Theresa May abre la puerta a retrasar el Brexit

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, se dirige a los Comunes en el Parlamento británico. Imagen: Captura de Vídeo.

Theresa May solicitará por carta a la UE un aplazamiento del Brexit para salir de la “crisis”

La primera ministra, Theresa May, enviará una carta a la UE el miércoles para solicitar un aplazamiento del Brexit, obligada a reconocer que el estancamiento en el parlamento británico para aprobar su acuerdo de divorcio se ha convertido en una «crisis».

Theresa May «escribirá a Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo (…) sobre una extensión del Artículo 50», que establece la salida de la UE el 29 de marzo, dijo el martes a Palabras del líder conservador al final de una reunión de gobierno.

Un cambio en la fecha de Brexit tendrá que ser aprobado por ambas cámaras del Parlamento, agregó, sin especificar cuál sería la duración del aplazamiento solicitado a la UE.

Ante la mayor crisis constitucional

Apenas diez días antes de la fecha teórica de Brexit, que nadie sabe todavía qué forma tomará, el líder conservador, que inicialmente había planeado una nueva votación sobre su acuerdo de Brexit para el miércoles, se vio obligado a revisar su posición. estrategia después del golpe de estado del presidente de la Cámara de los Comunes, el «presidente», John Bercow.

Este último dictaminó el lunes que Theresa May no podría regresar en la misma sesión parlamentaria a los parlamentarios británicos con el mismo texto ya rechazado la semana pasada. Esta decisión, basada en una convención parlamentaria de cuatro siglos por Bercow, sorprendió al gobierno, que no ocultó su enojo.

«Estamos en una gran crisis constitucional», dijo Robert Buckland, asesor legal del gobierno. El portavoz de la Sra. May también usó el término «crisis». La prensa conservadora ha criticado a Bercow, un conservador que tiene un placer malicioso al poner un palo en las ruedas del gobierno. «El acto de sabotaje», denunció el Daily Mail, «Destroyer of Brexit», titulado el Daily Express, «Bercow, te molestamos», incluso nos atrevimos al Sol.

Los europeos, por su parte, mostraron claramente signos de impaciencia. Al negarse a comentar sobre la discusión parlamentaria británica, la portavoz de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, pidió a Londres que «decida los próximos pasos» y que «informe» a la UE «rápidamente». París advirtió que una extensión «no era obvia ni automática» y exigió a Londres una «alternativa creíble, en los próximos días u horas».

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo el martes que quiere «luchar hasta el final antes de la fecha límite del 29 de marzo» para evitar un Brexit sin acuerdo, escenario sinónimo de devolución de los trámites aduaneros y particularmente temida por la comunidad empresarial.

Una nueva votación

Theresa May tenía la intención de representar esta semana para votar el Tratado de retiro de la UE que había celebrado a finales de noviembre con la UE después de largas y tortuosas negociaciones. Como consecuencia, tuvo que ir el jueves al Consejo Europeo en Bruselas para reclamar un breve informe técnico de la fecha de divorcio.

Su ministro de Brexit, Stephen Barclay, dijo que la votación sobre el acuerdo, que debe finalizar sin problemas a los 46 años de membresía en el bloque, aún podría tener lugar la próxima semana.

«La realidad es que la mejor manera de que Brexit se haga realidad es apoyar el plan del Primer Ministro», dijo el martes a la BBC. Bercow advirtió, sin embargo, que no aceptaría un texto que no sería «fundamentalmente diferente», sugiriendo que los cambios serían el resultado de futuras conversaciones con los líderes europeos.

Pero Bruselas no quiere renegociar, y repite que la propuesta sobre la mesa es «la mejor y la única disponible».Según los expertos en derecho constitucional, si la UE aceptara la extensión, este podría ser el cambio suficiente exigido por Bercow.

Incluso antes de la decisión del orador, las dudas comenzaron a aparecer en la organización de una nueva votación esta semana, debido a la incapacidad de May para unirse a su acuerdo, que ya fue rechazada de manera abrumadora el 15 de mayo. Enero y 12 de marzo – los diputados más euroescépticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: