Ahorra ajustando tu potencia electrica contratada

Ahorra ajustando tu potencia eléctrica contratada

El pago de la factura de la luz suele ser un gran problema cuando se desconoce la importancia de la potencia eléctrica contratada. Este valor, relacionado específicamente con el precio a pagar, puede hacer que muchas veces este sea elevado, incluso sin llegar a consumir mucha energía.

Y es que, si bien se puede llegar ahorrar evitando el uso de numerosos electrodomésticos o aparatos eléctricos, la potencia eléctrica contratada es precisamente un elemento fundamental.

En este artículo, con la ayuda de los expertos de Aura Energía, te contamos todo sobre ella, para que así la ajustes y ahorres mucho más en el precio a pagar.

¿Qué es la potencia eléctrica contratada?

Lo primero que debes saber es qué es la potencia eléctrica. Este valor es la cantidad de energía eléctrica que una empresa te suministra y que puedes encontrarla en tu factura especificada en kilovatios (KW).

El consumo que tengas de dicha potencia puede aumentar su precio, pero además, si esta es mayor, también lo será su coste.

En el caso de la potencia eléctrica contratada es el valor del KW contratado para tu casa, apartamento, oficina, negocio, etc. Esto quiere decir que si has contratado una potencia elevada, aunque no consumas mucha energía, esta tendrá un precio elevado.

De ahí que sea tan importante considerar este valor en términos de ahorro energético, pero sobre todo en cuanto al pago de facturas de luz.

Potencia electrica contratada

¿Qué aspectos se deben tener en cuenta para elegir la potencia eléctrica contratada?

Para seleccionar el tipo de potencia eléctrica contratada, los usuarios suelen tomar en cuenta varios aspectos, los cuales ayudan a conocer cuál es la más adecuada a su consumo y necesidades.

El primero de estos aspectos es el tipo de consumo que se tiene en una casa; es decir, el número de habitantes, la cantidad de electrodomésticos y cuáles son los hábitos para consumir energía, como los horarios o la frecuencia entre otros.

Otro factor es la tarifa de acceso. También es relevante si en la casa o lugar que hace referencia a la factura se posee una instalación de tipo monofásico o trifásico.

Por último, podría incluirse las dimensiones del lugar, ya que estas intervienen en el tipo de instalación y la distribución del consumo eléctrico.

Todos estos aspectos intervienen a la hora de seleccionar la potencia eléctrica contratada debido a que esta tiene un coste fijo, el cual se relaciona, justamente, con las necesidades y características de cada edificación.

¿Cómo ajustar la potencia eléctrica contratada para ahorrar?

Con todo lo anterior, la pregunta que surge es: ¿cómo cambiar la potencia eléctrica contratada?

Pues básicamente debes contactar con tu empresa de suministro de luz para empezar a elegir el tipo de potencia eléctrica que deseas. Esto exige algunos costes, aunque depende de si lo que quieres es aumentar la potencia o disminuirla, ya que son casos distintos.

El coste principal para disminuirla y así ahorrar en el pago está relacionado con el pago de enganche. Una vez finalizado, se ajustará la potencia contratada a las necesidades del cliente y las características de su vivienda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: