Pérdida de peso

La pérdida de peso al alcance de todos con el Método Apollo

El sobrepeso en los países avanzados puede considerarse una pandemia por lo extendido que se encuentra. Este problema de salud tiene una solución eficaz mediante el Método Apollo, una técnica endoscópica muy poco invasiva.

Distintas enfermedades cardíacas y la diabetes tienen una relación directa con el sobrepeso. Un problema que también afecta a la respiración, a las articulaciones, al sueño, al estado de ánimo, a la energía, a la confianza autoestima y, en definitiva, a la calidad de vida de las personas.

En demasiadas ocasiones, por más dietas que se autoimpongan y se intente poner en práctica unos hábitos de actividad física, los resultados no llegan. El sobrepeso no desaparece, o si se consigue eliminar unos kilos, en poco tiempo se recuperan, a veces sumando algo más de los que se tenían. Llegado el momento, hay que acudir a una intervención que consiga que, efectiva y definitivamente, la pérdida de peso sea una realidad. Esta intervención lleva el nombre de Método Apollo.

El Método Apollo ¿Realmente es tan eficaz?

La respuesta a esta pregunta es sí, pero con matices, puesto que está enfocado para ser 100 % eficaz en personas con un nivel de peso determinado.

El Método Apollo está dirigido a aquellos individuos que tengan un IMC (Índice de Masa Corporal) de 30-40, siendo los más idóneos para este novedoso tratamiento. De igual modo, también es aconsejable para los pacientes que ya hayan pasados por una operación quirúrgica de reducción gástrica y que, a pesar de ello, sigan sufriendo de aumento de peso. Con esta intervención, se reducirá en estos pacientes los riesgos que podrían derivarse de una segunda, y siempre más peligrosa, cirugía.

Estudios corroboran su eficacia

Efectivamente, recientes estudios presentados en la Semana de la Enfermedad Digestiva (DDW) respaldan la eficacia de este método. La famosa reunión internacional de investigadores, académicos y médicos especializados en gastroenterología, hepatología, cirugía gastrointestinal y endoscopia dan la razón a los que aseguran que el Método Apollo es uno de los mejores sistemas para luchar contra la obesidad.

Esta presentación afirma que aquellos que no sean candidatos para una cirugía de pérdida de peso se beneficiarían notablemente de una gastroplastia endoscópica de manguito indirecto (ESG), más conocido como Método Apollo.

Adelgazar

La doctora Reem Z. Sharaiha, profesora asistente de Medicina en ‘Weill Cornell Medicine’ y médico asistente en New York-Presbyterian/Weill Cornell Medical Center, fue quien dirigió el siguiente estudio.

Desde su centro de trabajo, sometió a tratamiento a 278 pacientes; al Método Apollo (91 personas) a gastrectomía laparscópica con manguito (120 personas) y a bandas laparoscópicas (67 personas), manteniendo un control y un seguimiento sobre ellas durante un año. El resultado es que los pacientes sometidos a tratamiento con el Método Apollo lograron una mayor pérdida de peso, estancias hospitalarias más cortas y costes más bajos que el resto.

En este sentido, los Precios Método Apollo van a variar en dependencia de las características del propio paciente, aunque, como suele ser habitual, en clínicas como obymed existe la posibilidad de financiar el tratamiento para hacer factible esta necesidad para muchos.

Pero, ¿en qué consiste el Método Apollo?

El Método Apollo es un sistema que permite la reducción de la capacidad que, de forma natural, tiene el estómago. Un proceso que se lleva a cabo mediante una endoscopia simple, es decir, con una plicatura del bolsón del estómago que incluye fundas y cuerpos. Con esta intervención, se disminuye la capacidad de distención de este órgano, reduciendo y limitando la capacidad de absorción de los alimentos y disminuyendo el tiempo que las personas necesitan para sentirse saciadas.

Este proceso se realiza sin incisiones ni cirugía alguna, puesto que se lleva a cabo vía oral. Se practica con anestesia general, no se realizan ni cicatrices ni incisiones, solo una serie de suturas continuas a lo largo de la pared gástrica. Por estos motivos, no se sufre ningún malestar ni antes ni después de la intervención, siendo, además, de muy rápida recuperación. En una hora, aproximadamente, el paciente estará completamente consciente y activo y en menos de 24 horas podrá ser dado de alta.

Pero este método no se queda en la simple intervención, sino que va más allá. Después de salir del quirófano, el paciente será sometido a un seguimiento integral por parte de un equipo multidisciplinar que incluye médicos, nutricionistas y psicólogos.

Con estos profesionales se llevará a cabo un seguimiento nutricional y digestivo, para que el paciente logre una correcta reeducación alimentaria. Por otra parte, el trabajo de los psicólogos servirá para evaluar psicológicamente los cambios mentales y físicos que se vayan produciendo.

Este tratamiento solo puede tener éxito si se respetan los pasos posteriores a la gastroplastia. Y esto incluye los consejos, el asesoramiento y las indicaciones personalizadas que sobre la reeducación alimentaria y sobre los planes de actividad física propongan los especialistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: