BNEXT

BNEXT; ¿cómo funciona este neobanco?

Los neobancos son unas nuevas entidades financieras que guardan algunas similitudes con los bancos tradicionales respecto a los servicios que ofrece, pero que no lo son. Son entidades que trabajan 100% digital y que han nacido con el objetivo de mejorar la experiencia de los usuarios, bastantes descontentos en la actualidad con las entidades bancarias de siempre.

Qué es BNEXT

BNEXT es una entidad financiera que pertenece al grupo de los neobancos. Los neobancos ofrecen muchos servicios que han sido siempre satisfechos por la banca tradicional, pero de forma 100% online. Los esfuerzos de estas nuevas entidades están enfocados en mejorar la experiencia de usuario de los clientes en la contratación de productos.

Hay algunos bancos tradicionales que apuestan por los neobancos, pero muchas de estas entidades nacen sin este respaldo, como es el caso de BNEXT.

Esta empresa comenzó su andadura como una startup en septiembre de 2016. Apenas unos meses después, en febrero de 2017, fue seleccionada por la aceleradora de startups estadounidense Plug and Play Tech Center. Posteriormente, en una ronda de financiación colectiva en Crowdcube obtuvo 300.000 euros para su expansión. Ya en julio de 2018, consiguió una financiación por valor de 1,5 millones de euros. En ese momento, contaba con 20.000 clientes activos y a día de hoy ya supera los 100.000 clientes.  Durante el pasado año 2018, movió más de 140 M €.

¿Para qué sirve BNEXT?

BNEXT es una empresa española que tiene su sede en Madrid, pero que, como ya se ha dicho, opera 100 % online y todas las operaciones se controlan desde la app del smartphone. Es la evolución natural para cualquier tipo de transacción, ya que los usuarios cada vez están más habituados a utilizar el móvil para todo. Aquellos interesados en probarla, pueden conseguir 10€ gratis con la promoción de bnext a través del link de este post.

Tarjeta bnext

Se trata de una tarjeta VISA, pero es mucho más atractiva porque, como ya hemos dicho, se controla 100 % online, no tiene gastos de mantenimiento, no es una cuenta bancaria. Además, una característica muy interesante es que te devuelve comisiones al sacar dinero de los cajeros, hasta 3 veces al mes, y al pagar con una moneda extranjera, hasta 2000 euros de gasto al mes.

Con todas estas ventajas, se puede decir que sirve para cualquier tipo de operación que los usuarios harían con una tarjeta Visa, pero ahorrándose una buena suma de dinero.

Muy ventajosa para los viajes

BNEXT, al no cobrar comisiones por el cambio a otra divisa, es una tarjeta sumamente ventajosa cuando vamos a viajar a otros países que operen con otra moneda. Funciona como una tarjeta prepago, que debes ir recargando, haciendo transferencias de tus cuentas bancarias u otras tarjetas a través de la app. Este sistema de transferencias, además, hace a sus usuarios ser mas conscientes de sus gastos y permite ajustarse mejor a un presupuesto prefijado.

¿De dónde gana dinero BNEXT?

A estas alturas de este artículo, muchos lectores ya se estarán preguntado cómo gana dinero BNEXT: ¿Dónde se encuentra el negocio? o ¿Dónde está la trampa?

Pues la respuesta es muy sencilla y no hay trampa ni cartón para sus usuarios. El modelo de negocio de BNEXT se encuentra en la comisión cobrada a los productos financieros ofrecidos por terceros. Al no ser un banco, no puede operar como si lo fuese, pero sí que ofrece desde su app hipotecas y préstamos de otros bancos.

Esta es la principal diferencia que existe con otros modelos de bancos digitales, que mientras estos últimos ofrecen sus propios productos financieros, BNEXT opta por un modelo de OpenBanking.

¿Qué es Open Banking?

El open banking es la apertura de la información bancaria a terceros a través de una interfaz de programación de aplicaciones en abierto, conocida como API por sus siglas en ingles. Su regulación se aprobó en la segunda directiva europea de servicios de pago (PSD2), que entró en vigor en enero de 2018, aunque su obligación de cumplimiento se ha prorrogado hasta septiembre de 2019.

Con esta nueva legislación, los bancos tienen ahora la obligación de compartir la información tan valiosa que tienen de sus clientes. La elección final pasa a ser ahora del cliente, que es el verdadero dueño de su información y puede proceder a su autorización o no de que sus datos sean utilizados por otras organizaciones.

En la práctica, esto implica que, por ejemplo, para comprar un coche, el propio comercial podrá ofrecer financiación al cliente en tiempo real con las mejores condiciones, ya que podría tener acceso a su información bancaria. El resultado es que todos los procesos para la concesión de este tipo de préstamos son más rápidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: