Presidente de Iran Hassan Rouhani

Presidente de Irán Hassan Rouhani. Foto: en.kremlin.ru

¿Quiénes son los partidarios de Irán en Oriente Medio?

En 2004, el rey Adballah II de Jordania expresó su preocupación por la aparición de una «media luna chiíta» del Líbano a Irán. Quince años después, Teherán, que ha fortalecido considerablemente sus posiciones, tiene aliados firmemente establecidos en la región, desde el Líbano hasta Yemen.

En Siria

Desde el comienzo del conflicto sirio en 2011, Irán ha sido un firme partidario del régimen de Damasco, dominado por chiítas alauitas (15% de la población), especialmente el clan el-Assad.

Teherán envió asesores militares a Damasco para luchar contra los rebeldes que se oponen al régimen y los yihadistas que libran una guerra civil religiosa. Los combatientes iraníes de la Guardia Revolucionaria también fueron enviados a la escena. Según los observadores, más de mil han sido asesinados desde el comienzo del conflicto. Se firmó oficialmente un acuerdo de cooperación militar entre los dos países en 2018. Destaca que Irán debe ayudar a Siria a garantizar su integridad territorial. Se espera que la presencia militar dure con el tiempo, ya que Teherán también debe apoyar a Damasco para limpiar los campos minados diseminados por todo el país y reconstruir las instalaciones militares dañadas por la guerra.

Para Irán, el objetivo es establecer una presencia duradera en Siria, donde, sin embargo, debe coexistir con la influencia rusa, tanto económica como militarmente.

En el Líbano

Aquí, la influencia iraní se materializa sobre todo con Hezbolá, un partido chiíta y grupo paramilitar cuya creación en reacción a la ocupación israelí del sur del Líbano en 1982 fue patrocinada por Teherán.

Desde entonces, Irán ha apoyado a Hezbolá financiera y militarmente. Esta proximidad se encontró en los enlaces mantenidos por Hassan Nasrallah, secretario general del partido, y Qassem Soleimani, general iraní asesinado el jueves por los estadounidenses . Nasrallah lo consideraba su «padrino espiritual» . Los dos hombres se reunieron regularmente para discutir el caso sirio.

Para Irán, el Líbano representa el final de la media luna chiíta, el vecino inmediato de un enemigo importante: Israel.

En Irak

Bajo Saddam Hussein, la mayoría chiíta (60% de la población) fue reprimida en Irak. Durante la guerra de ocho años entre los dos países (1980-1988), las organizaciones políticas chiítas encontraron refugio en Irán. No fue sino hasta la caída del régimen baazista en 2003 que los chiítas recuperaron el poder en Bagdad y las relaciones diplomáticas volvieron a la normalidad.

A partir de 2014, Irán ayuda militarmente a Irak en su lucha contra el Estado Islámico, enviando milicias paramilitares para luchar contra los yihadistas. Soleimani y su teniente iraquí al-Mouhandis también se presentan durante su funeral en Bagdad , como los «jefes de la victoria contra Daesh» .

Desde el otoño de 2019, la revuelta juvenil iraquí, dirigida contra la inmovilidad de los políticos, también se ha dirigido contra la interferencia iraní. Las milicias pro iraníes, como Hachd al-Chaabi, integradas en el ejército regular, continúan defendiendo el régimen iraquí. Irán también está posicionado económicamente.

Irak permite la continuidad territorial de la media luna chiíta, ofreciendo el vínculo entre Siria y Líbano, por un lado, e Irán, por el otro.

En Yemen

Yemen tiene una gran minoría chiíta (33% de la población), originaria del norte del país. Los rebeldes de Houti, que lanzaron una ofensiva en 2014 contra el gobierno, salieron de allí. Son ayudados por miembros del Hezbolá libanés, pero también directamente por Irán, que les brinda apoyo militar. Se las arreglan para tomar la capital, Sanaa. Los líderes Houti son recibidos oficialmente en Teherán por la Guía Suprema.

Enfrente, Arabia Saudita apoya al legítimo gobierno yemení y, por lo tanto, lidera una lucha por poderes contra Irán. Esta guerra se ha cobrado decenas de miles de vidas y representa una de las peores crisis humanitarias del planeta.

Yemen representa un punto estratégico: al sur y lejos de la media luna chiíta, comparte una larga frontera con Arabia Saudita, enemiga de Irán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: