Caminar sobre cuerda

Caminar sobre la cuerda: el deporte de riesgo favorito de la provincia de Barcelona

En la actualidad, cada vez es más común ver a personas practicando slackline. Es un deporte de equilibrio también conocido como cuerda floja, la cual está atada a dos puntos de anclaje que permiten mantenerla fija en el aire y caminar sobre ella. El slackline trabaja diversas zonas musculares, pues requiere fuerza en las piernas, espalda, abdominales y brazos para mantener el control del cuerpo.

A primera vista parece una técnica circense, pero es un deporte de alto riesgo que dispone de muchas variantes que complican su práctica. El trickline, por ejemplo, es un formato donde se realizan saltos y trucos sobre una cinta de 50 milímetros e incluso menos.

¿Cuál es el origen del slackline?

Su origen proviene de los años ochenta en California, cuando Adán Grosowsky y Jeff Ellington lo practicaron de forma anecdótica en el Parque Nacional Yosemite. Utilizaron cadenas y cables para sujetarlas entre dos árboles. Luego, perfeccionaron la práctica con equipos de escalada. Con el tiempo, el slackline cobró fama por todo el mundo. Actualmente, es un deporte profesional a nivel mundial. En Alemania, Francia y Estados Unidos, se realizan competencias y exhibiciones que reúnen a los mejores deportistas.

La nueva tendencia deportiva en Barcelona 

En España también podemos encontrar a muchos seguidores del slackline. En 2019, los Street Games Coruña, un evento que reúne a los mejores deportistas de seis disciplinas olímpicas relacionadas con la cultura callejera y el arte urbano (parkour, slackline, psicobloc, highline, boulder y skate) tuvo gran éxito en el corazón de La Coruña.

Alrededor de 200 profesionales procedentes de 18 países compitieron en las espectaculares instalaciones preparadas en el paseo marítimo coruñés. Alejandro Gimero, el campeón mundial de Highline sorprendió a todos los espectadores con su paso sobre la línea de 60 metros de longitud colocado a 15 metros de altura.

En el mismo orden de ideas, Abraham Hernández, el campeón mundial de Slackline y Aarón aka BOOM y Xavia Rodrígues, campeones de Parkour, mostraron su talento en este escenario.

Los aficionados del slackline en Barcelona suelen entrenar en áreas privadas. No obstante, arman circuitos en exteriores con el objetivo de que un público aprecie sus habilidades y las técnicas de este nuevo deporte. El parque de la Ciudadela, las afueras del Hotel W y cerca a la montaña de Montjuic son los escenarios favoritos de los deportistas.

No cabe duda que esta popular disciplina despierta la atención de muchos, pues en muchas ocasiones se puede observar cómo festejan las maniobras y trucos que realizan los profesionales y aficionados del slackline. En algunos casos, alguien se atreve a practicarlo. No obstante, requiere de un material equipado para evitar lesiones frecuentes como esguinces tanto en muñecas como en tobillos.

Aunque se trata de un deporte extremo, el slackline ofrece múltiples beneficios en el cuerpo como recuperar el equilibrio muscular en tu cuerpo, trabaja tu concentración y tu respiración, te ayuda a liberar el estrés y fomenta la sociabilidad en espacios abiertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: