Viajar con mascotas en el coche

Cuatro consejos para viajar con mascotas en el coche

Las mascotas son miembros de pleno derecho de cualquier familia, pero son unos miembros especiales que deben ser tratados con cierta cautela, especialmente cuando hay que hacer largos desplazamientos en coche.

Cuando llegan las vacaciones o viajes de largo recorrido, existen varias opciones que responden a la pregunta de qué hacer con los animales domésticos: llevarlos a un alojamiento para mascotas, que un familiar se encargue de ellos durante la ausencia o, la opción en la que profundizaremos, viajar con ellos.

Viajar en coche con mascotas y que el trayecto no suponga una experiencia insoportable y estresante para ellos depende en gran medida de los siguientes consejos.

Anticiparse al viaje y preparar a la mascota

Las mascotas son, en su mayoría, animales sedentarios a los que les asusta dejar el hábitat que dominan. Esto implica que, en caso de tener que llevarnos a nuestra mascota con nosotros, deberemos ir adaptándola a otros entornos para que se enfrente a movimientos, ruidos, olores y espacios distintos.

Un primer consejo es realizar paseos cortos de prueba en el coche, para que así se familiarice con el vehículo y las sensaciones durante el viaje. También es importante que se sienta cómodo en el transportín, que debe ser de dimensiones suficientes para que pueda ponerse de pie y darse la vuelta en su interior. Asimismo, en este equipo han de incluirse objetos con los que el animal se sienta cómodo (mantas y juguetes).

En caso de que la mascota se resista a entrar en el transportín, podemos optar por dejar la jaula abierta en casa, siempre a su vista, y alguna golosina o premio dentro para que pierda el miedo a salir y entrar libremente.

Iniciar el viaje

Si el viaje es para una estancia corta, de menos de una semana, lo ideal es dejar al animal al cuidado de algún familiar, amigo o vecino, pues estos animales necesitan al menos una semana para adaptarse al nuevo hábitat. En este aspecto, el portal Zeebuu puede ser de gran ayuda, pues la web ofrece amplia información y productos para los dueños de mascotas.

Viajar en coche con mascotas

Si la decisión es viajar con ellos, algunas recomendaciones de gran utilidad guardan relación con la colocación del transportín, no prolongar durante mucho tiempo continuado la conducción y cuidar las condiciones de temperatura en el vehículo.

Colocar el transportín

El transportín es el mejor lugar para que viajen las mascotas, y además es el que obliga la ley. Se trata del espacio más seguro y menos mareante. Debe ir colocado en el suelo, bien sujeto y detrás de alguno de los asientos delanteros, aunque también puede ir sobre el asiento trasero siempre que vaya firmemente anclado con el cinturón de seguridad.

El maletero no es un espacio recomendable porque no se tiene acceso directo al animal, como tampoco es recomendable que el transportín se sitúe muy cerca del chorro del aire acondicionado.

Otros sistemas de retención infantil

Si la mascota es de grandes dimensiones, en lugar de utilizar transportín se puede optar por arneses. Este dispositivos es especialmente válido para los perros, que van sujetos mediante el cinturón de seguridad. El inconveniente está en que los correajes que se enganchan al collar no retienen al animal y suponen un resto para los pasajeros.

Una tercera alternativa son las rejillas divisorias, que habilitan el maletero para llevar animales de gran tamaño. Las más seguras son las que van montadas desde el techo del vehículo al suelo del maletero.

Los sistemas de retención infantil, sea cual sea el que se use, deben haber demostrado su eficacia mediante ensayos de choque o que estén homologados mediante normas europeas. Como vemos, los hay de diferentes tipos en función de la talla o el peso del animal, pero los más económicos y adecuados para la mayoría de mascotas son los transportines.

Paradas periódicas cada dos horas

En un viaje largo, las mascotas agradecen una paradita al menos cada dos horas para beber agua, comer y hacer sus necesidades. Los humanos también, pues así pueden mantenerse despiertos durante la conducción.

Si el transportín es suficientemente amplio y está bien equipado, no será necesario que salga, pues en el interior tendrá recipientes para agua y comida así como un espacio estratégico para los desechos. En cambio, si hay que dejar libre a la mascota debemos cuidar mucho que no se pierda durante un descuido o que con su desasosiego se aleje del vehículo.

Otra recomendación relacionada con el viaje es alimentar al animal unas horas antes de emprender la marcha, pues así verá saciada una necesidad fisiológica y defecará en caso de ser necesario. En las vacaciones no es aconsejable alterar la dieta de los gatos para que no se estresen más por este motivo.

Cuidado con los golpes de calor

Un último condicionante a cuidar es la temperatura y las condiciones ambientales. Al igual que no es recomendable que el transportín se sitúe cerca del chorro de aire acondicionado ni tampoco en el maletero porque así no se controla directamente su estado, tampoco es apropiado dejar al animal solo en el coche, pues está expuestos a golpes de calor que pueden ser fatales.

Una vez finalice el trayecto, el animal debe adaptarse al nuevo entorno, algo que conseguirá con una estancia agradable y segura, sus espacios para retozar y descansar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: