Cacería

13 cosas básicas que debes llevar en una cacería

Las salidas de caza deben ser planificadas con suficiente anticipación, de modo que se lleve todo lo necesario para la supervivencia y sacarnos de un apuro en situaciones de emergencia. El equipaje para una jornada de caza debe ser liviano, pero contar con todas las cosas esenciales para la actividad, más allá de los artículos obvios como el rifle y las balas.

Antes que nada, es necesario disponer de una mochila de caza con las dimensiones adecuadas, lo cual será determinante para evitar el cansancio excesivo. Una excelente opción para adquirir mochilas de caza es la tienda online Lamnia, un sitio web especializado en la venta de material de supervivencia y equipo táctico.

Es importante que preparemos nuestras mochilas de caza con una serie de objetos que resulten útiles para una diversidad de situaciones. En primer lugar, es primordial la documentación personal y referente a la actividad: DNI, permiso de arma y licencia de caza que dependerá de la modalidad de caza que se practique. Esta documentación es básica para evitar malos entendidos.

Adicionalmente a esto, la lista de cosas básicas que deberíamos llevar en una cacería, incluye los siguientes objetos:

  • Agua potable
  • Teléfono móvil y batería externa adicional para caso de necesidad
  • Barras energéticas, caramelos, frutos secos y dulces pequeños con los cuales solventar bajadas de azúcar
  • Navaja de supervivencia
  • Cuerda o paracord

Estos cinco ítems serán indispensables para salidas cortas. Sin embargo, cuando la jornada de caza se extenderá a más de 6 horas o requiere pernoctar, será necesario agregar algunos otros elementos a la lista tales como:

  • Bocadillos o sándwich
  • Cerillas y un mechero
  • Botiquín de primeros auxilios
  • Linterna o lámpara de cabeza
  • Pañuelos, papel higiénico o toallitas húmedas
  • Ropa de lluvia o poncho de emergencia
  • Calcetines

Características imprescindibles en una mochila de caza

Las mochilas de caza han sido diseñadas con el objetivo de contener todos los objetos personales necesarios para una salida de cacería. Estas cuentan con múltiples bolsillos laterales y compartimentos en los cuales organizar perfectamente el material de caza y supervivencia, con correas, hebillas y cierres que se adaptan a cada necesidad.

Además, se fabrican con materiales de alta calidad, usualmente resistentes al desgaste, como la lona, que soportan la rudeza del contacto con la naturaleza. Gracias a estas características y a lo compacto de su diseño, se convierten en la compañía ideal de los aventureros que incursionan campo a través para la práctica de la cacería deportiva.

En cuanto a la capacidad más apropiada, esto dependerá de las características físicas del cazador y sus necesidades de almacenamiento. Por lo general las mochilas de caza se fabrican con capacidades estándar que van desde los 20 litros hasta los 65 litros, aunque lo más recomendable es reducir al mínimo la carga.

Finalmente, es importante considerar que la misma sea construida a base de materiales ligeros, de lo contrario implicará una sobrecarga que puede terminar en agotamiento físico excesivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: