Primera Comunión

Primera Comunión: en qué consiste y qué se necesita para hacerla

La Primera Comunión es una de las celebraciones que se realiza en la Iglesia Católica. En ella, los niños y las niñas participan, por primera vez, en el Sacramento de la Eucaristía recibiendo la Comunión. Pero, ¿qué es la Eucaristía?

Hoy, dedicamos el post a conocer en qué consiste y qué se necesita para hacer la Primera Comunión. ¡No te lo pierdas que te lo contamos todo!

¿Qué es la Eucaristía?

Por si aún no sabes muy bien en qué consiste, la Eucaristía es un sacramento que instituyó el señor en la última cena. En ella, convirtió en vino y el pan en su sangre y su cuerpo, y se los dio a comer a sus discípulos.

Pues bien, este hecho es el que se realiza en la Primera Comunión a día de hoy, se recibe el alimento del señor para tener un encuentro con él personalmente. De esta manera, se queda entre nosotras por amor, aumentando la gracia y aportando una vida eterna.

Así, en la Santa Misa, el sacerdote pronuncia las llamadas palabras de la Consagración. En este momento, Cristo se hace presente, tanto en cuerpo como en sangre, alma y divinidad. Es real y está vivo en cuerpo y alma para tener el encuentro con los niños y niñas que toman su Primera Comunión.

De hecho, en la Biblia podemos encontrar las siguientes palabras: «Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre, y el pan que yo le voy a dar es mi carne por la vida del mundo».

En definitiva, se debe considerar la Eucaristía como un momento de acción de gracias y de alabanza al Padre. Dios nos ha dado a su Hijo como memoria de su sacrificio y es, sin duda, la presencia de Cristo la clave para tomar la Primera Comunión. Esto es por el poder de su palabra y de su espíritu.

También, la Primera Comunión, junto al Bautismo y la Confirmación, son las bases de la vidia cristiana, formando parte de los sacramentos de la iniciación. En resumen, la riqueza de este sacramento puede conocerse bajo distintos nombres, memorial de la pasión y resurrección del Señor, acción de gracias a Dios, fracción del pan, banquete del Señor, Asamblea Eucarística, Comunión y Santa Misa.

¿Qué es necesario para poder celebrar la Primera Comunión?

Para poder hacer la Primera Comunión, es necesario que se cumplen 3 requisitos fundamentales: el bautismo, la catequesis y la confesión.

1. El Bautismo

Antes de poder tomar la Primera Comunión, se debe tener hecho el primer sacramento de la iniciación cristiana: el Bautismo. Esto es indispensable para la salvación. De hecho, se considera que desde el bautismo se empieza la preparación para la Comunión.

En el Bautismo, las personas quedan limpias del pecado original y se recibe la llamada Gracia Santificante. Esto da lugar a la conversión en Hijos de Dios, Templos del Espíritu Santo y miembros de la Iglesia.

Los padres son, en este caso, los que se ocupan del encuentro de los niños con Jesús. Y, desde ese momento, los acompañarán y formarán hasta el comienzo de la catequesis. ¡Este es el segundo requisito para hacer la Primera Comunión! No te preocupes, te lo contamos a continuación.

2. La Catequesis

La catequesis son una serie de lecciones que se dan a los niños para enseñarle las verdades fundamentales de la fe católica, así como el significado de los sacramentos y las oraciones básicas de rezo.

Su duración es de dos o tres años y su objetivo es explicarles a los niños el significado del misterio de Cristo mediante una serie de recursos que les sirvan para entender y asimilar todos los conceptos y recibir con fe y devoción a Cristo.

Además, los catequistas y el sacerdote ayudan a los padres en su compromiso de educar a los niños en la fe. ¡En la catequesis se da la importancia que se merece a la preparación espiritual!

3. La confesión

El último paso antes de tomar la Comunión y recibir a Jesús es el sacramento de la Confesión. Es muy importante prepara al niño para este momento, ya que se trata de un encuentro con la misericordia de Dios.

En este momento, el Señor nos perdona todos los pecados cometidos después del Bautismo y hasta el momento de la Primera Comunión. Es el Sacerdote el que se encarga de la absolución de los mismos.

Los pasos necesarios para la confesión son 5: examen de conciencia, arrepentimiento de los pecados, propósito de enmienda, decir los pecados al sacerdote y cumplir la penitencia.

En este aspecto, también es importante destacarles a los niños la importancia del arrepentimiento y la intención de no volver a caer en esas faltas o pecados. Esta primera confesión abre el camino de la amistad con el Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: