La economía después del Coronavirus

¿Cómo será la economía luego del Coronavirus?

Si bien no se puede hablar de una superación final de la pandemia de Covid-19 que ha alterado todos los planes políticos y económicos de este 2020, muchos empiezan a proyectar cómo será el mundo que vendrá. En ese sentido, además del debate sanitario, la economía ocupa un lugar central en las agendas nacionales y regionales, así como también en las preocupaciones de las personas en su vida cotidiana. En el siguiente artículo, compartiremos algunas claves que pueden empezar a delinear qué es lo que vendrá de cara al futuro.

No es necesario hacer futurología para saber que el 2020 figurará en los libros y manuales de Historia como un año clave en la historia de la humanidad. La expansión del Coronavirus en todo el mundo ha provocado desastres a nivel sanitario y también en lo que a la economía respecta, poniendo en jaque a las principales potencias mundiales y también a los mercados emergentes. Aunque el problema parece lejos de estar resuelto hasta que se encuentre una vacuna a la que pueda acceder toda la población mundial, muchos empiezan a pensar cómo será la economía que se viene tras el Covid-19.

Por supuesto, así como nadie pudo prever lo que sucedería este año en relación al virus, tampoco se puede llegar a una respuesta unánime y certera con respecto al futuro. En primer lugar, porque nos encontramos en un mundo que empieza a abrir sus fronteras a paso lento y que no sabe cuándo volverá a funcionar como antes, si es que eso es posible. En segundo lugar, porque los temores ante un posible rebrote están presentes y nadie quiere volver a vivir la misma situación que estamos empezando a dejar atrás.

En esa misma dirección, la pandemia ha abierto la necesidad de concretar una fuerte cantidad de acuerdos sociales y económicos en España y otros países, muchos de los cuales se negocian y se renegocian de manera constante buscando una salida luminosa ante este contexto de incertidumbre e imprevisibilidad. Ahora bien, hechas estas salvedades, es momento de empezar a mirar más allá del horizonte cercano y comenzar a pensar qué es lo que deparará el futuro tras el Coronavirus. ¿Se vienen tiempos de Estados superpoderosos y economías más reguladas? ¿O el sector privado y financiero seguirá imperando en un mundo un poco más pobre?

Expansión del Coronavirus en todo el mundo

Claves para pensar la economía luego de la pandemia

En primer lugar, se puede decir que hay un consenso generalizado a la hora de afirmar que esta crisis es más profunda que la sucedida en 2008. Entre otros factores, porque justamente nunca se terminaron de solucionar los problemas que llevaron a la caída económica de hace más de una década. De esta manera, se impone una respuesta aún más agresiva y efectiva para reactivar la economía a nivel mundial, ya que el Coronavirus ha sido bastante democrático a la hora de repartir los efectos colaterales negativos de la pandemia.

Por ejemplo, Jean- Paul Faguet, Doctor en Economía y profesor distinguido de la prestigiosa y citada London School of Economics, ha subrayado que si bien es imposible predecir qué es lo que ocurrirá, sí se pueden trazar algunos lineamientos. Para  Faguet, la recesión es inevitable a nivel mundial y el gran debate será si la recuperación será en la forma de “V” – es decir, una caída agua y una rápida recuperación-, o con un tiempo mucho más lento con medidas que apunten a la utilización de tarjetas de crédito para ganarle a la inflación, entre otra batería acciones. 

En esa dirección, el especialista francés ve que uno de los grandes derrotados de la crisis por el Coronavirus ha sido la propia globalización, la cual ya se encontraba en retirada en 2019. En ese sentido, grandes empresas alimentarias y de bebidas han comenzado a apostar por estrategias que se centren en cada economía en particular y apostando a los comercios de cercanía, algo que contradice a la lógica de grandes centros comerciales iguales a lo largo de todo el mundo. En ese sentido, es de esperar que se empiecen a vivir momentos de una cierta hibridación al respecto.

Otro golpe de muerte para la globalización para Faguet es que a diferencia de lo ocurrido en 2008, los líderes mundiales no han optado por una estrategia cooperativa para salir de la crisis, sino que en muchos de los casos ocurre lo contrario: se pelean abiertamente y hasta lanzan medidas que perjudican a la otra parte. En ese sentido, estilos de política poco ortodoxos como los que representa Donald Trump en Estados Unidos y que se puede ver replicado en otras grandes economías del mundo no hacen más que pensar en un futuro con Estados más presentes y la atención puesta en el bienestar propio.

Por último, Faguet subraya el fuerte componente nacionalista que asumirán las economías mundiales, buscando dejar la cadena de valor fronteras adentro para evitar que los efectos de esta crisis se repitan en el futuro inmediato. En esa dirección, también se encuentra un gran interrogante: ¿será el fin del reinado de Estados Unidos a nivel mundial? Para el especialista francés el único que podría ocupar ese lugar es China, pero no es algo que se pueda asegurar, ya que el gigante asiático es difícil de equiparar a la potencia norteamericana por diversos factores micro y macro económicos.

Claves economía después de la pandemia

¿Entonces, qué se puede esperar de la economía en el futuro?

Una de las primeras respuestas ante ese interrogante es la inflación: debido al contexto de crisis, la gran mayoría de los países ha tenido que recurrir a la impresión monetaria. Sin ir más lejos, Estados Unidos es uno de los países que más recurrió a esta estrategia para paliar los efectos adversos a nivel económico y social de esta pandemia. Esto, por supuesto, deriva en una suba de precios a nivel local y el cual también repercutirá en las economías periféricas. Algo similar puede ocurrir con la relación entre diversas divisas internacionales.

Otro factor que se baraja es que el Fondo Monetario Internacional tenga un rol mucho más activo esta vez, ya que se considera que ha cambiado su postura respecto a la deuda de los países emergentes y podrá ser más permisivo con la idea de un fortalecimiento de las diferentes economías en primer lugar. En ese sentido, el endeudamiento mundial supera incluso a lo ocurrido después de la Segunda Guerra Mundial, cuando Europa tuvo que ponerse de pie luego de años de conflictos bélicos que afectaron a las principales ciudades del continente.

Por último, habrá que depositar una atención especial a lo que pueda ocurrir con los bloques regionales. Sin ir más lejos, la Unión Europea y el uso del euro también han sido puestos bajo la lupa luego de la pandemia y se espera que surjan debates al respecto en los próximos meses. El rol de Alemania será clave y gran parte de los países del continente lo saben, por lo que no hay que descartar que el 2020 guarde muchas más novedades que el Coronavirus. Como señalamos al principio, sin lugar a dudas este será un año que quedará en la historia de la humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: