Pablo Ibar

El español, Pablo Ibar, durante el juicio en Miami, Estados Unidos.

Pablo Ibar evita la pena de muerte al ser condenado a cadena perpetua

Pablo Ibar ha sido condenado a cadena perpetua. El mismo jurado de la corte de Miami que el 19 de enero encontró al español culpable de un triple asesinato cometido en Florida el 27 de junio de 1994, acaba de elegir entre las dos opciones restantes: cadena perpetua o pena de muerte. Los 12 miembros del jurado no han acordado una sentencia de muerte, que requiere unanimidad, y han tenido que emitir un veredicto de cadena perpetua. Finalmente, luego de 25 años de proceso judicial, 16 de los cuales ocurrieron en el corredor de la muerte, este preso de 47 años pasará el resto de su vida en prisión. Pablo Ibar se convierte así en el único español condenado a cadena perpetua en el mundo.

El sobrino del histórico boxeador José Manuel Ibar Urtain ha sufrido el menos malo de las combinaciones, ya que el veredicto de la pena de muerte no solo habría exigido la unanimidad del jurado, sino la ratificación del juez. Otra opción era que el magistrado redujera la pena de muerte del jurado a cadena perpetua. Y la tercera posibilidad, que se ha impuesto, estaba en la división del jurado: con un solo miembro opuesto a la pena de muerte, la sentencia sería encarcelada para siempre. En realidad, la decisión que se acaba de conocer no es el final absoluto del proceso, sino un principio relativo del final. Y es que la defensa de Pablo Ibar va a apelar la sentencia con el objetivo de que se repita el juicio, ya que considera que el juez, Dennis Bailey, no ha sido imparcial. Se repita o no el juicio y triunfe o no la apelación, el procedimiento probablemente durará varios años, lo que prolongará, aunque desafortunadamente, la vida de Ibar.

Lo que acaba de suceder en Florida es el resultado de la última parte del cuarto juicio al que Pablo Ibar ha estado sometido desde 1994 y que comenzó en noviembre de 2018. Durante los cuatro días de la fase de sentencia, celebrada desde la semana pasada hasta este miércoles en Se ha escuchado al tribunal de Fort Lauderdale, a los familiares de las víctimas y al acusado, a los expertos en huellas dactilares y a los funcionarios de prisiones que han compartido con Ibar durante muchos años en el corredor de la muerte. El testimonio más conmovedor fue el de la esposa de Ibar, Tanya Ibar Quiñones, quien el martes se dirigió al jurado y, entre sollozos, pidió a los seis hombres y seis mujeres que lo componen que no condenen a muerte a su marido. “Es un buen hombre, es un padre ejemplar para nuestros hijos (de siete y 12 años), quienes lo admiran, hemos estado juntos durante 21 años y me ha pedido que rehaga mi vida, pero sé con certeza qué La verdad es y por eso sigo luchando, amo a Pablo y no puedo imaginar la vida sin él “. Al escuchar el testimonio de su esposa, Pablo Ibar no pudo evitar las lágrimas.

Por otro lado, los testigos de la Fiscalía respaldaron que las marcas de encarcelamiento que el prisionero prestó a la investigación en las últimas semanas coinciden con las que fueron recolectadas en el lugar de su detención un mes después del crimen, una casa asaltada perpetrada el 14 de julio de 1994, por el cual el español ya había sido juzgado y declarado culpable de romper y entrar y robar joyas. Aun así, el juez admitió el testimonio de Natalia López Montoya, quien vivía en una casa en Miami Dade, cerca de donde arrestaron a Ibar junto con otros dos hombres. La mujer declaró el jueves pasado que Ibar la amenazó con un cuchillo durante ese asalto. La defensa protestó varias veces, argumentó que los hechos ya habían sido juzgados y recordó que Ibar nunca fue condenado por amenazas. También llamados por la Fiscalía, cuatro familiares de las tres víctimas del asesinato (un hombre de negocios de clubes nocturnos y dos modelos) narraron emocionalmente el daño que estas pérdidas causaron en sus vidas.

La defensa obtuvo los testimonios de Santiago Cabanas, actual embajador de España en Whasington y cónsul en Miami entre 2005 y 2010, y Cándido Creis, actual cónsul en Miami. Los dos diplomáticos describieron su asistencia a los presos españoles en el extranjero, destacaron la actitud “positiva y respetuosa” de Ibar y subrayaron la “unión perfecta” entre el acusado y su familia. “La vida de Pablo es importante para su familia y la familia de Pablo es importante para él”, dijeron como un argumento en contra de la pena de muerte, un castigo ilegal en España y admitidos en algunos territorios de Estados Unidos, como Florida.

Cándido Ibar elogió la fuerza de carácter de su hijo, dijo que siempre había sido un buen deportista y que creció en un entorno urbano de clase media. Los tres hermanos de Pablo Ibar hablaron de él como un ejemplo de “fuerza positiva” para sus vidas. Y uno de sus sobrinos consideró que su tío Pablo, a quien ha visitado más de 500 veces en prisión, ha reemplazado a la figura de su padre ausente. Ron McAndrew, ex director de la prisión de Starke, donde Pablo Ibar pasó 16 años condenado a muerte, describió el comportamiento del español como “irreprochable” y declaró ante el jurado que no conoce ningún otro caso que haya generado tal nivel de apoyo. ».

Poco antes de ese testimonio, Pablo Ibar había perdido el nervio. Ocurrió después de que el juez admitió como testigo a un preso en el corredor de la muerte que dijo que Ibar le había disparado, una queja que los funcionarios consideraron infundada, pero que el juez decidió evaluar el lunes. En ese momento, Pablo Ibar se levantó del banco, señaló al juez Bailey con el dedo y lo acusó de falta de imparcialidad, de ir siempre en su contra y de favorecer constantemente a la Fiscalía. Ibar le dijo al magistrado que este prisionero denuncia sistemáticamente a cada compañero de celda, que ha sido retirado del corredor y se encuentra en tratamiento psiquiátrico. Después de unos segundos, el español se calmó y volvió a sentarse.

Y después de la última sesión de este miércoles, Pablo Ibar volvió a ponerse en pie. Pero esta vez para escuchar un veredicto que condicionará lo que queda de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: