por ejemplo, una bombona de butano.
  • Ahorro: Su precio es competitivo, es una opción económica comparado, por ejemplo, con la electricidad. Su consumo es fácilmente controlable por un contador y el pago se produce después, y no antes, de su consumo.
  • Instalación y mantenimiento: Aunque su instalación supone una inversión inicial se amortiza pronto y se integra en los nuevos equipamientos de los edificios. El mantenimiento lo realizan profesionales y técnicos acreditados. Se realizan revisiones periódicas para garantizar que todo funciona correctamente y el suministro sea limpio y sea seguro para las familias.
  • Menos contaminante que otras energías: Como ya se ha señalado es la energía fósil menos contaminante. No contamina el suelo o el agua al ser transportado en forma gaseosa y las emisiones de CO2 es menor que la de otros combustibles fósiles. Por otro lado, el gas natural no genera hollín y, en resumidas cuentas, es más amigable con el medio ambiente y con nuestro entorno.
  • Rápida tramitación: Dar de alta el gas natural e instalar el contador en una vivienda no lleva más de una semana aproximadamente.

Tantas son las ventajas que mucha gente está cambiando el tipo de energía que utilizan en sus casas o en sus empresas. De hecho, se está promoviendo desde muchas administraciones públicas el cambio de gas propano a gas natural. En muchas casas se optó por este sistema porque la red de distribución todavía no había llegado a muchos hogares pero ahora sí es posible. Aunque parezcan similares, el gas propano y el gas natural tienen muchas diferencias. El gas propano pertenece al grupo de gases licuados del petróleo. No solo es más contaminante sino que está desprovisto de muchas de las ventajas que tiene el gas natural. En este caso no tiene un suministro continuo, requiere almacenamiento y no es posible un control del consumo, entre otras cosas.

Pasarse a gas natural y disfrutar de sus ventajas es muy sencillo si te pones en manos de un buen profesional que en unos sencillos pasos te ayudará a disfrutar de una energía eficiente y cómoda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: