Minicréditos

Los minicréditos: la solución más rápida para hacer frente a imprevistos

Los imprevistos pueden ocurrir en cualquier etapa de nuestra vida adulta, usualmente trastocando nuestras finanzas y colocándonos en situación de emergencia económica. Afortunadamente, es posible acceder a los microcréditos como una fuente sencilla y rápida de financiación con pocos requisitos. No obstante, cabe destacar que es necesario hacer una valoración correcta de su uso, ya que no siempre están recomendados para todas las situaciones ni para todos los perfiles.

Este tipo de préstamos se ha convertido en una tendencia en el mercado debido a la facilidad del proceso de solicitud y la garantía de aprobación rápida para quienes consiguen cumplir con los requisitos mínimos exigidos por las instituciones financieras. Sigue leyendo si estás interesado en conocer más sobre las ofertas de minicréditos y las ventajas de utilizar esta fuente de financiación.

¿Qué es un minicrédito?

Un minicrédito es la forma más sencilla de obtener préstamos de baja cuantía y corta amortización. Usualmente son préstamos sujetos al cumplimiento de unos pocos requisitos y son ofrecidos por empresas financieras paralelas al sistema bancario tradicional, por lo general, financieras tecnológicas (Fintech) cuyas operaciones están basadas en internet al 100%.

Por regla general, el prestatario suele entregar hasta un máximo de 3.000 euros en préstamo, aunque el monto máximo suele ser de 1.500 euros de media con un plazo de amortización que en ningún caso supera los 120 días. Respecto a las tasas de interés, estas pueden variar de una fintech a otra, por lo que conviene comparar la oferta en diferentes empresas antes de contratar un servicio.

¿Cuáles son las ventajas de solicitar un minicrédito?

Aunque los minicréditos van asociados a tasas de interés altas debido a que son préstamos de alto riesgo y con un tiempo de amortización limitado, la realidad es que pueden significar un alivio a cualquier persona que se encuentra atravesando una situación de emergencia financiera puntual en un determinado caso.

Entre las ventajas de contratar esta clase de producto financiero, encontramos:

Sin papeleos

Una de las características más destacadas de los minicréditos es que el proceso de solicitud no conlleva papeleo de ningún tipo. Los requisitos exigidos son pocos y toda la documentación solicitud puede ser enviada de manera online en el momento de realizar la petición de préstamo. Esto supone una ventaja importante frente a los préstamos ofrecidos por la banca tradicional.

Aprobación inmediata

En caso de recibir una valoración positiva, la respuesta se enterará al solicitante casi de inmediato. Del mismo modo, la transferencia de dinero suele ocurrir unos minutos después de aprobada la solicitud de un minicrédito. Por norma general, el desembolso de dinero en la cuenta bancaria del solicitante ocurre en un máximo de 24 horas después de la aprobación.

Confidencialidad

Se trata de un producto de financiación que respeta la privacidad del usuario, por lo que no tendrá que rendir cuentas ni ofrecer explicación alguna en relación al destino que dará a los fondos obtenidos. En esto nuevamente consiguen diferenciarse de los bancos tradicionales, cuya solicitud de préstamo puede ir acompañada de una justificación sobre el uso del mismo.

Considera siempre realizar los pagos de tus préstamos en las fechas correspondientes, de lo contrario terminarás desembolsando una cantidad importante de dinero para cubrir los intereses de demora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: