Pendientes más populares

¿Qué tipos de pendientes se ajustan mejor a tu rostro?

Hombres y mujeres de todo el mundo utilizan pendientes desde la Antigüedad. Esta joya acompaña al ser humano desde al menos la Edad de Bronce, y de ahí en adelante, pendientes, aretes y zarcillos han sido un accesorio imprescindible para completar el outfit en el día a día.

Antiguamente los pendientes eran una muestra de riqueza y poder, y esa filosofía se conserva en parte en el presente, pues estas piezas son muy importantes en la industria de la joyería. Sin embargo, no todos los pendientes son grandes joyas de un alto valor económico, pues cada vez aparecen más modelos elaborados a partir de todo tipo de materiales y que permiten variar nuestro look cada día, para ganar en originalidad.

Con los pendientes sucede como con cualquier otro accesorio de moda, las tendencias varían según de manera periódica, aunque existen clásicos que siempre son un acierto. Esta joya es la que más variedad de diseños permite y parte de su éxito se debe a que existen modelos de todos los precios, lo que permite que sus ventas no se resientan aun en tiempos de crisis.

Sin embargo, no todos los pendientes son adecuados para cada tipo de rostro, y eso va a depender tanto del tipo de zarcillo como de la forma de la cara.

Los tipos de pendientes más populares

Los pendientes tipo botón son los que quedan pegados a la oreja y cubren solo el lóbulo. Son perfectos para usar con pelo recogido, y es la tipología que más usan las niñas pequeñas. Estos pendientes son también muy populares en los chicos.

Una opción cada vez más recurrente es la de usar pendientes tipo botón a modo de trepadora, consistente en lucir varios zarcillos pequeños y con forma similar de modo ascendente por la oreja. Esta forma de vestir la oreja tiene una alternativa en los verdaderos pendientes trepadores, formados por una sola pieza con un diseño repetido que cubre parte de la oreja en dirección ascendente o descendente.

En este ir y venir continuo de las tendencias, en el apartado de pendientes de moda aparecen con fuerza los aretes o pendientes de aro. Durante los años 70, estos zarcillos se convirtieron en tremendamente populares, especialmente los de gran tamaño.

Pendientes de moda

Los pendientes de aro se suelen considerar los más elegantes, los más femeninos. Además, admiten todo tipo de diseños, desde pequeños aretes o zarcillos con ribetes y detalles añadidos al aro o combinaciones variadas de materiales.

Carolina Herrera, Óscar de la Renta, Versace o Valentino son firmas y diseñadores de moda que han apostado en sus recientes colecciones por incluir zarcillos de aro en todas sus versiones, para así completar looks elegantes o informales.

Los pendientes que mejor se adaptan a tu rostro

No todas las caras tienen la misma forma, por lo que no todos los complementos, accesorios, cortes de pelo o peinados sientan igual de bien a cada persona. Si nos fijamos en la forma del rostro, aquellas con un aspecto más ovalado pueden usar toda suerte de pendientes, porque se trata de caras muy armónicas. En cualquier caso, los zarcillos largos o de tamaño mediano con forma de lágrima o triángulo son especialmente aconsejables.

Los rostros que van creciendo en tamaño desde la barbilla, es decir, tienen forma de triángulo invertido, se caracterizan por tener la frente más ancha que la barbilla. Para esas personas, los pendientes largos y estrechos con volumen en la parte inferior son muy recomendables, porque consiguen centrar el interés y apartar la mirada de la frente. Estos zarcillos son también apropiados para quienes tengan rostro en forma de corazón, que es similar al anterior pero con el nacimiento del pelo en pico de viuda.

Las personas con caras redondas han de apostar por pendientes largos que estilizan el rostro y dejar aparcados los accesorios tipo aros, especialmente los de gran tamaño, pues estos van a reforzar esa idea de volumen en el rostro.

La apuesta contraria deben seguir quienes tengan una cara larga y delgada. En su caso, los aretes o pendientes redondos de tamaño medio son una buena elección, pero hay que reservarse de usar zarcillos muy largos y finos.

El uso de pendientes tiene como objetivo completar los looks y suavizar algunas facciones del rostro. Así, las personas con caras cuadradas, con un ancho similar en mandíbula y frente, tratarán de dulcificar ese aspecto con zarcillos de aro y otros pendientes redondeados.

Los zarcillos y aretes son un accesorio imprescindible de moda que está sujeto a todo tipo de tendencias y que no sienta por igual a los diferentes tipos de rostro. Acertar en su elección es clave para lucir bien, pero no son más que consejos. Cada cual es libre de llevar lo que quiera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: