Resultados Elecciones Generales 10-N

Resultados de las Elecciones Generales del 10 de Noviembre al Congreso de los Diputados.

El PSOE logra una victoria insuficiente, Vox se dispara y Ciudadanos naufraga

El PSOE pierde tres escaños, Vox se dispara, Ciudadanos naufraga, el PP repunta pero se queda por debajo de sus expectativas, Unidas Podemos es menos decisivo y Nacionalistas, regionalistas e independentistas crecen o se consolidan en un panorama sumido en la incertidumbre.

A pesar de que estas elecciones anticipadas de 10-N iban a facilitar la formación de un gobierno, la situación de bloqueo político es todavía más endiablada. El Partido Socialista (PSOE) del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, obtiene tres escaños menos que en las elecciones del 28 de abril. Vox se dispara hasta los 52 escaños, pasando del quinto al tercer lugar en el hemiciclo. La nueva configuración en el Congreso de los Diputados no logra resolver la diabólica ecuación de la política nacional.

Seis meses después de las últimas elecciones parlamentarias, el PSOE logra el 28% de los votos y 120 escaños en el Congreso de Diputados de 350 representantes, según el 99% de los votos emitidos. El Partido Popular (PP) obtiene el 21% y pasa de 66 a 88 diputados. Vox, es el gran beneficiario de la situación de desgobierno, con 52 escaños, en lugar de los 24 obtenidos en abril. Ciudadanos paga el fruto de sus idas y venidas con 10 escaños, frente a los 57 que tenía. Unidas Podemos alcanza 35 parlamentarios en lugar de los 42 anteriores, que confirma su desgaste en cada nuevos comicios. Más País, el partido de Iñigo Errejón, logra entrar en el congreso con tan solo 3 escaños, uno de ellos de Compromís, su socio en la Cominidad Valenciana.

Ni el bloque de derechas ni el bloque de izquierdas obtienen una mayoría absoluta

Ni el bloque de derechas ni el bloque de izquierdas obtienen la mayoría absoluta. Una vez más, la única salida vendría de las formaciones nacionalistas e independentistas, o la ruptura de los dos grandes bloques con un gobierno de concentración entre los grandes partidos.

El gobierno de Frankenstein

Este es el término bautizado por la derecha para describir la alianza entre el PSOE, Unidas Podemos, los separatistas catalanes y varias fuerzas nacionalistas. Es esta mayoría compuesta la que votó la moción de censura contra Mariano Rajoy (PP), reemplazado en el Gobierno en el verano de 2018 por Pedro Sánchez . La derecha castiga la disposición de los socialistas de aliarse con los opositores de la unidad nacional para gobernar el país. Sánchez intentó eliminar este fantasma retirando su oferta de un gobierno de coalición con Unidas Podemos, que los independentistas catalanes de ERC y los nacionalistas vascos del PNV estaban dispuestos a apoyar.

La abstención «técnica»

Si los principales partidos nacionales están de acuerdo en que la gobernabilidad del país no debe depender de los partidos secesionistas, sería lógico que las principales fuerzas de la oposición dejen que el partido que ha ganado las elecciones gobierne. El PSOE se abstuvo en 2016 en la investidura de Rajoy. Pero esta decisión, tomada precisamente después de la celebración de elecciones anticipadas, había provocado la salida del entonces Secretario General, un tal… Pedro Sánchez. Cuando los socialistas reclaman su derecho a gobernar, la derecha recuerda la respuesta de Sánchez hace tres años: «No es no». El presidente del PP, Pablo Casado, descartó facilitar un gobierno de Sánchez. «Las presiones para un acuerdo serán enormes”.

La gran coalición

Una alianza de tres partidos de Estado, PSOE, Ciudadanos y PP, reuniría 218 escaños, una gran mayoría parlamentaria. Nunca experimentada, la «gran coalición» seduce a la comunidad empresarial pero es rechazada por los principales interesados. Dejaría como líderes de la oposición a las dos formaciones más extremas: Podemos a la izquierda, Vox a la derecha y los independentistas.

La alianza de las tres derechas

La alianza parlamentaria entre PP, Ciudadanos y Vox, opera en varias Comunidades Autonomías y Ayuntamientos. Pero sin una mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados, el bloque de derechas no tiene ninguna posibilidad de formar Gobierno.  

Las terceras elecciones

Unas terceras elecciones no pueden descartarse por completo, a pesar de que todos los partidos insisten en que ese escenario es inasumible. Los partidos políticos no pudieron ponerse de acuerdo entre abril y septiembre. Desde entonces, el PSOE y Unidas Podemos se han culpado mutuamente por el fracaso de sus negociaciones. A los separatistas de ERC les resultará mucho más difícil ayudar a Madrid a salir del punto muerto, mientras que el Tribunal Supremo acaba de condenar a sus camaradas a penas de prisión. Un elemento puede salvar a España del vértigo de unos terceros comicios: el miedo al vacío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: