Consejos para cuidar tus lentillas en verano

Consejos para cuidar tus lentillas en verano

El uso de atuendos, consumo de alimentos y ciertos hábitos, giran en torno a la época del año en que te encuentras. Lo mismo aplica para el uso y cuidado de los lentes de contacto

El verano es la estación en la que todos se preocupan más por la apariencia física, por ello, es posible que muchos estén interesados en reemplazar las gafas tradicionales por unas cómodas lentillas. Además, hoy en día todo el mundo puede comprar lentillas online de forma cómoda y sencilla desde casa.

Uso de lentillas en verano

Los lentes de contacto en la época de verano, se convierten en unos importantes aliados para quienes quieren aprovechar el buen tiempo y disfrutar de las actividades al aire libre. En este periodo, es cuando las lentillas proporcionan mayor comodidad y seguridad, sobre todo, en la práctica de deportes acuáticos. Además, es mucho mayor el tiempo que se pasa fuera de casa, por lo que estás expuesto a los efectos de una gran cantidad de agentes externos, como la fuerte luz del sol, las sustancias químicas de las piscinas, el viento o la arena de la playa que, de no tener los cuidados necesarios pueden ser nocivos para la salud visual.

Uso de lentillas en verano

Tips para cuidar tus lentillas en verano

Debes saber que las lentillas son tan cómodas y prácticas, como delicadas. Por lo tanto, es importante que seas consciente de que su uso requiere de cuidados e higiene. Pero, especialmente en el verano, las precauciones deben ser mayores.

A continuación te dejamos algunas recomendaciones para el especial cuidado de las lentillas. De este modo, puedes evitar algunas de las afecciones que pueden sufrir tus ojos, como: conjuntivitis, enrojecimiento, hipersensibilidad a la luz, lagrimeo,  quemazón o erosión en la córnea, si no prestas la atención suficiente.

Limpieza de las lentillas

Lo primero que hay que cuidar es la limpieza de los lentes de contacto. Para ello, cuando los vayas a manipular, las manos deben estar muy limpias. Las lentillas deben ser desinfectadas con los líquidos especiales para este fin. 

No sumergirse en el agua con las lentillas 

Lo ideal es no sumergirse en el mar o en la piscina con las lentillas desprotegidas. Si es posible, utiliza unas gafas de buceo o natación, ya que tanto la sal como los elementos químicos que se aplican en el agua de las piscinas, pueden deteriorarlas. Además, el agua es un medio donde sobreviven las bacterias. Por otro lado, cuando salgas del agua, es recomendable que esperes unos minutos para retirar las lentillas, de este modo, los ojos podrán hidratarse correctamente con sus propias lágrimas.

Prueba con las lentillas diarias

Si no las utilizas ya, las lentillas diarias son siempre una buena opción para épocas en las que viajamos más y no estamos tan cómodos como podríamos estar en casa. Las lentillas diarias son una opción mucho más higiénica ya que no necesitas tener que limpiarlas y guardarlas después de cada uso, simplemente tirarlas (a la papelera, nunca al WC).

Usar gafas de sol

La gafas de sol protegen contra los rayos solares, la arena y partículas que se desplazan en el ambiente debido al viento.

Respetar el tiempo de uso 

Existen en el mercado lentillas de uso diario, quincenales y mensuales. Lo más recomendable es utilizarlas durante el tiempo indicado en cada caso.  

Uso de lágrimas artificiales

El calor provoca la sequedad de los ojos, por ello, para evitar que las lentillas se adhieran y generen una sensación incómoda, utiliza gotas lubricantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: