Seguro de decesos

Qué es un seguro de decesos y para qué sirve

La protección de las personas ante la vida (o la muerte) es algo fundamental en nuestros días y es que, con la cantidad de percances que se pueden dar, nada como algo que nos haga saber que estamos a salvo, pero, ¿qué es lo que tiene que tener un seguro para que nosotros podamos confiar en él?

Los seguros de decesos, al igual que los de vida, se encargan de todo lo que tiene que ver con trámites en existencia e integridad de las personas. Hecho para el que se queda, cuanto antes lo apliquemos en nuestro día a día más efectivo resultará para los tomadores del mismo y sin gastos funerarios reales.

¿Qué es exactamente un seguro de decesos?

Podríamos decir que los seguros de decesos Dr I son un tipo de póliza que cubre los gastos derivados del fallecimiento de cualquier persona que esté registrada como unidad física en algún punto del mismo. Los contratos, que van hasta el límite del capital asegurado, van desde el tiempo que el féretro está en el tanatorio hasta el propio entierro.

Así, contratando este tipo de servicios, no solo pensamos en nosotros cuando llegue el momento en el que nuestro cuerpo sea solo carne sino en esos familiares que se quedan velando y respaldando todo lo que tiene que ver con nosotros. La muerte, que se puede afrontar de diferentes maneras según nuestras creencias, es mucho más llevadera cuando hay una compañía que está pendiente de ti.

¿Para qué sirve un seguro de decesos?

Además de cubrir los gastos derivados del fallecimiento, un seguro de decesos se encarga de todos los trámites administrativos de cara al muerto. Los profesionales, siempre a nuestra disposición, atienden a la familia o los amigos con todo lo que está relacionado alrededor de la persona que falta.

Casos como repatriar el cuerpo -ante la situación de que el fallecido se encuentre fuera de su país de residencia- también se cubren con este tipo de pólizas. En cualquier caso, es importante saber que todo dependerá del tipo de contrato que tengamos con la compañía aseguradora porque es esta la que determina qué sí y qué no.

Con la facilidad de que no necesitas financiación para el funeral, incluso si estás pasando por una mala racha de dinero la compañía se encargará de todo lo que tiene que ver con los gastos monetarios y, según el tipo de acuerdo que hagas con la compañía, lo abonarás más tarde o más temprano.

Perfectos para no agobiarte con algo que no toca en ese momento de dolor, las compañías siempre apuestan por tu bienestar y el de las personas que se quedan. Así, con todo tu derecho a pasar el duelo, verás como encuentras un rato de alivio incluso cuando sientes que está todo perdido.

En definitiva, los seguros de decesos son una garantía para la persona que fallece y para aquellos que se quedan. Con todo lo que hace falta para que tú te despreocupes del tema, ni siquiera importa cuánto sepas del tema o si hay algo que tienes que consultar porque siempre habrá alguien para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: