Sanchez Merkel

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, al inicio de su reunión con la canciller alemana, Angela Merkel. Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa.

Sánchez se coloca en una posición privilegiada en el reparto de cargos en la Unión Europea

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, no oculta su alianza con el presidente francés, Emmanuel Macron, tras su cena en el Palacio del Elíseo el lunes, donde han abordado los resultados de las elecciones europeas que han erigido al líder de los socialistas españoles como puente necesario para negociar el reparto de cargos en la cumbre europea con los populares que lidera Angela Merkel. París y Berlín aparecen en un curso de colisión debido para decidir el reemplazo de Jean-Claude Juncker como presidente de la comisión europea, luego de que los malos resultados para el centro-derecha en las elecciones europeas dañaron la elección de Angela Merkel para el puesto.

El respaldo de la canciller alemana para el eurodiputado alemán Manfred Weber, quien lidera el partido Popular Europeo del cual es miembro su partido CDU, se enfrenta una fuerte resistencia del presidente francés Emmanuel Macron en la lucha postelectoral por los mejores puestos. Los jefes de estado y de gobierno de la UE, incluida Theresa May, se reunirán el martes por la noche para iniciar sus discusiones sobre el liderazgo de las instituciones del bloque luego de un conjunto de resultados electorales que debilitaron el control de los tradicionales partidos centristas en las palancas del poder en Bruselas.

El Partido Popular Europeo (PPE) sigue siendo el más grande en el parlamento, pero durante una noche decepcionante su recorrido de escaños se desplomó de 221 en 2014 a 180, lo que llevó a Weber a reconocer que el «centro se está reduciendo». Los 191 asientos del grupo de socialistas y demócratas hace cinco años cayeron a 145, a pesar de los resultados sorprendentemente sólidos en España y los Países Bajos, donde encabezaron las encuestas. Es la primera vez en 40 años que los dos grupos no pueden formar una mayoría estable que les permita ocupar los puestos más altos y establecer la agenda legislativa. La elección de los estados miembros para el presidente de la comisión también requiere el respaldo de una mayoría en el parlamento.

Los grandes ganadores del domingo fueron los Verdes, de 50 a 69 escaños y el Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales con 109 escaños, frente a 67 hace cinco años debido a la afluencia de La République En Marche (La REM) de Francia y Liberal británico Eurodiputados demócratas. El domingo por la noche, el co-líder de los Verdes, el eurodiputado belga Philippe Lamberts, dijo: «Para obtener una mayoría estable en este parlamento, los Verdes ahora son indispensables». El PPE, sin embargo, mantiene su posición como el grupo más grande, lo que llevó a Annegret Kramp-Karrenbauer, líder del partido CDU de Merkel, a insistir el lunes en que Weber era el «candidato principal y que es nuestro hombre para el presidente de la Comisión Europea, y hemos logrado este objetivo «. Bajo el llamado sistema spitzenkandidat , que se usó para nombrar a Juncker en 2014, se espera que el candidato del partido más grande asuma el cargo de alto cargo de la comisión.

Pero Macron, quien ha insistido durante mucho tiempo en que no se verá en deuda con ese proceso, en su lugar intentó robar una marcha en el centro-derecha el lunes al iniciar conversaciones con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en un intento por formar una «alianza progresista». Los socialistas de Sánchez ganaron las elecciones europeas del domingo, un resultado que probablemente usará para ejercer más influencia en el bloque. El partido socialista también obtuvo un gran resultado en las elecciones municipales y autonómicas, colocando a Sánchez en una posición más fuerte mientras busca formar un nuevo gobierno tras las generales del 28 de abril.

En una declaración conjunta, La REM de Macron y el grupo político más amplio de la Alianza de los Demócratas y Liberales, dijo: “El nuevo equilibrio de poder en el parlamento europeo exige un candidato a presidente de la comisión que pueda construir una mayoría sólida más allá de las líneas partidistas. Nuestro nuevo grupo estará abierto a considerar a todos los candidatos que puedan reunir el apoyo de las familias políticas que formarán la futura mayoría gobernante». Un portavoz del gobierno francés dijo: «El grupo al que vamos a unirnos será un grupo oscilante que tratará de ser un conductor en la creación de una alianza progresista». ¿Por qué no con los verdes? En una señal de las dificultades en un acuerdo propuesto, los Green’s Lamberts afirmaron a su vez que Macron «no podía dar una mierda» sobre el medio ambiente después de las elecciones.

El secretario general alemán de la comisión europea, Martin Selmayr, insistió el lunes en que no había ninguna razón para que los principales grupos políticos hicieran otra cosa que seguir el proceso de «candidato principal» del spitzenkandidat . Admitió que tendría que haber «paciencia» para permitir que los grupos políticos encuentren un entendimiento, y agregó que estaba convencido de que se encontraría un reemplazo para Juncker antes de que se formara un nuevo gobierno belga, un proceso muy difícil hecho más difícil por los votantes en las elecciones nacionales durante el fin de semana acuden tanto a la extrema izquierda como a la derecha.

Los resultados de las elecciones del domingo por la noche también fueron notables por algunas victorias llamativas para la extrema derecha populista, incluyendo el Rally Nacional de Marine Le Pen sobre La REM de Macron en Francia y el 35% de los votos en Italia asegurados por la Liga , encabezados por el ministro del Interior. , Matteo Salvini. Los populistas no lograron obtener suficientes escaños en España, los Países Bajos o Alemania para convertirse en una verdadera amenaza para el funcionamiento del parlamento europeo, pero el lunes, Salvini insistió en que podía construir un bloque significativo de eurodiputados de 150 miembros.

Salvini dijo a los reporteros en Milán que estaba contando con el partido Brexit de Nigel Farage y Fidesz, encabezado por el primer ministro de Hungría, Viktor Orban, para abandonar sus grupos actuales y unirse al grupo Europa de las Naciones y Libertad . La intención es construir sobre eso con un grupo de eurodiputados de partidos de extrema derecha en la República Checa, Finlandia, Suecia, Dinamarca y España, «si todos pueden superar los celos, simpatías y antipatías», dijo. El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, se quedó luchando por su supervivencia política después de que su partido Syriza, afectado por la austeridad y una amarga ruptura por un acuerdo con el norte de Macedonia, sufrió su primera derrota importante en años al opositor partido conservador Nueva Democracia. A raíz de las consecuencias, Tsipras dijo que convocaría elecciones anticipadas, ya que Nueva Democracia exigió sin demora su renuncia y dijo que ya no tenía un mandato popular. Por ley, lo más temprano que el país podría convocar elecciones es el 30 de junio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: