Divorcio rápido

¿Cómo lograr un divorcio rápido y sin quebraderos de cabeza?

Es un hecho que un proceso de divorcio no hace feliz a nadie. Esto puede volverse una verdadera tortura cuando no se pueda gestionar de la forma debida, sobre todo en el caso de que uno de los involucrados no desee colaborar. Si ambos están de acuerdo, el divorcio se puede obtener en poco tiempo y sin apenas preocupación.

Los divorcios que se ejecutan de mutuo acuerdo entre los esposos, generalmente conllevan un procedimiento que resulta más cómodo y sencillo para los involucrados. Del mismo modo, los abogados tienen la capacidad de ofrecer la solución más óptima, que puede llevar menos inversión de tiempo, y por ende, un coste más bajo. Esta modalidad se conoce como divorcio express.

Lo mejor de todo este proceso, es que las personas pueden mantener una relación cordial entre sí, lo cual es muy positivo, sobre todo en aquellos casos en los que han establecido alguna relación de inversión, por ejemplo, que tengan un negocio en conjunto, o cuando existan hijos.

Características del divorcio rápido

El divorcio exprés o rápido tiene una serie de características que merece la pena conocer antes de seleccionarlo como la opción ideal. Algunas de estas características representan ventajas en sí mismas, estas son:

  • Ambos involucrados deben estar de acuerdo en que el divorcio se lleve a cabo y en las condiciones que existirán en lo sucesivo, con respecto al patrimonio o los hijos, en caso de existir.
  • Es un divorcio mucho más económico que aquellos que se consideran contenciosos, porque implica menos inversión de tiempo, menos peleas para llegar a acuerdos, y menos pago en materia de abogados y otros profesionales.
  • Es más fácil establecer los acuerdos que se mantendrán posteriormente al divorcio.
  • Al ser rápido, el proceso puede demorar entre 6 y 12 meses por norma general. En determinados casos muy puntuales, podría ocupar más de un año, pero no es lo habitual.
  • El coste de este servicio es variable y podría ir de 100 euros por cónyuge cuando no se tienen hijos, hasta 150 euros por cónyuge cuando se tienen hijos menores de edad, y ya están claras las condiciones que se tendrán con respecto a su manutención.

Pasos para ejecutar un divorcio exprés

Si la decisión está tomada y no hay marcha atrás, lo único necesario es buscar la asesoría de un abogado para ejecutar todo el procedimiento de forma legal y que el matrimonio sea disuelto. Lo primero es reunir los documentos que hacen falta para que todo vaya de manera conveniente, aquí se cuentan:

  • El certificado de matrimonio, que esté debidamente expedido por el Registro Civil.
  • El certificado de nacimiento de los hijos habidos durante el matrimonio, que también es expedido por el Registro Civil.
  • El certificado de empadronamiento de alguno de los esposos, mejor si se tiene de ambos. Este documento se puede conseguir en el Ayuntamiento que corresponda.
  • El convenio regulador, donde se expongan los acuerdos a los que hayan llegado los esposos. En este caso, el documento debe ser redactado por un abogado y es mejor que sea el mismo que llevará a cabo el procedimiento.

Hoy en día, es posible conseguir en esta primera fase un asesoramiento gratuito por parte de los abogados, lo que permitirá tener mayor conocimiento de todo lo que implica el proceso de divorcio. Por otro lado, estos pueden actuar como mediadores para que la comunicación entre los esposos sea lo más respetuosa posible, aunque entre ellos prefieran no comunicarse de forma directa.

El divorcio es un proceso por el que nadie espera pasar, después de haberse dado el sí en el altar con tanto amor. Sin embargo, no todas las parejas duran hasta que la muerte los separe y tener una alternativa de separación, que sea beneficiosa para todos los involucrados, es algo de agradecer. Hoy en día, esto es posible, tanto en toda España, gracias a los divorcios exprés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: