Rutinas de entrenamiento

Rutinas de entrenamiento para hacer en casa

Entrenarse en casa se convierte en una alternativa muy completa con las rutinas de full body, es decir, un sistema de ejercicios en el que se trabaja todo el cuerpo en una sola sesión.

Hay situaciones que obligan a dejar temporal o permanentemente la actividad física o el deporte. Los motivos más habituales son la falta de tiempo o la incompatibilidad horaria entre las obligaciones, el trabajo, los estudios y la familia, y el horario de apertura del gimnasio.

Sin embargo, con tres sesiones a la semana es suficiente para mantenerse en forma, sin salir de casa y sin material, si se elige el método de entrenamiento correcto, de tal manera que cualquiera puede realizar un ejercicio de calidad. Para estas situaciones, lo mejor es seguir una rutina full body en casa. La propuesta es un entrenamiento del cuerpo completo, en el que se utiliza el peso corporal o, simplemente, una mochila con peso. De esta forma no caben las excusas para poder llevarla a cabo en cualquier circunstancia.

¿Qué son las rutinas full body?

Este tipo de entrenamiento se caracteriza por trabajar todos los grupos musculares del cuerpo en una única sesión. Son ejercicios compuestos en los que se activan diferentes músculos al mismo tiempo. Un ejemplo de este tipo de entrenamiento es el press de banca, que incide sobre el pectoral, el deltoides y los tríceps, entre otros músculos.

Las rutinas full body se han convertido en la solución perfecta para ejercitarse en casa, ya que tienen numerosos beneficios que las convierten en las más aconsejables en épocas de cuarentenas y tiempos limitados para asistir a entrenamientos asistidos por profesionales en los gimnasios.

Beneficios de las rutinas full body

Una rutina full body ayuda a conseguir el objetivo de ganar músculo, fuerza y perder grasa todo al mismo tiempo y en una única sesión de entrenamiento. Se basa principalmente en la combinación de ejercicios multiarticulares, dejando los ejercicios accesorios monoarticulares como complementarios.

Rutinas de full body

La frecuencia de estos ejercicios puede adaptarse a las rutinas diarias, aunque lo habitual es realizar tres sesiones a la semana para que se vean pronto los resultados. A diferencia de otras prácticas, con las rutinas full body se estimulan todos los grupos musculares primarios y pueden llevarse a cabo sin material alguno, o con una mochila de peso, por lo que se hacen perfectamente sin salir de casa.

No requieren mucha dedicación

Como ya se ha comentado, este tipo de rutinas de cuerpo completo se suelen practicar 3 veces por semana, dejando un día de descanso en medio de cada entreno. Algunas opciones podrán ser lunes, miércoles y viernes o martes, jueves y sábado, por lo que no necesitan que se les saque demasiado tiempo.

Son básicas, ideales para principiantes

Para trabajar todo el cuerpo, no se quiere mucha experiencia. Basta con elegir y aprender bien a realizar los ejercicios principales y un poco de los complementarios y ya se estará preparado para trabajar estas rutinas.

El complemento ideal para quienes practican otros deportes

Al no requerir muchas sesiones de entrenamiento semanales, se consideran perfectos para aquellos que realizan otras actividades físicas y practican otros deportes. Además, incluso reduciendo la frecuencia a dos veces por semana para compatibilizarlas con otras actividades físicas, siguen siendo muy efectivas.

Para las personas que no suelen ir al gimnasio, cargarse de máquinas o complementos para hacer ejercicio suele ser un importante desembolso de dinero al que, desgraciadamente, no se le suele sacar mucho partido.

Por para llevar a cabo los ejercicios de las rutinas full body, se utiliza el propio peso corporal o objetos de la vida cotidiana, como mesas, sillas, garrafas de agua, o una mochila con peso, ese es todo el material que se necesita, por lo que llevarlas a cabo es muy fácil. Para los que no tienen muchos accesorios o máquinas de gimnasio ni tienen intención de comprarlas, el full body es la mejor solución para mantenerse en forma.

Son sesiones dinámicas y entretenidas

Los entrenamientos que se basan en un solo músculo pueden resultar muy tediosos, pero si se entrena el cuerpo completo, cambiando de un grupo muscular a otro, los entrenamientos son más dinámicos y entretenidos, especialmente para los principiantes.

Por qué las rutinas full body son las mejores para cuerpo

Con todos estos beneficios no es de extrañar que las rutinas full body estén consideradas las mejores para trabajar el cuerpo. Son muy completas y sus resultados para perder grasa, ganar fuerza y músculo están más que asegurados.

La combinación de ejercitarse y descansar es vital para el desarrollo del músculo, y este es precisamente el patrón de esta modalidad de entrenamiento.

Ejercitarse de este modo permite trabajar equitativamente todos los músculos del cuerpo logrando que las sesiones sean mucho más rápidas. Entre sus beneficios a nivel físico más notables, estas rutinas aceleran la pérdida de grasa, favorecen el aumento de la masa muscular, como ya se ha comentado, pero también, mejoran la simetría, ocupan poco tiempo de entrenamiento, mejoran el sistema cardiovascular y hace que disminuyan los dolores musculares.

Ya no hay excusas para no entrenar desde casa. En los enlaces señalados a lo largo de este artículo, podrás encontrar muchas rutinas diferentes y podrás ampliar la información sobre estas rutinas tan interesantes y completas de hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: