Beneficios del Gas Natural

6 beneficios del Gas Natural, energía para el hogar

El Gas Natural es una de las principales fuentes de energía en los hogares de España. Se trata de un combustible que se utiliza para diferentes situaciones del día a día en una vivienda: calentar el agua de la ducha o de cualquier grifo, activar la cocina, el horno, la calefacción. Además, su creciente uso es debido a sus positivas características: es eficiente, seguro, limpio y, además, económico.

Cualidades que convierten al gas natural en una alternativa apetecible para cualquier núcleo familiar que necesite energía con la que poder desarrollar una vida normal dentro de su hogar. Además de ello, también es destacable la atención al cliente, tanto desde las oficinas centrales distribuidas por todo el país, como por parte de los técnicos de Gas Natural Fenosa que acuden periódicamente para realizar las revisiones pertinentes de los equipos o que atienden también cualquier indecencia puntual. 

Además, este servicio al cliente también se presta a través de empresa gas natural colaboradora como TuClima en Barcelona, con la que es posible contactar en los teléfonos 932848779 o 661975621 para recibir la mejor atención de cara al usuario por parte de su equipo de profesionales.

¿Qué ventajas aporta el gas natural?

Contar con gas natural en casa es contar con un combustible fiable y limpio. Es tener al alcance de la mano todos los beneficios para cualquier tarea personal en el hogar y, al mismo tiempo, respetar el medio ambiente. Además, es una energía barata y segura, por lo que representa una alternativa idónea para aquellas familias que buscan una solución para reducir costes cada final de mes en el consumo energético y, además, sentirse seguros.

Ventajas del gas natural en el hogar

El ahorro para el usuario

La característica fundamental del gas natural, al menos para el bolsillo de los usuarios, es que la energía más económica del mercado. Se trata del suministro con el precio más competitivo en comparación con combustibles similares y también presentes en los hogares. Su coste destaca por su estabilidad, a diferencia del resto de índices de consumo energético, más proclives a variar el precio a corto plazo.

Gas natural, sinónimo de seguridad

Otra de las principales características del gas natural es su seguridad. Según datos de la propia administración pública, durante la última década se han reducido los incidentes en un 40%, fruto del trabajo y el esfuerzo de las entidades implicadas en hacer del gas natural una energía más segura y cómoda para el usuario final. Esto implica tanto seguridad en los equipos y en los gasoductos, como periodicidad en cuanto al cuidado y las revisiones de toda la maquinaria implicada en el suministro.

Consumo de energía eficiente

El gas natural destaca también por la alta eficiencia en el consumo de energía en comparación con otras fuentes disponibles en la actualidad. Una eficiencia que se debe a diversos aspectos. El primero, es que es fácil de almacenar. En esta línea, también es sencillo transportar y se producen mínimas pérdidas. En cuanto a la electricidad que se genera a través de gas natural, cabe hablar de que el exceso de la misma puede almacenarse hasta que se requiera de ella.

La omnipresencia del Gas Natural, suministro ininterrumpido

Al hilo de punto anterior, el Gas Natural cuenta con otra cualidad destacable que le hace tomar ventaja con respecto a otros combustibles y fuentes de energía. Al tratarse de una energía de abastecimiento continuo, no se producen cortes, por lo que se podrá utilizar en cualquier momento. La “omnipresencia” del gas natural le convierte en una opción atractiva puesto que estará en funcionamiento siempre que se necesite.

Permite utilizar varios aparatos al mismo tiempo

Otros combustibles tradicionales como el gas butano contaban con una pega que se traducía en una clara incomodidad para los usuarios, y es que no era posible tener en marcha dos electrodomésticos o aparatos que requirieran del butano al mismo tiempo. Por ejemplo, no se podía calentar agua de la ducha y del fregadero al mismo tiempo. Con el Gas Natural, es diferente, puesto que sí permite utilizar de forma simultánea sistemas que requieran de su energía para funcionar.

¿Qué aparatos y electrodomésticos pueden utilizar Gas Natural?

Tradicionalmente, se ha asociado el uso del Gas Natural en los hogares a aparatos y sistemas que sirven para calentar agua. Hablamos de la ducha, el fregadero o el lavabo. Sin embargo, existe una gran multitud de electrodomésticos que también pueden funcionar gracias a este combustible, aunque se trate de una posibilidad desconocida para gran parte de la sociedad.

Por ejemplo, si nos centramos en las tareas del hogar, podemos encontrar aparatos como lavadoras o secadoras que pueden cumplir con sus funciones gracias al suministro de Gas Natural si la instalación está preparada para ello. De la misma forma, placas de vitrocerámica o de inducción para cocinar, incluso el horno o el lavavajillas son también ejemplos válidos.

El Gas Natural es, en definitiva, un combustible limpio, seguro, barato y respetuoso con el medio ambiente que aporta versatilidad también en el hogar, dado que su uso puede diversificarse en multitud de electrodomésticos y tareas. Es una apuesta segura por una vida diaria más cómoda y más segura dentro del hogar familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: