diferentes usos planta aloe vera

5 usos increíbles que le puedes dar a una planta de aloe vera

El aloe vera es una planta que nos puede servir para infinidad de usos. Se trata de una planta muy apreciada por la medicina natural y que puede servir de remedio para muchísimas cosas: mascarillas, emplastes para el acné o en zumo para combatir el estreñimiento, entre muchas otras cosas.

Los productos de aloe vera se han puesto muy de moda durante los últimos años, ya que su uso se relaciona con muchísimos beneficios. Del mismo modo, la venta de productos de aloe vera se ha extendido hasta el punto que, a día de hoy, todos podemos acceder a ellos de forma fácil y rápida.

Nuestra recomendación es que, si pensáis en comprar este tipo de productos de aloe vera por Internet, solo confiéis en marcas con experiencia en el sector, como aloe plus lanzarote, y que ofrezcan siempre la máxima calidad.

Lo cierto es que hoy en día, podemos acceder a productos derivados del aloe vera de manera sencilla, sin embargo, si no tenemos mucho dinero, siempre podemos cultivar una planta de alore vera. Es realmente sencillo y los resultados son sorprendentes; además, así podréis utilizar una misma planta para hacer cremas, mascarillas, infusiones, zumos o todo lo que podáis necesitar.

Antioxidante y depurativo

El aloe vera es un producto altamente antioxidante y depurativo. En este sentido es ideal, por ejemplo, para cuando tenemos estreñimiento. Consumir una infusión de aloe vera puede ser decisivo para cortar esta incómoda situación ya que, además de ser depurativo, el aloe vera consumido en infusiones también tiene propiedades laxantes.

En este sentido, también podemos consumirlo en zumo, una opción estupenda para reconstruir la flora estomacal y para mantener nuestro intestino en las mejores condiciones. En su faceta depurativa, el aloe vera será genial para limpiar nuestro colon y hacer que vayamos al baño de forma más regular.

Ideal para la piel

Si lo que buscáis es un producto que os deje la piel limpia y perfecta, el aloe vera será vuestro mejor aliado. Podemos utilizarlo en cara, cuerpo, manos… sus aplicaciones son prácticamente infinitas y dan unos resultados estupendos en muchísimas ocasiones.

Por ejemplo, puede ser la opción perfecta para tratar el acné o como remedio para algún granito traicionero que nos salga en el peor momento. También es muy útil para tratar la sequedad en la piel, sobre todo en pieles atópicas que necesitan un extra de hidratación.

Finalmente, el aloe vera aplicado en la piel nos puede ayudar si sufrimos una quemadura o si tenemos celulitis, aplicado de forma habitual.

Anticaries

Este es, quizás, uno de los usos menos conocidos del aloe vera y es que, esta maravillosa planta, es estupenda para prevenir las caries. Es una opción ideal para combatir las numerosas bacterias que tenemos en la boca y que provocan que nuestros dientes se piquen.

Además, el aloe vera aplicado directamente en nuestros dientes y encías, puede ser estupendo para proteger nuestro esmalte, tratar la gingivitis, el sarro o para cuando tenemos llagas en la boca.

Calmante

El zumo de aloe vera puede tener propiedades calmantes, sobre todo si se trata de dolores de cabeza o de garganta. En el caso de la infección de anginas, por ejemplo, el zumo de aloe vera nos ayudará a crear una película protectora que nos permitirá tragar saliva y comida con total tranquilidad.

Además, el aloe cuenta también con propiedades bactericidas y antiinflamatorias que nos permitirán eliminar las bacterias mucho antes de lo esperado. Si tenéis dolor de garganta, las anginas inflamadas o irritación en la faringe, no dudéis en tomaros un buen zumo de aloe vera para empezar a notar todos los beneficios.

Antihongos

Para terminar, otro de los usos más desconocidos del aloe vera: su acción antihongos. El aloe vera es verdaderamente útil tratando los hongos, sobre todo en los pies, como por ejemplo, el pie de atleta. Si buscáis un remedio natural que os ayude a reducir el incómodo picor y a erradicar los hongos de raíz, el aloe vera os sorprenderá seguro.

En este sentido, lo mejor es tener dos productos para tratar el pie de atleta o cualquier otro hongo que nos pueda salir en los pies: por una parte un gel o jabón de aloe y, por otra, una crema hidratante a base de la planta.

Lo primero que tendremos que hacer es lavar suavemente nuestros pies con el jabón de aloe, a continuación, secarlos bien y, finalmente, aplicar una pequeña cantidad de la crema para terminar con el tratamiento. Este proceso se puede hacer varias veces al día, dependiendo de vuestras necesidades.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: