Seguridad de las cámaras de vigilancia

La seguridad de las cámaras de vigilancia para proteger nuestro hogar

Ser propietario de una segunda residencia es un privilegio para muchas personas, pero también una preocupación adicional, ya que las mismas quedan expuestas a robos, daños y otros inconvenientes cuando no se encuentran habitadas.

Para hacer frente a esta situación y evitar las preocupaciones, existen algunas soluciones de seguridad que pueden simplificar el proceso de mantener en adecuadas condiciones nuestra segunda vivienda.

Vídeo vigilancia para segundas residencias

Una de las medidas de seguridad más eficientes disponibles en el mercado actual es la instalación de un kit de cámaras de vigilancia que permitan un completo control de lo que ocurre dentro y en los alrededores de la propiedad, cuando sus propietarios se encuentran lejos, a kilómetros de distancia e, incluso, fuera del país.

Los sistemas de seguridad de vídeo vigilancia funcionan por medio de la instalación de un CCTV que se conecta a una red de internet, sea WIFI, fibra óptica o ADSL.

El sistema permite que el propietario o una empresa de seguridad que gestione el sistema, tenga vigilancia completa de la propiedad en todo momento, pudiendo registrar en vídeo cualquier evento y emitir una alerta a las autoridades para que se acerquen a cumplir con su deber de protección ciudadana y de defensa de la propiedad privada.

Vídeo Vigilancia para segundas residencias

En el mercado existe la posibilidad de elegir entre una amplia oferta de sistemas de vídeo vigilancia, algunos de ellos, automatizados y conectados con otros elementos de domótica con el objetivo de alertar a las autoridades en caso de contingencia, y que además, simulen actividad en el interior de la vivienda por medio de escenarios controlados a distancia.

Será necesario investigar con calma y elegir el sistema más adecuado a las necesidades del usuario y la propiedad.

Otros cuidados adicionales para la segunda vivienda

  • Realiza visitas regulares a la propiedad. Es recomendable que la vivienda sea visitada al menos una vez al mes por sus propietarios o en su defecto por alguien plenamente autorizado para realizar estas revisiones.
  • No dejes llaves escondidas. Muchas personas aún tienen la terrible costumbre de dejar llaves ocultas en macetas, bajo un tapete o algún jarrón decorativo en el exterior, lo cual es bastante frecuente cuando se trata de propiedades en zonas no turísticas o poco pobladas. Es no debe hacerse, las llaves siempre tienen que estar bajo perfecto resguardo en manos del propietario para evitar la intrusión de personas con malas intenciones.
  • Proteger las ventanas. Es bastante recomendable colocar rejas en las ventanas para dificultar el acceso al interior. Es ideal que estas rejas puedan abrirse en caso de emergencia o para realizar el mantenimiento de la propiedad.
  • Desconectar los suministros. El gas, agua y todos los electrodomésticos que no se encuentren en uso deberían ser desconectados, siendo esta la mejor forma de evitar accidentes que puedan causar daños sobre la vivienda.
  • Contratar un seguro. Finalmente, tener un seguro de hogar es una buena idea para mantener el resguardo de la propiedad y los bienes muebles en su interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: