La economia China podria caer un 2 por ciento en la proxima decada

El presidente de China, Xi Jinping. Foto: Kremlin

La economía China podría caer un 2 por ciento en la próxima década

China ha tenido un gran desempeño entre las economías emergentes. Pero el crecimiento del gigante asiático podría caer a un 2 por ciento durante la próxima década, desde el objetivo esperado de 6,0 a 6,5 ​​por ciento este año, predijo el economista jefe de Asia, Mark Williams.

“El tiempo de China como un mejor desempeño de los mercados emergentes está terminando”, dijo Williams, en la conferencia anual de Capital Economics en Singapur el martes. Añadió que el crecimiento estimado del 2 por ciento es un “largo camino” del 5 al 6 por ciento esperado por el Fondo Monetario Internacional para la próxima década.

Los oradores en la conferencia señalaron una serie de riesgos, así como cambios demográficos en la segunda economía más grande del mundo. Eso incluye su problema de deuda , la disminución de la fuerza laboral y los motores de productividad cada vez más débiles, dijeron.

Esas predicciones se producen cuando el primer ministro chino, Li Keqiang, dijo el martes en el Congreso Nacional Popular Popular que la meta oficial de crecimiento económico para este año será de 6,0 a 6,5 ​​por ciento, desacelerándose con respecto al año pasado.

Li también advirtió que habrá mayores riesgos en el futuro para la economía asiática, y dijo: “Debemos estar completamente preparados para una dura lucha”.

Los riesgos de la deuda

El problema de la deuda de China no desaparecerá, ya que la verdadera preocupación es la deuda corporativa y la deuda de los hogares, a diferencia del gobierno, dijo Julian Evans-Pritchard, economista de China de Capital Economics en la conferencia. Culpó los crecientes niveles de deuda de las prácticas de préstamos deficientes.

“Los formuladores de políticas han estado tratando de cambiar los préstamos de las firmas estatales a sus contrapartes privadas más eficientes. Pero hasta ahora, los resultados han sido decepcionantes”, dijo Evans-Pritchard.

Los datos también mostraron que el gasto de capital de las empresas estatales es mayor ahora en comparación con hace unos años, agregó. “El mantenimiento del stock de deuda existente será más difícil ya que la economía de China continúa desacelerándose”.

Evans-Pritchard señaló que el riesgo real reside en los promotores inmobiliarios, que son los que más han prestado para financiar su juerga de compra de tierras.

Algunos analistas han dicho que Pekín podría estimular su desaceleración económica este año a través de más préstamos , pero Williams advirtió que el “viento de cabeza clave” en la economía china hasta ahora ha sido el endurecimiento de los préstamos sombra.

La banca en la sombra se refiere a las actividades realizadas por firmas financieras fuera del sector bancario formal y, por lo tanto, están sujetas a niveles más bajos de supervisión regulatoria y mayores riesgos. Los bancos estatales generalmente prefieren los préstamos a compañías propiedad del gobierno, y como resultado, las compañías privadas han recurrido a la banca en la sombra.

Productividad y fuerza de trabajo

Aparte del problema de la deuda, Williams dijo que los motores subyacentes del rápido crecimiento de la economía del país también se están desvaneciendo. Citó una fuerza laboral en declive, afectada por su Política en la década de 1970, y el debilitamiento de los impulsores de la productividad.

En un informe de enero, Capital Economics proyectó que una disminución de la fuerza laboral podría resultar en una disminución de alrededor del 0,5 por ciento en el crecimiento del PIB para 2030.

La firma de investigación señaló que la población activa de China, que actualmente está disminuyendo en un 0,2 por ciento anual. Solo hubo 15 millones de bebés nacidos en China en 2018, un 12 por ciento menos que el año anterior, y casi un tercio por debajo de los pronósticos oficiales realizados hace tres años. En 2015, China comenzó a permitir que las parejas tuvieran dos hijos.

Pero “el principal obstáculo para China provendrá de un crecimiento de la productividad mucho más débil”, agregó Williams. Si bien muchos mercados emergentes dependen de las exportaciones para impulsar la productividad, la participación de China en el mercado de exportación ya es muy grande, y tendrá que depender más del crecimiento interno para impulsar la productividad, dijo.

“La única forma de aumentar la productividad, si no puede hacerlo invirtiendo y construyendo más, es aumentar la productividad en los trabajadores (…) Significa que quiere que sus empresas se acerquen más a la frontera tecnológica “, concluyó Williams.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: