Elecciones polacas

Andrzej Duda, junto a su esposa, Agata Kornhauser-Duda (izda), y su hija, Kinga Duda, tras conocer los resultados electorales.

El ultraconservador Duda gana las presidenciales polacas con el 51,2% de los votos

El ultraconservador Andrzej Duda ha sido reelegido presidente de Polonia con un 51,2 % de los votos, según los resultados provisionales escrutados con más del 90 % de los sufragios.

Tanto el actual presidente polaco, el ultraconservador Andrzej Duda, como el otro gran aspirante a la presidencia, el liberal Rafal Trzaskowski, tenían bien clara una cosa sobre la segunda vuelta de las presidenciales que ayer se celebró en Polonia: fuera cuál fuera la cara de la moneda, el resultado sería ajustadísimo. Y precisamente esto evidenciaba el sondeo a pie de urna que el domingo por la noche se publicaba después del cierre de los colegios electorales. A la espera de los resultados oficiales -que se darán a conocer este lunes- la encuesta otorgaba una ligerísima ventaja a Duda, representante del populista partido gobernante Ley y Justicia (PiS), que alcanzaba el 50,4% de las papeletas. Por su parte, el candidato de la centroderecha Coalición Cívica (KO) y alcalde de Varsovia, Trzaskowski, aglutinaba un 49,6% del apoyo.

El margen de error de los sondeos era del 2%. Por lo tanto, la escasa distancia que separaba la victoria de uno de la derrota del otro dotaba de total incertidumbre el veredicto final. A pesar de ello, los dos candidatos levantaron, convencidos, la bandera de la victoria. Duda, el euroescéptico que gobierna Polonia desde el 2015, celebraba el triunfo minutos después de conocer el sondeo. “Ganar las elecciones con casi un 70% de participación es fantástico. Quiero agradecer a todos mis compatriotas. Quiero continuar con todas las políticas que he llevado a cabo hasta ahora “, se felicitaba. Al otro lado del tablero, y en un ejercicio de incoherencia propio de noches electorales ajustadas, el político amigo de Bruselas, Trzaskowski, decía esto: “Estoy absolutamente convencido de que cuando se cuenten todos los votos a ganar. Las elecciones deberían haberse celebrado hace dos meses y todo se suponía que tenía que estar decidido. Afortunadamente la sociedad civil ha despertado y esta es la razón por la que vamos a ganar “.

caminos opuestos

Polonia iba a dormir domingo, pues, con la inquietud de saber qué rumbo tomaría el día siguiente su país. Y es que el camino puede ser muy diferente según cuál de los dos candidatos acabe erigiéndose en presidente, aunque sus atribuciones son limitadas. La victoria de Duda -y, por tanto, su reelección- significaría continuar con la regresión de los derechos civiles y sociales en el país, tal como denuncian una parte importante de los polacos. En cuanto a la relación con Europa -uno de los puntos clave de estos comicios-, la figura de Duda también consolidaría el papel de enfant terrible de Polonia en la Unión Europea, por su visión enfrentada en materia medioambiental, de política migratoria o de derechos humanos con Bruselas.

En cambio, un supuesto triunfo de Trzaskowski implicaría más bien lo contrario. Él ha sido el candidato que ha denunciado el giro represivo del país con el mandato del PiS y que ha defendido, entre otros, el colectivo LGTBI, movimiento que reclama para los homosexuales los derechos a casarse oa adoptar, que Duda ha atacado afirmando que representan “una ideología peor que el comunismo”. De cara a Bruselas, la presidencia del alcalde de Varsovia sería un soplo de aire fresco: fue diputado del Parlamento Europeo entre el 2009 y el 2013, es un firme defensor de la cooperación europea y apuesta por fortalecer los vínculos de Polonia con el resto de socios de la UE.

El otro titular que dejaba la jornada electoral era la alta participación que se registró: un 68,9% de, incluso superior a la de la primera vuelta, el 28 de junio, de un 64,5%. La pandemia no hizo quedar en casa los polacos, y las mascarillas, los geles desinfectantes y la distancia de seguridad cobraron especial protagonismo. Los dos candidatos habían intentado hasta el último instante movilizar al electorado. En este sentido, sin embargo, Duda tenía una dificultad añadida. Una parte importante de sus votantes son personas mayores, que avalan el tono conservador del mandatario y que a la vez son las más susceptibles de evitar los colegios electorales porque forman parte de uno de los grupos de riesgo ante el coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: