Plagas en el hogar

Por un verano sin plagas en el hogar

Para nadie es un secreto que la temporada de verano es una de las más esperadas durante todo el año. Buen clima, actividades al aire libre, salidas con amigos y diversión son de los principales atractivos de esta época. Sin embargo, cuando el calor aumenta también pueden venir unos visitantes indeseados, las plagas.

Y es que, así como el verano es un período fructífero para las personas, también lo es para estos animales. Muchas de estas especies como insectos, aves y roedores aumentan su reproducción, sin dejar de lado que además la temperatura y los restos de comida en casa, fomentan su mayor aparición.

Controlar las plagas

Aparte de que pueden resultan bastante desagradables a la vista, las plagas en el hogar generan graves daños, tanto en la contaminación de superficies de uso común como en los alimentos, llegando incluso a transmitir enfermedades por los virus y bacterias que contienen.

¿Cómo detectarlas?

Los restos de excrementos son los principales indicios de que existen plagas en el hogar. En el caso de los roedores o insectos como cucarachas, estos suelen dejar una gran cantidad de residuos a su paso.

Es por eso que una vez se tenga constancia de esto, lo más recomendado es contratar una empresa especialista en desinsectaciones como Pineda Servicios Integrados, ya que además de controlar eliminar con las plagas presentes, también es necesario realizar una adecuada limpieza sobre las superficies con productos para que no afecten a la salud.

Controlar las plagas

En el mercado existen cientos de empresas y alternativas para contratar este tipo de servicios, sin embargo, siempre es recomendable acudir a verdaderos profesionales en el área, quienes aparte de tener técnicas y equipo efectivo, también puedan garantizar el mínimo daño ambiental.

Las plagas más frecuentes en el verano

Pueden ser muchas y variar según la región, pero entre las más comunes están:

  • Roedores: Encabezados por ratones y ratas, siendo potenciales transmisores de enfermedades altamente peligrosas. Suelen habitar entre las áreas de la cocina y el garaje, ya que buscan alimentos.
  • Cucarachas: De los más comunes en los hogares. Estos insectos, en su mayoría nocturnos, suelen vivir en los baños y las cocinas, especialmente cerca de las tuberías y desagües. Suelen reproducirse a una gran velocidad.
  • Picudo rojo: También conocido como gorgojo de gran tamaño, son especialmente comunes en zonas donde hay abundancia de palmeras, llegando a causar graves daños a estas. El método para combatirlos dependerá directamente de la zona que hayan afectado.
  • Aves: A pesar de que suelen ser bastante bonitas a la vista, cuando se reproducen sin control pueden llegar a convertirse en un serio problema. Las gaviotas, palomas y gorriones son ejemplos de aves cuya proliferación podría convertirse en un problema

Todas ellas pueden transmitir enfermedades como la salmonella, neumonías, alergias o incluso toxoplasmosis, aparte de ser fuente de pulgas y garrapatas.

No se trata de eliminar las aves ni mucho menos, por el contrario, es evitar su presencia en los hogares durante la temporada de verano, aplicando para ello diferentes métodos como cercos, redes, entre otros.

Consejos para evitar las plagas en casa

Aunque en algunos casos depende más de las condiciones externas que de lo que ocurra dentro de casa. El buen clima y la humedad siempre han sido propicios para la llegada de plagas, pero desde el hogar hay algunas medidas que pueden tomarse para evitar esta proliferación.

En primer lugar y como es de suponer, la higiene es el principal factor a tener presente. Una adecuada limpieza y sobre todo hacerla de manera frecuente puede ayudar en gran manera a contener la llegada de estos animales, en especial en las áreas donde se encuentra la comida y suelen prepararse los alimentos. Los restos son los principales atractivos para estos indeseados visitantes.

Otro punto bastante relacionado con el anterior es mantener una adecuada ventilación de la zona de la cocina e incluso del área donde se dejan los desechos o basura. Estos olores suelen ser atrayentes para los roedores, por ejemplo.

En la zona de los baños y desagües como el fregadero, es necesario estar alerta ante posibles grietas, recordando que muchos de estos animales vienen de las alcantarillas y suelen esconderse con facilidad en estos sitios.

Por último, pero no menos importante, hay que estar siempre alerta ante las primeras señales que pueden venir de ruidos en la noche, especialmente en el área de la cocina y los techos. Las heces son otro indicativo y, por supuesto, los mordiscos sobre alimentos que estén sobre la mesa como el pan o las frutas.

Una empresa certificada es la única que puede ayudar en el manejo y control de la plaga, ya que la idea, además de controlar el brote existente, es ayudar a que el ambiente permanezca libre de visitas durante un largo período.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: