Bicicletas eléctricas

Las bicicletas eléctricas para una mejora en la calidad de vida de las ciudades

La revolución, el cambio de paradigma, la transformación hacia un mundo más ecológico ha de llegar por medio de pequeños gestos. La sustitución de los medios de transportes, basados en combustibles fósiles, por otros más respetuosos con el medioambiente, como los eléctricos, debe ser uno de los principales e inmediatos pasos que debe dar el conjunto de la sociedad.

La mejora de la calidad de vida de las personas está íntimamente ligada a dos aspectos fundamentales. Por un lado, se deben concretar mediadas que comiencen a poner en relieve la importancia del medioambiente, la calidad del aire y el respeto por la naturaleza y, por otro, crear un sistema de convivencia y respeto mutuo para las grandes ciudades.

Elementos, como las bicicletas eléctricas, consiguen unificar estos dos conceptos; el respeto por la naturaleza y un mejor uso de las ciudades. Además, otras ventajas y beneficios también son aplicables como, por ejemplo, mejorar la salud, ahorro de dinero, potenciar la industria o crear empleo.

La adaptación a la movilidad eléctrica en las ciudades

La movilidad eléctrica es una realidad y evidencia un rápido crecimiento en el mundo, sobre todo en las principales capitales de los países más avanzados. Este desarrollo hacia un nuevo concepto de transporte verá su máxima expansión en los próximos diez años, gracias a la progresiva disminución en el precio de las baterías y a la voluntad creciente de las personas que componen la sociedad.

La necesidad de este cambio es urgente, y es obligación moral de cada uno de los componentes de la comunidad actuar en consecuencia. No hay nada que resulte negativo en la implementación de acciones en este sentido, incluso es positivo para el sector industrial y empresarial, especialmente en relación al sector de las bicicletas eléctricas.

Movilidad eléctrica en las ciudades

El conjunto de las organizaciones mercantiles dedicadas a las bicicletas eléctricas espera un crecimiento del 40 % en sus ventas para los próximos años. Empresas como Bikelek, a la que se puede acceder a través de la dirección web https://bikelec.es/, que diseñan, ensamblan, y distribuyen bicicletas eléctricas desde la fábrica en León, son un claro ejemplo de empresas beneficiadas por el aumento de interés de la población por este modelo de transporte y movilidad en las ciudades. No es de extrañar, debido a su servicio, calidad y precios  además de poseer, la más amplia gama de modelos. No en vano, es la empresa de referencia en estos momentos en el mercado español de bicicletas eléctricas.

La adquisición de una de estas máquinas coloca al ciudadano y usuario al frente de la revolución que no tardará en llegar. Según la Agencia Internacional de Energía, se estima que para el año 2030 existan en circulación la cantidad de 56 millones de vehículos eléctricos circulando por el mundo. Cifras que se acercan al objetivo establecido en París en la Conferencia de las Partes en diciembre del 2015, que consiste en mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2º C, comparándolo con los niveles existentes en los tiempos preindustriales.

Las bicicletas eléctricas, el gran aliado del cambio

Efectivamente, las bicicletas eléctricas, tanto las Pedelec como las e-bikes, se posicionan como la avanzadilla a este cambio de paradigma, inevitable, que tiene que llegar. La movilidad con vehículos eléctricos será ineludible, pero hasta que los vehículos familiares con motores eléctricos no sean más económicos, las familias lo tendrán muy difícil para plantearse su compra.

Hasta que llegue ese momento, la compra de una bicicleta eléctrica será la solución, al menos en lo que se refiere a la movilidad dentro las ciudades. Es este el gran aliado que el medioambiente y la convivencia en las grandes urbes necesita y comienza a tener. Un elemento que ofrece incuestionables beneficios y ventajas al conjunto de la sociedad.

Pero, aunque su uso en la ciudad, ya sea para ir a trabajar, a la escuela o para realizar cualquier otra actividad está siendo rápidamente implantado, el Ciclismo bici eléctrica para practicar deporte o como simple fórmula de ocio sigue siendo factible, e incluso más deseable, si cabe.

Y es que el utilizar una bicicleta eléctrica para carretera o para montaña ha logrado que un mayor número de interesados se sumen a la práctica del ciclismo. Con este tipo de bicicletas con asistencia al pedaleo, el margen de edad se amplía y las condiciones físicas de los practicantes no tienen por qué ser tan estrictas.

La comodidad y la seguridad al hacer deporte quedan notablemente incrementadas con estas bicis. No existirá temor para las distancias excesivamente largas, ni para aquellos trayectos en los que se localicen tramos de cuestas, no habrá que preocuparse por sentirse demasiado cansado o creer que no se posee la suficiente fortaleza física. La asistencia al pedaleo cuando sea necesaria proporcionará ese plus de ayuda y confianza necesario para superar la peor parte de cada salida.

Especialmente útiles son para aquellos que comienzan en este deporte, pues no conocen bien cuál es su capacidad y resistencia. Con las e-Bikes pueden ir conociendo sus límites y superarlos sin un exceso de trabajo, evitando sufrimientos innecesarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: