Equipos de baloncesto

La importancia de las camisetas en los equipos de baloncesto

Históricamente, las camisetas de baloncesto son claves dentro del uniforme, ya sea tanto estéticamente como en el aspecto funcional. Aun así, su evolución se ha visto muy marcada a lo largo de los años por la influencia de la moda, por el diseño, por el gusto de los seguidores y las modificaciones dentro del mismo deporte.

Las camisetas pueden resultar atractivas, llamar la atención de la gente, gustar entre los jugadores, pero los fans más acérrimos del baloncesto conocen la importancia que éstas tienen históricamente para cada equipo. Desde los comienzos del deporte, las camisetas fueron un objeto identificatorio que podía decir mucho acerca de los equipos, y hasta de los propios jugadores, especialmente en las ligas más conocidas, como la NBA.

Hoy en día, son tan representativas que se han convertido en piezas de colección para los seguidores, y hasta niños y jóvenes de todas partes del mundo desean obtener la camiseta de su equipo favorito. Lo cual también ha asentado un precedente en la historia de las tiendas de ropa especializadas, que han hecho posible que actualmente sean asequibles las camisetas de los Houston Rockets por 22,90€, así como las de otros tantos equipos de la NBA mundialmente reconocidos.

Las camisetas en el baloncesto

Cuando hablamos de las camisetas, así como de toda la indumentaria que se utiliza en el baloncesto, nos referimos a ropa que no está elegida de forma arbitraria. Es decir, como en todos los deportes, se deben escoger prendas que sean acordes a las actividades a realizar, que les brinden a los jugadores la flexibilidad y comodidad necesaria para poder desplazarse de un lado a otro.

Sin embargo, también tiene mucho que ver la moda y el marketing cumple un papel fundamental. Las tendencias son las que ubican determinadas texturas, patrones y telas en lugares de privilegio, por lo que terminan siendo los elegidos para diseñar los uniformes. Lo cierto es que, de todas maneras, esto ha llevado muchas veces a que los equipos y sus diseñadores tomen algunas decisiones un tanto desafortunadas.

En los inicios del baloncesto, es decir, prácticamente a finales del siglo XIX, la vestimenta de los jugadores consistía en unos pantalones largos que, en ocasiones, llevaban incluso cinturón, y unas camisetas de algodón y mangas cortas. Claro que muchas cosas han cambiado desde entonces, pero se mantuvieron estándares similares en cuanto a este aspecto.

Camisetas en el baloncesto

Para las décadas de los 30 y 40, el uniforme ya había reducido sus dimensiones considerablemente. Los pantalones eran muy cortos y llevaban camisetas de tirantes, por supuesto, con el logo y los colores de cada equipo. Eventualmente, esto volvió a cambiar, y las camisetas comenzaron a fabricarse en tamaños un poco más grandes. Además, se introdujeron telas como el poliéster para el diseño, incluyendo el satén, muy utilizado para los pantalones.

Con la llegada de la década de los 80 los diseñadores se encargaron de modificar las camisetas, acabando en un resultado mucho más parecido a como las conocemos hoy en día. Se popularizó su venta en locales de venta de regalos y souvenirs, y las tiendas especializadas comenzaron a distribuirlas para los fans. Entonces, tal vez no era posible conseguir las camisetas de los Golden State Warriors por 22,90€, en todos los colores y modelos como ahora, pero definitivamente las circunstancias ya se estaban preparando para asemejarse a la actualidad.

Se fueron modificando las estampas, en conjunto con el tamaño y la forma de las camisetas. A finales de la década se pusieron de moda los famosos jerseys, que fueron adoptados no sólo por los jugadores, sino por otras figuras, como raperos, actores, y sin lugar a dudas, por los fans. Algunos de los logos de los equipos también cambiaron, además de la combinación de colores. En ocasiones, también se producían diseños limitados para eventos especiales, como alguna celebración, el aniversario de un club, un día santo, etcétera.

La influencia de los seguidores

Por más de que los uniformes están fundamentalmente influenciados por la decisión de los diseñadores y la comodidad de los jugadores, los seguidores también cumplen un rol de gran importancia. En todos estos años, los diseños han variado numerosas veces, y en algunos equipos más que en otros.

En ciertas oportunidades, estos cambios han sido bien recibidos por el público, mientras que en otras, no tanto. Tal fue el caso de los Chicago Bulls, cuando en 2005 llevaron en conmemoración de otro equipo un uniforme rojo y azul, que rompía totalmente con el estilo acostumbrado rojo y negro. Actualmente, esto toma mucha relevancia porque los jugadores y sus camisetas son parte de la impronta de la liga en sí misma. En otras palabras, de algo más que sólo los equipos.

Hace unos años, incluso empezaron a ponerse de moda las mangas largas. Importantes equipos, como Los Angeles Clippers, se sumaron a esta tendencia, con camisetas en su momento diseñadas por Adidas. Fue establecido entonces que los Clippers usarían este uniforme al menos ocho veces en una sola temporada. La moda no duró demasiado, porque no era lo más cómodo para los jugadores, y hasta LeBron James llegó a arrancárselas en medio de un partido.

Hoy en día, las más modernas camisetas de Los Angeles Clippers por 22,90€ para los fans siguen el modelo estándar. Es decir, nada de mangas largas que incomoden o dificulten el movimiento, sino las básicas y representativas del equipo, en sus colores blanco, rojo y negro. Además, éstos pueden incluso comprar más de una, ya sea para regalar a otros fans o para guardarlas. Muchos fans hoy en día guardan con gran afecto las camisetas de sus equipos y jugadores favoritos.

Cabe mencionar que los seguidores son en buena parte los que mantienen latente la gloria de los equipos y de la liga. Cuando un fan lleva una camiseta de su equipo favorito es tan representativo como cuando los seguidores del fútbol usan camisetas de uno u otro cuadro. Se trata de un código compartido, que aunque se vuelve esencial en los festejos o durante los partidos, no deja de tener sentido en ningún momento.

Que los fans puedan acceder a camisetas de los Dallas Mavericks por 22,90€, o de cualquiera que sea su equipo predilecto, es de suma importancia, porque se tratan además, de artículos que dentro de unos años podrían pertenecer a colecciones históricas. La trayectoria de los equipos está impresa en sus colores, en la variedad de camisetas, en cada detalle que ha ido modificándose con el paso del tiempo, así como en las telas y texturas.

Sin olvidar, claro, que no sólo los equipos plasman su esencia en las camisetas, porque es también la liga una gran protagonista. Al fin y al cabo, todos ellos apuntan al éxito de la liga, el espacio en el que tuvieron lugar para crecer y marcar su propio territorio de juego. Sin lugar a dudas, la NBA será siempre una de las mejores ligas del mundo, y la elegida por miles y miles de aficionados de todas las partes del mundo. Efectivamente, las camisetas son también una forma de conmemorarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: