Tratamientos clínicos para dientes

Tratamientos clínicos para dientes pequeños o desgastados

Contar con una boca bonita tiene consecuencias directas sobre la calidad de vida, ya que aporta seguridad y confianza. Con una dentadura sana no se tiene reparos en sonreír, pilar fundamental para la relación con otras personas. Existen un buen número de problemas en relación a la calidad de los dientes, la anomalía en su tamaño y el desgaste son dos que tienen solución

Es indiscutible que existen unos estándares básicos en relación a la apariencia que debe tener toda dentadura, una normalidad estética que los diferentes tratamientos dentales ayudan a conseguir. No se puede obviar los beneficios que ofrece tener una dentadura en buenas condiciones, que no impida hablar o lucir una bonita sonrisa, elementos fundamentales para poder desarrollar una vida plena en sociedad.

Dos problemas dentales bastante habituales son la aparición de anomalías en el tamaño de los dientes, como pueden ser la microdoncia (dientes pequeños) o la macrodoncia (dientes grandes), y los dientes desgastados, una deficiencia que suele aparecer con la edad. Afortunadamente, existen tratamientos clínicos para darles solución.

Qué produce el desgaste de los dientes

Los dientes desgastados son un problema que aparece con bastante frecuencia a partir de cierta edad. No en vano se considera la epidemia dental del siglo XXI. Como norma general, se produce por tres fenómenos fundamentales, que son la erosión, la abrasión y la atrición.

La erosión es cuando se da una pérdida progresiva de la capa más superficial del diente debido a una disolución química. En este caso no hay bacterias implicadas en el proceso de desgaste. La abrasión, sin embargo, está causada por las fuerzas que se aplican sobre la dentadura, como puede ser un cepillado excesivo o agresivo. Este desgaste comienza con el esmalte. Por último, la atrición se debe a una mala costumbre o un defecto fisiológico, se trata del desgaste de la estructura dental a causa del contacto entre los propios dientes.

Suele ser el estrés de la vida en las sociedades avanzadas con su ritmo acelerado una de las principales razones por las que se produce el bruxismo y el apretamiento que provoca el desgaste dentario. Otro motivo habitual es una mala alimentación, que suele tener demasiado ácidos y lleva al desgaste químico de los dientes.

Tratamientos clínicos para evitar el desgaste dental

Si el desgaste se encuentra en un nivel muy avanzado, el tratamiento, por norma general, es extenso y costoso. Se deberán restaurar todas las piezas y puede que, durante este proceso, se pierdan algunas de ellas.

Clínicas especializadas en odontología restauradora permiten volver a tener una dentadura sana y completamente funcional con la mejor relación calidad precio posible. Su método es el de utilizar diferentes técnicas y materiales adaptándolos al grado de severidad y a la causa que lo produce.

En este sentido puede recurrirse bien a composites directos o indirectos, los cuales se llevan a cabo en la misma clínica o en un laboratorio afín tras la creación de un molde, o bien a carillas y Onlays, con la más alta resistencia al desgaste y que resultan muy estéticas una vez instaladas.

Qué produce tamaños anormales en los dientes y cómo tratarlos

Como norma general, la microdoncia, o tamaño reducido de los dientes, y la macrodoncia, cuando estos son más grandes de lo normal, es causado por factores hereditarios.  Hay que saber que tanto el tamaño de las piezas dentales como los del maxilar vienen determinados por los genes, aunque esta transmisión hereditaria puede llevarse a cabo de manera independiente. Esto significa que cualquier persona puede recibir en herencia un maxilar grande junto a unos dientes pequeños o al contrario.

La microdoncia

Se da cuando el tamaño de los dientes es claramente inferior al resto de componentes de la boca. Puede presentarse en forma de microdoncia parcial, cuando una sola pieza dental es más pequeña que las demás (incisivos laterales superiores, normalmente), presentándose alteraciones en la forma de los dientes. Sin embargo, también puede darse de forma generalizada, menos habitual que la parcial. Se produce cuando todos los dientes de la boca, de ambas arcadas, es menor de lo normal. El enanismo hipofisario es un factor que influye en la aparición de este problema.

Soluciones a la microdoncia

Para arreglar esta deficiencia en el aspecto físico que hace que la sonrisa no resulte equilibrada ni armónica se ofrecen tres tratamientos distintos: las restauraciones con resinas compuestas (composite), las coronas dentales o fundas que permiten rediseñar estos dientes, gracias a una rehabilitación (total o parcial), y las carillas estéticas, que son finas láminas de porcelana o composite adheridas a las piezas, lo que produce un cambio en su forma y en su tamaño.

La macrodoncia

Como cabe suponer se trata de un problema estético y, en ocasiones, funcional en el que los dientes tienen un tamaño superior al considerado estándar. Puede darse la macrodoncia parcial, cuando aparecen dientes aislados con tamaños mayores de lo normal o con cierta deformidad en la corona (incisivos- paletas- caninos y terceros molares, normalmente). La macrodoncia total, en cambio, es generalizada (macrodontismo), afectando a todos los dientes de la boca.

Es una anomalía asociada a trastornos en el desarrollo, como el gigantismo hipofisiario o la hemihipertrofia.

Soluciones a la macrodoncia

Los problemas de malposiciones, apiñamientos y maloclusiones que produce la macrodoncia se suelen arreglar con dos procedimientos diferentes: el stripping o tallado selectivo, técnica de pulido que reduce el ancho de las piezas dentales y gana espacio entre ellas. Las coronas dentales se realizan posteriormente para facilitar el diseño de unas piezas dentales equilibradas al resto de elementos de la boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: