Regalos para bebés

SaBotigueta: el lugar en donde vas a encontrar regalos únicos para bebés

La tienda online SaBotigueta es única, tiene diseños que son atrayentes para todos, a pesar de que originalmente están pensados para bebés niños. Todos los juguetes y peluches que venden tienen un encanto muy particular, que mezcla lo retro y lo moderno para formar diseños particulares y encantadores.

Lo que te vas a encontrar en SaBotigueta

Todos los productos de la tienda son lo que cualquier persona buscaría para dar como un regalo, ya sea para niños y bebés o para ya algún adulto amante de los detalles bonitos y dulces. Todo lo que vende SaBotigueta parece perfecto como un regalo para cualquier ocasión.

Los muñecos

Los muñecos de la marca son hechos a mano, uno a uno, después de haber sido diseñados con mucho amor. Muchos de ellos son de ganchillos, mientras que otros de lino con un estilo diferente. También tienen muñecos con una nana para los bebés, algo que les encanta.

A pesar de que la tienda tiene sus propios diseños, también le dio la oportunidad a nuevas marcas que comparten su visión y cuyos estilos son, hasta cierto punto, similares en concepto. Todos los muñecos, juguetes, papelería y bolsos siguen una misma filosofía de ser muy detallistas, y estar pensados para el público.

Los Maileg ratones son de los más adquiridos por sus clientes por sus diseños particulares. Son de una firma danesa, que los vende como muñecos de peluche con alma porque parecen hechos para ser amados. A estos ratones los acompañan conejos, osos, elefantes y varios animales más, y en conjunto crean un zoológico de muñecos completamente adorables.

También están los peluches Noodoll, con un diseño caricaturesco y sencillo muy agradable. Son un poco pequeños, pero eso los hace perfectos para que los bebés los usen incluso como almohada, o para dejarlos como una decoración.

Mientras, los peluches Jellycat son muy esponjosos y suaves. Todos son animales, varios de los cuales tienen bastante pelaje, tal como en la vida real. Flamencos, búhos, pulpos y conejos son algunos de los animales que los diseñadores de Jellycat se dieron la tarea de transformar en peluches adorables.

Los juguetes

Los más famosos son sus juguetes para bañera bebe. Son un regalo perfecto para parejas con hijos porque así los niños desde pequeños asocian el baño con diversión al tener a su juguete favorito con ellos. Es un buen momento para tener algo de intimidad con sus hijos mientras pasan todos un rato agradable.

Desde el clásico patito y varios animales, hasta frutas y otras formas divertidas. Todos ellos están en la tienda de SaBotigueta para que los puedas llevar a casa contigo a jugar con tus hijos, o regalar a una familia cercana.

Mientras, los coleccionables Momiji y los unicornios Tokidokis son muy numerosos, ideales para regalar a una persona poco a poco, e ir sorprendiéndola cada vez. Y los animales de madera son de diseños suaves y minimalistas, hechos a mano en Japón, y se ven bien en cualquier parte como un accesorio decorativo.

Tres generaciones y una visión

La tienda SaBotigueta fue algo que se formó durante varios años, no como algo espontáneo o una idea en sí, sino como parte de un proceso natural para darle al fin un nombre a la pasión de dos personas. Esther y su madre Angelona son las caras detrás de SaBotigueta, una tienda de juguetes y manualidades con un estilo muy particular, y en su página web nos cuentan su historia.

La abuela de Esther, Fanny Sala, es una diseñadora de joyas que buscaba la felicidad en pequeños detalles que inspiraron a su hija, y luego a su nieta. Pasaba las tardes leyendo novelas y haciendo ganchillo o punto de cruz y comiendo dulces, y parte de ello lo heredaron su hija, y luego su nieta.

Angelona desde pequeña amó el arte, algo que le empezó a generar ingresos al coser muñecas para una tienda en Barcelona, a la vez que estudiaba corte y confección. Luego, complementó su formación con diversos cursos en casi cualquier arte, desde escultura, cerámica y joyería, hasta cocina. Actualmente es profesora de arte y tiene su propia escuela.

Por su lado, Esther decidió seguir con la vena artística de sus antecesoras y se dedicó al diseño de interiores al mismo tiempo que llevaba a cabo el proyecto de SaBotigueta. Hoy en día, se dedica como autónoma a su primera profesión mientras también dirige la marca.

Lo curioso de la historia es que surgió la idea poco a poco, a medida que Esther y una amiga vendían pendientes y anillos hechos por ellas mismas en sus vacaciones de verano. Así, después de haber terminado sus estudios, se plantearon seriamente la idea junto con Angelona de vender sus diseños en una tienda, como algo formal.

De esta forma fue como SaBotigueta abrió sus puertas por primera vez en el 2008 como una tienda que juntaba sus diseños en bisutería, muñecos y complementos de diseño, hasta volverse lo que es hoy en día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: