Hipoacusia

Hipoacusia: tipos, causas y tratamientos

La hipoacusia hace referencia a la pérdida de audición, también se conoce como sordera parcial. Esta disminución de la sensibilidad auditiva se mide en decibeles (dBHL) y el valor obtenido representará el grado de pérdida auditiva. Existen tres tipos de hipoacusia diferentes, clasificados según la localización de la lesión.

Hoy conoceremos un poco más sobre la hipoacusia, sus tipos y causas, además del protocolo general de tratamiento que recibe el paciente con este padecimiento.

¿Cuáles son los tipos de hipoacusia y sus causas?

Se puede distinguir entre tres tipos de hipoacusia. El factor determinante para su clasificación es la localización de la lesión.

Hipoacusia conductiva

La hipoacusia conductiva se produce cuando existe una lesión en el oído externo o el oído medio, lo que impide que las ondas sonoras sean transmitidas desde el exterior al interior. La hipoacusia conductiva puede ser ocasionada por los siguientes motivos:

  • Infecciones del oído medio.
  • Presencia de tumores benignos.
  • Perforación de tímpanos, traumatismos y malformaciones del oído medio o el oído externo.
  • Acumulación de líquido, que podría dar lugar a una hipoacusia temporal y también permanente.

Respecto al protocolo de tratamiento, se incluye lo siguiente:

  • Prótesis auditivas o audífonos. Estos se utilizan para amplificar la señal acústica, permitiendo que el sonido atraviese el oído medio.
  • Implantes acústicos de conducción ósea. Con ellos se utiliza la capacidad natural del cuerpo para conducir el sonido a través de los huesos, enviando el sonido al oído interno.

Hipoacusia neurosensorial

El término hipoacusia neurosensorial describe un tipo de pérdida de audición cuyo origen tiene dos vertientes. En primer lugar, una pérdida sensorial en el oído interno y, en segundo, otra que involucra al nervio auditivo, los cuales se encuentran vinculados directamente al sistema nervioso central. Las causas de este tipo de hipoacusia son:

  • Problemas en los nervios auditivos y/o en la cóclea, partes del oído encargadas de convertir el sonido en información eléctrica, impulsos que son enviados al cerebro para su interpretación.
  • Considerando que puede ser congénita y también adquirida, se adicionan los traumatismos, presbiacusia, exposición crónica a ruidos fuertes, meningitis y tumores a la lista de causas de hipoacusia neurosensorial.

El tratamiento o las posibles soluciones varían en función de la causa y su severidad:

  • Prótesis auditivas, que amplifican el sonido, haciendo que suenen más altos.
  • Implante coclear, un dispositivo electrónico que convierte las ondas sonoras en impulsos eléctricos, imitando el funcionamiento natural del oído.
  • Implantes de conducción ósea, el cual envía sonido a través del hueso.

Hipoacusia mixta

La hipoacusia mixta es una combinación de los tipos antes mencionados, lo que implica que la pérdida de audición se debe tanto a daño en los órganos internos y componentes del sistema nervioso, como en los órganos conductivos medios y externos. Las causas de esta condición incluyen:

  • Factores genéticos.
  • Sobreexposición al ruido.
  • Envejecimiento.
  • Traumatismo, infecciones, tumores y otras causas que ya fueron mencionadas al describir la hipoacusia conductiva y neurosensorial.

Respecto al tratamiento, se suele recomendar:

  • Audífonos, los cuales compensan la pérdida auditiva y el mal funcionamiento de los elementos conductivos.
  • Implantes de conducción ósea, lo cual ayudará a mejorar la comprensión del habla en hipoacusia mixta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: