incrementar nivel de productividad en el trabajo

¿Cómo incrementar tu nivel de productividad en el trabajo?

Muchos sectores abogan desde hace tiempo por implementar jornadas laborales de cuatro días en lugar de cinco, pues esto puede hacer más compatible la conciliación familiar y laboral. A esta idea se suma la apuesta generalizada por el teletrabajo, que tiene como objetivo reducir el número de desplazamientos y optimizar el tiempo útil de los empleados.

Las ideas que se plantean guardan todas relación con el incremento de productividad. Claro que es posible plantear jornadas laborales semanales de cuatro días siempre y cuando el tiempo dedicado al trabajo se optimice y sea productivo.

Este concepto de productividad no solo está ligado al trabajo, sino que se asocia a todas las actividades diarias: el tiempo en familia, el descanso, el ocio… Es hora de ir desbancando esa idea de que trabajar todos los días hasta las 10 de la noche y dormir menos de siete horas diarias es ser buen empleado o emprendedor. No, la clave está en potenciar la productividad, pues con ella es como realmente se consiguen resultados.

Priorizar el tiempo y organizarse

Antes de priorizar el tiempo es importante saber qué objetivos se quieren cumplir, de modo que esa es la tarea inicial. Pocas personas elaboran objetivos a escala diaria, semanal y más prolongada en el tiempo. Los objetivos han de priorizarse en función de la necesidad de cumplirlos: primer lo urgente, pero sin dejar de lado lo importante.

A partir de ahí es el momento de organizar el tiempo para ejecutar esos propósitos. Aquí entran en juego aspectos más detallados: tareas concretas a realizar, tiempo a dedicar a cada una de ellas, momento del día para ejecutarlas y premios a modo de recompensas por haber logrado esos objetivos.

Los premios, a pequeña escala, son importantes, porque sirven como alimento, como impulso para seguir trabajando. No se trata de obtener grandes recompensas, sino de pequeños detalles que sirvan para alejar el estrés de todo un día de trabajo.

La productividad no se mide por el número de horas trabajadas

En este punto recuperamos la idea inicial de la jornada laboral de cuatro días. Cada vez más empresas y emprendedores apuestan por esta idea. La productividad no está ligada al tiempo de trabajo, sino a los objetivos que se consiguen durante ese tiempo de trabajo.

El ser humano es capaz de estar concentrado en una misma tarea durante un espacio limitado de tiempo. Cuando se supera esa duración, su capacidad de rendir no va más allá. Esto está muy ligado a las condiciones laborales.

productividad en el trabajo

Si trabajamos en espacios cerrados, con otros compañeros, una de las claves es ofrecer una buena dinámica de trabajo. Una de las cosas más importantes es una postura adecuada, una buena iluminación, un escritorio amplio, una temperatura agradable y una silla de oficina que se ajuste correctamente al cuerpo de cada empleado. La silla es un elemento fundamental porque en ella pasamos muchas horas. Esto implica optar por modelos que sean ergonómicos y que estén correctamente ajustados a las dimensiones de nuestro cuerpo.

Dejar a un lado las distracciones

Es cierto que el teletrabajo, siempre que esté bien diseñada la jornada laboral, puede aumentar la productividad. Pero esto se cae por su propio peso si no hacemos las cosas bien. Hemos asistido en estos meses a multitud de reuniones laborales que eran interrumpidas por problemas en casa con la familia o los pequeños, pilladas desafortunadas o problemas de conexión.

No basta con trabajar desde casa, hay que hacerlo en un espacio habilitado especialmente para ello. Esto implica un buen escritorio, la silla de oficina, la iluminación, la temperatura… todo lo que hemos comentado, pero también mantener a distancia las distracciones.

No debemos estar atento al teléfono cada pocos minutos, hay que controlar el tiempo que no es de actividad propiamente dicho y, por supuesto, hay que concentrarse en cada tarea hasta que finalice, teniendo siempre en mente que pasado un tiempo, el nivel de concentración comienza a disminuir y ser una rémora. Es entonces cuando hay que habilitar esos espacios de descanso de cinco o diez minutos paseando, yendo al baño, a tomar algo de agua, a hacer una llamada rápida o simplemente a descansar.

Mantener un estado de vida saludable y rutinario

En la vida del ser humano todo es rutinario, e incluso monótono. Eso no es negativo per se, al contrario. Debemos sacarle partido a nuestra vida rutinaria. En el ámbito laboral estas rutinas han de ir encaminadas a ganar productividad.

Es importante levantarse pronto para aprovechar el día e ir a la cama también pronto. Dormir entre siete  y ocho horas diarias, tener un estilo de vida activo, practicar ejercicio de manera periódica y mantener una dieta completa y equilibrada. El deporte ayuda a desconectar del trabajo, es una actividad esencial para evitar episodios de estrés y ganar en salud.

Todos estos consejos están encaminados a poner orden en el día a día. Con ellos no solo se gana en productividad, sino también en salud mental y física. La puesta en marcha de estas recomendaciones puede tener como resultado final una mejor aceptación y un mayor grado de autoestima, además de la obtención de resultados a nivel laboral y social.

1 comentario en «¿Cómo incrementar tu nivel de productividad en el trabajo?»

  1. Muy buen artículo aunque creo que una cosa muy importante para mejorar la productividad creo que pasa esencialmente por disponer del material adecuado poniendo especial importancia en la silla de oficina y la mesa. Ya que una correcta postura para trabajar evita además de lesiones, distracciones. En cuanto a la mesa es muy importante tener una mesa con las medidas correcta que nos permita trabajar a una distancia razonable de la pantalla como espacio suficiente para poner el material necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: