Campo de fútbol

La semana de ensueño del Real Madrid

El Real Madrid es uno de esos clubs que no necesitan carta de presentación pues llevan haciendo historia en el terreno de fútbol desde su fundación en el año 1902. Con cifras récord por sus 13 copas de Europa y 33 ligas continúa acumulando victorias. Aún así, uno de los partidos más esperados y seguidos no solo a nivel nacional, sino también a nivel internacional, sigue siendo el clásico Real Madrid – Barcelona.

Viendo la fuerza con la que el Madrid ha arrancado la temporada, los periodistas deportivos apuntaban que el 24 de octubre el Madrid tenía muchas posibilidades de alzarse con la victoria del clásico, uno de los partidos más soñados por los jugadores de ambos equipos y los aficionados que apuran hasta el último minuto para hacerse con las equipaciones de la nueva temporada. Y es que a comparación de otros años, los expertos en pronósticos deportivos ven al Real Madrid con muchas más ocasiones de llevarse el título liguero después de haber goleado 0-5 al Shakhtar y 1-2 al Barcelona.

Tras visto lo ocurrido en las semanas previas, el Madrid se veía en la obligación de ganar en el terreno de juego ucraniano. Además, a esta presión que sufría el club por parte de los aficionados, se sumaba la dificultad de su rival que le ganó hasta en dos ocasiones en la temporada anterior. Aún así, los jugadores dieron lo mejor de ellos y consiguieron hacer una goleada y defendiendo muy bien su propia portería. Este triunfo fue posible en gran parte gracias a un inmejorable Vinicius Junior que salió invencible durante la segunda parte. Otras estrellas del Madrid como Benzemá, Rodrygo, Kroos, Modric y un Courtois imparable y que formaban parte del 4-3-3 planeado por Ancelotti para alzarse con la victoria y que tan buen resultado dió, fueron también los protagonistas del 0-5. dejando ver que ni la marcha de algunas de sus grandes estrellas durante los últimos años hace que el Madrid siga dando lo mejor de él partido tras partido y remontando aquellas derrotas para seguir siendo los reyes de Europa.

Durante la primera parte del partido, los ataques se dirigían más hacia la portería del portero rival Trubin que hacia la de Courtois, aunque los ucranianos no se lo pusieron nada fácil al equipo español. Durante el transcurso del partido, ambos equipos siguieron la estrategia de tener la posesión del balón durante el mayor tiempo posible, para así aumentar sus posibilidades de gol, siendo, en esta ocasión, el Madrid el que consiguió conquistar el partido conforme avanzaban los minutos. En el final de este primer acto, a pesar de que el Madrid ganaba en posesión del balón, es cierto que el Madrid se encontró con el gol de suerte gracias a un gran pase de Lucas Vázquez a Benzemá y que este terminó en la red tras una mala defensa de Kryvtsov y Trubin.

Aficionado

Tras el regreso de la primera parte y ya en la segunda mitad del partido, la cosa fue mejorando todavía más para los de Ancelotti. Vinicius se convirtió en uno de los protagonistas de esta primera parte. Primero, salvó un pase de Modric en una jugada iniciada por el rival Dodo tras un saque de banda y más adelante, hizo algunas grandes jugadas individuales que ayudaron a encarrilar un gol. Aunque el Shakhtar Donetsk intentó buscar de manera desesperada encajar algún gol durante esta segunda parte, le faltaron ocasiones y suerte ante un rival claramente más fuerte esta temporada. El Madrid terminó de rematar el partido abultando todavía más su marcador en el minuto 91 con un gol de Benzemá que terminó por hundir a un rival cansado.

Este partido del Madrid aumentó todavía más las ganas de «El Clásico». El Real Madrid llegaba a la ciudad condal con el objetivo puesto en su rival, algo muy diferentes a las pasadas campañas, ya que Leo Messi, el jugador que se lo hizo pasar tan mal en muchas ocasiones no se encontraría en el terreno de juego. Ancelotti recurrió a su formación habitual y el Barcelona movió sus cartas poniendo a Dest como extremo derecho.

El partido comenzó con el Real Madrid muy atrás y el Fútbol Club Barcelona siguiendo su filosofía. Por la parte que corresponde al Real Madrid, únicamente había un jugador que sobresalía entre el resto, Vinicius Jr. La primera ocasión llegó para el equipo blaugrana con una jugada en profundidad por parte de Memphis Depay, que coloca la pelota en el punto de penalti para que Ansu Fati pudiese golpearla. El joven delantero no está fino en el control, pero ralentiza la pelota para que su compañero Dest pueda ponerla en el fondo de la red pero se va alto el disparo.

Tras esta jugada el partido sería otro. Tras un saque de esquina, el defensa austriaco, Alaba, roba la pelota, se la pasa a Vinicius para hacer una una contra de pizarra. Al final la pelota acaba en el fondo de la red tras un zapatazo del defensa quien podría el 0-1 en el marcador.

No fue hasta la segunda parte cuando el Barcelona dio de nuevo un paso adelante y atacó la portería de Courtois. No obstante, con una nueva contra el Real Madrid ponía el 0-2, sin posibilidades de que el Barça pudiese remontar. Fue cuando Koeman metió en el campo al Kun Agüero, el jugador se estrenaba en El Clásico y consiguiendo el único gol del Barcelona.

El partido acabó y los 3 puntos fueron a parar a la capital, con un Real Madrid co-líder y con un Barcelona sin encontrar la tecla desde que el astro argentino dejó el pasado verano el equipo de la ciudad condal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: