Mudanza en verano

Mudanzas en verano

El tiempo libre es quizás una de las razones principales por las cuales miles de personas aprovechan el verano para realizar su mudanza. Julio y agosto son dos de los meses más ocupados para empresas especializadas como Valenciana de mudanzas, pero muy poco sabemos sobre la razón de esta tendencia, que además prevalece en el 20% de la población mundial.

Sabemos que el verano es la época del año donde las personas se encuentran de vacaciones y esto les permite una mayor cantidad de tiempo libre para organizar y planificar la mudanza. La principal ventaja de mudarse en esta época es la posibilidad de tener garantía de condiciones óptimas en el clima que permitan una mudanza sin inconvenientes.

¿Cuáles son las ventajas de hacer una mudanza en verano?

Estas son algunas de las ventajas que se obtienen al planificar una mudanza durante el verano. Por supuesto, también tendrás que considerar otros temas relacionados con el proceso de traslado, como el precio de mundanza y la planificación previa de todos los elementos necesarios para el embalaje de los bienes a trasladar.

  • Aprovechar la disponibilidad de tiempo. Como ya mencionamos, el verano nos permite disponer de tiempo suficiente para ocuparnos de la mudanza sin que esto intervenga o modifique excesivamente nuestra rutina diaria. Además, se tiene la posibilidad de reorganizarse en la nueva vivienda antes de la vuelta al cole de los niños.
  • Plazo de maniobra. En caso de que por alguna razón no se pueda cumplir con el traslado en el día indicado, será mucho más sencillo realizar la nueva planificación, evitando episodios de estrés relacionados con el trabajo, el clima y cualquier otro tema habitual durante el resto de las estaciones.
  • Tiempo suficiente para adaptarnos al nuevo entorno. Además de una organización más calmada, la familia también dispondrá del tiempo suficiente para adaptarse al nuevo entorno y establecer la nueva rutina familiar, algo que sería bastante más incómodo con las responsabilidades adicionales del trabajo y los estudios.
  • Ideal para las zonas con pluviosidad elevada. En aquellas localidades o zonas del país donde suele llover con frecuencia, es bueno pensar en realizar la mudanza durante el verano. Esto garantiza un buen tiempo durante la jornada y menos probabilidades de retrasos e inconvenientes en la carga y descarga del mobiliario familiar.
  • Establecimientos comerciales menos concurridos. Durante el verano, con las masas de vacaciones, es posible realizar compras de todo lo necesario para el nuevo hogar de manera cómoda, con los grandes almacenes menos concurridos. De esta forma podrás llenar tu nueva despensa y familiarizarte con los alrededores de la nueva residencia.

Por supuesto, también existen algunas desventajas de realizar una mudanza durante el verano. La principal es que la demanda del servicio se incrementa, por lo que es bastante probable que sea más difícil encontrar un servicio de traslado para la fecha exacta en que desees mudarte a tu nuevo hogar.

Si estás dispuesto a ser un poco flexible en el tema de la elección de la fecha o puedes planificar la mudanza con bastante antelación, superarás satisfactoriamente este inconveniente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: