Reforma en el hogar

Factores que más influyen a la hora de realizar una reforma en el hogar

Reformar una casa es una de las tareas más complicadas a las que se puede enfrentar cualquier propietario. Se trata de un proceso complejo, de cuyo resultado va a depender que estemos a gusto o no en nuestro hogar. Todos tenemos en la cabeza la casa de nuestros sueños, pero no resulta sencillo trasladar nuestras aspiraciones a la realidad.

Además, reformar una casa suele exigir un importante desembolso económico, motivo añadido para ser muy cuidadosos a la hora de tomar cualquier decisión. Por si fuera poco, reformar una casa es una tarea que solemos acometer pocas veces en la vida, si es que lo hacemos alguna vez. Así, es relativamente frecuente cometer errores que, con experiencia, hubiéramos evitado.

Nuestro propósito con este post es ofrecerte algunas claves para evitar, precisamente, que cometas esos errores. Además, te recomendamos que te dejes asesorar por profesionales de confianza.

¿Qué necesitas?

Tener muy claras tus necesidades y aspiraciones es el primer paso ineludible para que quedes satisfecho con la reforma. De lo contrario, si cambias de criterio es probable que desconciertes a los profesionales, que se dispare el presupuesto y que el resultado no te deje satisfecho.

Es muy conveniente tener claras las razones por las que decides acometer la reforma. Esto te ayudará a clarificar tus ideas. ¿Quieres ampliar la vivienda? ¿Se trata de hacerla más confortable? Concreta tus necesidades y cíñete a ellas para evitar acabar incluyendo en la reforma elementos que, en realidad, no necesitabas.

Fija un precio cerrado

Esta es la mejor manera (o la única) de evitar disgustos con la factura final. Conviene consultar una guía de precios como la que ofrece Instapro, para tener idea de cuánto cuestan los materiales que quieres incorporar a la reforma.

Realizar una reforma en el hogar

Los españoles valoran mucho disponer de un presupuesto cerrado antes de que se inicie cualquier trabajo, y si la empresa no es capaz de garantizar ese precio puede perder mucha credibilidad ante el cliente. Para evitar sorpresas, exige un presupuesto cerrado. O mejor aún, exige varios, de modo que puedas valorar cuál es el que mejor se ajusta a tus posibilidades y preferencias.

Cumple la legalidad y exige el cumplimiento a los demás

Antes de acometer la reforma, asegúrate de que dispones de todos los permisos y licencias necesarios para realizarla, y asegúrate de que las empresas que has contratado están igualmente en regla. Las reformas integrales suelen exigir permisos municipales, sobre todo si afectan a la fachada o el tejado. Suelen ser sencillos de obtener, y no hacerlo puede acarrearte un disgusto importante en forma de multa.

Piensa en el largo plazo

Si vas a hacer una reforma importante, esta debe durar. Si puedes, quizá te convenga invertir en mejores materiales ahora, y evitar acometer una nueva reforma dentro de unos años. Reformar una casa siempre es un engorro que causa un cierto trastorno en nuestra vida. Por eso, mejor evitar realizar dos reformas si puedes hacerlo todo en una.

Por eso, es muy conveniente sentarte con tranquilidad para planificar todo lo que puedes necesitar a medio plazo. Así evitarás lamentarte en un futuro de no haber incluido un pequeño detalle que no te hubiese costado añadir a la reforma principal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: