pedro-sanchez-8m

Sánchez no canceló el 8M pese a tener información diaria del virus desde el 24 de enero

El Gobierno presionó a los funcionarios para que cambiaran su declaración en la causa del 8M

El presidente del Gobierno recibió informes diarios sobre el coronavirus semanas antes de decretar el estado de alarma.

Pedro Sánchez recibía informes cada día desde el pasado 24 de enero, esto es, semanas antes de decretar el estado de alarma que ha mantenido durante meses y bajo el que ha impuesto parte de su agenda política.

A pesar de las reiteradas afirmaciones exculpatorias de Sánchez, el presidente del Gobierno seguía de cerca la situación del virus y su evolución conforme avanzaban los días.

Aunque se ha tratado de proyectar la imagen contraria, la imprevisión que defendió no fue tal y el seguimiento que hizo de la evolución del virus fue diaria.

La entidad encargada de realizar dichos informes para el presidente es el Centro de Situación del Departamento de Seguridad Nacional (DSN), cuyos profesionales ya advirtieron en el mes de febrero de los riesgos en España.

Se trata de un órgano de inteligencia del Gobierno, dependiente de Presidencia y cuya dirección corresponde a Miguel Ángel Ballesteros.

Además, se trata la cuestión de los sucedido en China, algo que se comunicó haciendo mención al problema que por aquel entonces ya había con la epidemia en Wuhan.

El día siete de marzo, un día antes de las grandes movilizaciones feministas que tuvieron lugar por toda España (más de ochocientas según diversas fuentes), el DSN afirmó que «en varios países de Europa las autoridades pertinentes han decretado la suspensión o aplazamiento de actividades y eventos que congreguen un número significativo de personas».

El presidente conocía de esta manera la peligrosidad que potencial que existía en España, máxime viendo las imágenes que procedían de Italia desde días atrás. La imagen de imprevisión que han tratado de vender desde Moncloa, por tanto, no fue tal y el seguimiento fue continuo desde los primeros días de la situación crítica del gigante asiático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: