Alquilar un velero

Vacaciones a bordo de un velero

Llega el momento esperado por todos o, al menos, por la gran mayoría. Los termómetros empiezan a mostrar su cara más amable, las calles invitan a disfrutarlas sin tener que llevar varias capas de ropa encima y, a lo lejos (pero no tanto) ya se vislumbra el verano y, con él, las tan merecidas vacaciones. En el momento de planificar estos días de descanso hay muchas cosas que se pasan por la mente pero la más importante de todas siempre debe ser que se trata de un momento que ha de servir de desconexión. Hay que aprovechar esos días, sean muchos o pocos, para poder recuperar energías. Será la única manera de volver con ganas al trabajo y a la rutina que no siempre resultan sencillos. Así pues, si ya se está con este menester una idea para esas vacaciones puede resumirse en dos sencillas palabras: ‘alquiler velero’.

¿Qué implica alquilar un velero?

Para empezar podemos hablar de una experiencia diferente a todas las que se hayan podido vivir hasta ese momento. Y nos referimos a que, incluso si se trata de repetir visita a un lugar que ya conocemos porque, por ejemplo, se cuente con hospedaje allí, resulte más económico o no quede muy distante del lugar de partida, a buen seguro que se descubrirá una cara totalmente desconocida del mismo hasta el momento.

Vacaciones a bordo de un velero

Ya no se tratará de hacer los típicos tours o acudir a las atracciones turísticas más recomendadas, ni pasear por entre sus calles dejándose llevar hasta dar con algún rincón llamativo… Aquí surcamos las aguas, tomamos otra perspectiva, conectamos con la naturaleza, todos los sentidos se activan y lo que percibimos es el sonido del mar, el olor a sal en el ambiente, la brisa que nos acaricia y el sol que nos broncea. Por supuesto, se puede llegar a calas únicas y que nadie o muy poca gente conozca… Como decimos, una vivencia totalmente distinta de la que todo el mundo querrá ser partícipe.

¿Me puedo permitir alquilar un velero?

Aunque todo lo comentado pueda resultar muy llamativo y apetecible habrá quien esté pensando que no es para él que, aunque le apeteciera, seguro que queda muy lejos de su presupuesto y, además, no sabe manejar un velero. Lo primero advertir de que el alquiler de un velero es de lo más asequible y hay unas cuantas ofertas disponibles online para poder elegir aquella que más se adecue a las necesidades de cada persona.

Además, no se requiere de ningún tipo de experiencia previa porque el velero se puede alquilar también con el servicio de un patrón profesional y experimentado quien será el encargado de llevarnos por el mar para que lo único que tengamos que hacer nosotros sea disfrutar. Y esto puede aplicarse desde el mismo Mar Mediterráneo que nos es vecino hasta el mismísimo Caribe.

Quienes quieran unas vacaciones distintas, con un plan alternativo que puede incluir hasta el hacer deporte, y descubrir lugares únicos ya sabe que el velero será su gran aliado para el verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: