Tratamiento no invasivo contra el cáncer

Oncothermia: un tratamiento no invasivo contra el cáncer

El cáncer es una de las enfermedades que más vida cobra anualmente alrededor del mundo. Desde hace mucho tiempo, los tratamientos médicos tenían como enfoque la eliminación del tumor, lo cual provoca una serie de efectos secundarios y graves molestias en el paciente.

La Oncothermia o Nanothermia se presenta como una forma de tratamiento menos invasiva que se utiliza como complemento de otras formas de tratamiento tradicional para aumentar la efectividad del mismo, consiguiendo mejorar las perspectivas de vida del paciente oncológico.

En las siguientes líneas entenderemos mejor de qué se trata, cuáles son los beneficios ofrecidos y sus efectos a nivel celular en la lucha contra el cáncer.

¿Qué es Oncothermia o Nanothermia?

Se trata de una novedosa técnica en la que se utiliza un campo eléctrico alterno fractal que es generado por dos polos, uno fijo y el otro móvil que es direccionado por medio de un brazo mecánico que se fija en la posición exacta del tumor con el objetivo de aumentar la temperatura  de manera constante.

El calor producido desestabiliza las membranas celulares del tumor, causando estrés térmico y provocando su muerte por apoptosis (muerte celular programada). La particularidad es que el procedimiento no afecta las células saludables, ya que es el tumor el que absorbe la energía aplicada.

Oncothermia o Nanothermia

Cada sesión de esta terapia alternativa tendrá una duración variable según las características de cada paciente. Por lo general, cada terapia dura entre una hora y una hora y media, con una frecuencia que debe ser establecida por el médico especialista según las características particulares del paciente.

Durante este tratamiento no se genera ninguna clase radiación, por lo que no es necesaria la interrupción del tratamiento médico tradicional.

¿Cuáles son los efectos de la Nanothermia sobre el paciente?

  • Acelera la degradación de las células cancerígenas, afectando a la membrana celular de los tumores. De esta forma se logra frenar el desarrollo del tumor al alterar su ciclo neoplásico e inducir la muerte celular programada de ese tejido en específico.
  • Es un tratamiento no invasivo que se puede compaginar con las terapias químicas y de radiación y así generar una sinergia, reduciendo los efectos secundarios de las mismas.
  • Aumenta la respuesta inmune permitiendo que el organismo acelere el proceso de eliminación de las células malignas al ayudar al inmunológico a identificarlas y expulsarlas.
  • Se puede aplicar inmediatamente después de las cirugías para hacerlas más eficientes.
  • Reduce el dolor y otros efectos secundarios relacionados con las terapias oncológicas tradicionales.
  • No afecta los tejidos saludables, ya que el campo eléctrico modulado al cual es expuesto el paciente se aplica únicamente sobre las células afectadas por tumores, de modo que no ocurre ningún daño sobre el tejido sano.
  • Aumenta la temperatura vascular, con lo que se produce una mayor vasodilatación que trae consigo una oxigenación tisular más alta de lo normal y reduciendo la acidez del pH. Bajo estas condiciones se produce una mayor sensibilidad del tejido cancerígeno a la radioterapia y quimioterapia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: