encontrar la camiseta perfecta

Seis pasos para encontrar la camiseta perfecta

Indispensable en cualquier armario, puede que sea la prenda de ropa más usada. Tanto para relajarnos en casa como para salir con los amigos, siempre podemos contar con la camiseta de toda la vida.

Eso sí, encontrar la camiseta perfecta no es fácil. Las hay de mil tipos diferentes, desde modelos holgados para ofrecer una comodidad máxima hasta versiones ajustadas para presumir de figura. El problema es asegurarse de no elegir la camiseta equivocada.

Por ello, en este artículo explicamos qué hay que tener en cuenta a la hora de salir en busca de la camiseta perfecta.

El ajuste adecuado

Las hay de muchos estilos, pero para encontrar la camiseta adecuada es preciso tener claro qué cuerpo tenemos.

La clave reside en el equilibrio. Si estamos satisfechos con nuestro torso, perfecto: basta con buscar una que nos permita mostrar nuestros atributos sin que nos apriete demasiado. Si no lo estamos, debemos apostar por un corte clásico, con un equilibrio perfecto entre amplitud y ajuste al cuerpo.

Las mangas deberían acabar siempre a la mitad del bíceps. Si van más allá, se consideran demasiado largas, y si no llegan a ese punto, corremos el riesgo de que la camiseta parezca un chaleco. Además, las costuras de los hombros deberían coincidir siempre con el final de la curva de los hombros.

Finalmente, la camiseta debe acabar en la parte superior de la cadera. No debe cubrir en ningún caso la cola ni dejar a la vista la barriga cuando levantamos los brazos.

Estos sencillos pasos nos ayudarán a crear una gran diferencia en nuestro aspecto.

La importancia del tejido

Mucha gente cae en la trampa de pensar que, cuando más pesado es el material, de mejor calidad es la camiseta. Y esto no es así. Pongamos, por ejemplo, el algodón: se trata de un material ligero y resistente que permite transpirar al cuerpo, cosa que lo convierte en el mejor material para camisetas, independientemente del clima.

Una buena alternativa es una mezcla de algodón y poliéster: suele ser más barata y encoger menos al lavar, aunque es más propensa a crear pelusa y provoca un poco más de sudoración. Algunos fabricantes emplean tejidos como tencel o viscosa, pero son materiales caros y no se adaptan tan bien como el algodón al uso habitual de una camiseta.

Si tuviéramos que quedarnos con un tejido, sin duda elegiríamos el algodón, muy atractivo gracias a su gran calidad y a su tacto suave. Un ganador en cualquier situación.

Colores neutros predominantes

Las camisetas son ideales para complementar un conjunto, motivo por el cual se continúan imponiendo los colores neutros.

Las camisetas blancas, por ejemplo, combinan con prácticamente cualquier cosa, ya sea una camisa o unos vaqueros. El look James Dean no ha pasado de moda a pesar de los años.

Las camisetas negras y azul marino, por su parte, pueden dar un toque de elegancia a tu conjunto que no conseguirías con otros colores. Con unos vaqueros obtenemos ese look informal pero elegante tan necesario para la mayoría de ocasiones.

El gris es otro color neutro muy popular. Se presenta en múltiples tonos y, como el blanco, combina bien con una camisa. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los tonos más claros suelen mostrar más fácilmente el sudor, por lo que se recomiendan tonos más oscuros para las personas que transpiran mucho.

Un poco de color

En ocasiones, lo neutro puede ser un poco aburrido. Inyectar un poco de color da un toque de alegría a cualquier look.

Con las camisetas, todo depende del tono de piel. Los expertos recomiendan que las personas más bien pálidas adopten colores más oscuros que contrasten con su complexión, por lo que un tono marrón suave, en lugar del rojo brillante de la ruleta, es la mejor opción.

Por su parte, las personas de piel oscura o aceitunada deberían optar por algo más colorido. Los tonos brillantes y llamativos están a la orden del día y hay un amplio abanico para escoger. En internet hay disponibles muchas guías de color que pueden ayudarnos a tomar la mejor decisión a la hora de adquirir una camiseta nueva.

Tipo de cuello

Este es otro de los dilemas habituales a la hora de escoger camiseta: cuello redondo o en V.

Todo depende de la altura y el tamaño del cuello. El cuello en V hace que el cuello parezca más largo, por lo que probablemente sea la mejor opción para personas bajas y fornidas. Además, tiene un efecto adelgazante y compensa las caras redondas o anchas.

Por su parte, el cuello redondo luce mejor en personas altas con el cuello largo, ya que no estilizan tanto como el cuello en V y ofrecen más amplitud de hombros.

Si se opta por un cuello en V, se debe intentar evitar que el escote sea muy pronunciado; si no, se podría terminar enseñando más de la cuenta y parecer uno de los protagonistas de Jersey Shore.

Precio

Por supuesto, no podemos elegir la camiseta perfecta sin tener en cuenta el precio. Como ocurre con el resto de la ropa, la inversión en una camiseta dependerá del tipo de ocasión para el que la llevemos y del uso que le demos.

Dicho esto, el abanico de precios con una camiseta es menor que con unos tejanos o una chaqueta, por ejemplo.

Por lo general, cualquier camiseta que cueste más de 30 dólares puede considerarse cara, y algunas marcas tienen precios desorbitados. Sin embargo, a veces vale la pena pagar un dinero extra por una mejor calidad.

Hay que evitar las camisetas producidas en masa de apenas 5 dólares, ya que suelen estropearse después de unos lavados. Por lo tanto, lo ideal es apostar por un término medio.Hay un sinfín de camisetas de gama media que ofrecen lo mejor de los dos mundos: buena calidad y buen precio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: