Juncker May

May y Juncker acuerdan reunirse antes de finales de este mes para intentar desbloquear el Brexit

Theresa May viajó a Bruselas este jueves para negociar un nuevo acuerdo con la Unión Europea. De llegar a un improbable acuerdo, podría someterse a la votación de los parlamentarios británicos a fines de febrero. En caso de fracaso, un Brexit sin acuerdo podría ser activado el 29 de marzo.

El reloj sigue en marcha. El Brexit se activará el 29 de marzo de 2019 a menos que una ley votada en el Parlamento británico posponga este plazo, que está permitido por el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea que rige la salida de un Estado miembro.

Mientras tanto, los parlamentarios británicos pueden revocar un nuevo acuerdo de salida, no la próxima semana como se planeó originalmente, pero a fines de febrero, precisamente la semana de 25, revela el periódico The Telegraph , citando una reunión del “gabinete”. El martes entre los principales ministros y la premier Teresa May. Y por una buena razón: para la próxima semana, el jefe del gobierno británico no tendrá tiempo de negociar un nuevo acuerdo con Bruselas . El 15 de enero, un primer acuerdo entre Theresa May y Bruselas fue rechazado por una gran mayoría en la Cámara de los Comunes.

Si finalmente se llega a un nuevo acuerdo, una votación en el Parlamento del Reino Unido a fines de febrero podría no dar suficiente tiempo para el 29 de marzo para organizar concretamente la salida británica de la Unión Europea. También de acuerdo con The Telegraph, el gobierno británico está abogando por un aplazamiento de la fecha del 29 de marzo de al menos ocho semanas. Por lo tanto, el Brexit podría tener lugar justo antes de las elecciones europeas del próximo mes de mayo .

Pero para que este escenario se realice, Theresa May todavía tiene que renegociar un nuevo acuerdo con los europeos y que luego sea validado por el Parlamento británico. Que está lejos de ser ganado para el primer ministro. Si las negociaciones fracasan, lo más probable sería la salida del Reino Unido de la Unión Europea, sin acuerdo , el 29 de marzo, un escenario que generalmente se llama ” Brexit hard “.

La espinosa cuestión irlandesa

El escollo sigue siendo el mismo: Theresa May se enfrenta a la oposición de una mayoría de parlamentarios que se niegan a la posibilidad de un “respaldo”, la red de seguridad proporcionada, como último recurso, para resolver el problema. Caso de la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.para evitar el retorno de un límite físico entre estos dos territorios.

Esto establece que el Reino Unido permanecerá en una unión aduanera con la UE, y la provincia británica de Irlanda del Norte en el mercado único de bienes, los controles no se realizarán entre los dos Irlanda sino entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido. Para una mayoría de “brexiters”, esto equivale a sacrificar la integridad del territorio y la soberanía del país al mantener parte de la regulación europea.

Pero en el lado de Bruselas, los europeos han dicho en repetidas ocasiones que el acuerdo de retirada, que los 27 y el gobierno británico aprobaron a fines de noviembre, “no estaba abierto” a la renegociación, en particular sobre la cuestión de Backstop.

En este tenso contexto, el inquilino de 10, Downing Street, va a Bruselas el jueves para convencer a los europeos de que renegocien el acuerdo sobre el tema de la frontera irlandesa. Theresa May llega a la capital europea en un ambiente tenso, a raíz de una controversia creada por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk .

“Me pregunto cómo será este lugar especial en el infierno para aquellos que han promovido el Brexit sin siquiera tener un plan para hacerlo de manera segura”, dijo Donald Tusk, quien se dirige. Jefes de Estado y de Gobierno, en un punto de prensa con el Primer Ministro irlandés Leo Varadkar. Este comentario provocó reacciones indignantes en el Reino Unido .

Riesgo de punto muerto

La reunión entre Theresa May y Donald Tusk está programada para las 15:00. El Primer Ministro británico se habrá reunido previamente con el Presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, a las 11 am y con el Presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, flanqueado por su referencia Brexit Guy Verhofstadt, a las 14.00.

Según su portavoz, Theresa May está a punto de admitir que “no será fácil” conseguir cambios y que el acuerdo de retiro fue “negociado de buena fe”. Pero “el Parlamento votó por una mayoría significativa (…), enviando un mensaje inequívoco de que el cambio es necesario”, debería argumentar el líder, de acuerdo con los elementos proporcionados de antemano por Downing Street.

“El objetivo del Reino Unido es encontrar una manera de garantizar que no podamos y no estaremos atrapados en la red de seguridad”, dijo. Para lograr sus objetivos, Theresa May debe buscar cambios en el tratado de retiro. Según Downing Street, se prevén tres opciones para el respaldo: un límite en el tiempo, una salida unilateral decidida por el Reino Unido o un plan propuesto por los diputados basado principalmente en el uso de tecnologías para los controles aduaneros desmaterializados. Pero Bruselas ya ha rechazado las dos primeras opciones en el pasado y duda de la factibilidad de la tercera.

El miércoles, con motivo de la visita de Leo Varadkar en Bruselas, Donald Tusk y Jean-Claude Juncker acamparon en la posición europea. “No podemos aceptar que el acuerdo de retirada se reabra” a la discusión, dijo Jean-Claude Juncker en una conferencia de prensa. “Y dado que el respaldo es parte del acuerdo de retiro, no podemos reabrir la discusión del respaldo”, insistió. Para la Unión Europea, no solo se trata de no debilitar los Acuerdos de Paz de 1998 que ponen fin a la agitación en Irlanda del Norte, sino también de preservar un principio básico del bloque: el mercado único.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: