La Comisión Europa impone a Google una multa de 1.490 millones

Imagen de Pixabay.

La Comisión Europa impone a Google una multa de 1.490 millones por su negocio publicitario

La Comisión Europea multó a Google con 1.490 millones de euros el miércoles por favorecer injustamente a algunos de sus servicios de publicidad online sobre los de sus rivales. La última multa se produce cuando la presión política en Europa, Estados Unidos y otros lugares se dispara contra Google y otras empresas de tecnología sobre su percepción de dominio en los mercados en línea. Google ya está apelando dos casos antimonopolio separados relacionados con algunos de sus productos de búsqueda y Android, su sistema operativo móvil .

Al imponer la sanción al Big Tech, Margrethe Vestager,
comisaria europea de Competencia, también reafirmó su papel como reguladora tecnológica enérgica en un momento en el que busca conservar un papel importante en la política europea cuando finalice su mandato en la Comisión. después en este año.

Google ha consolidado su dominio en los anuncios de búsqueda en línea y se ha protegido de la presión competitiva mediante la imposición de restricciones contractuales anticompetitivas en sitios web de terceros”, dijo Vestager en un comunicado el miércoles. “Esto es ilegal bajo las normas antimonopolio de la UE“.Vestager dijo que la multa se calculó sobre la base de los ingresos de publicidad en línea de Google en Europa.

La penalización de 1.490 millones de euros se  relaciona con la publicidad en líneaque Google publicó en sitios web de terceros como periódicos y portales en línea como AOL.de en Alemania. La Comisión dijo que la compañía había impuesto restricciones injustas para que los rivales no pudieran competir en esta área de nicho de la industria de la publicidad en línea, ayudando a Google a proteger su dominio existente en el mercado de la publicidad digital.

En particular, las autoridades europeas dijeron que Google no permitía que algunos sitios de terceros utilizaran servicios de publicidad rivales si querían incluir un cuadro de búsqueda de Google en sus páginas web, y que posteriormente los servicios de la empresa estadounidense obtuvieron una posición superior en sitios como parte de acuerdos contractuales.

Los reguladores agregaron que estos sitios web de terceros debían solicitar el permiso de Google antes de realizar cambios en la publicidad rival mostrada en sus páginas, una táctica que, según Bruselas, había afectado la competencia en el mercado europeo de publicidad en línea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: