pareja-jovenes-gallegos-fallecidos-los-atentados-sri-lanka

Fotografía facilitada por el Ayuntamiento de Pontecesures, Pontevedra, de la pareja de jóvenes españoles fallecidos en la cadena de atentados de Sri Lanka.

Una pareja gallega, entre las víctimas mortales de los atentados de Sri Lanka

Una pareja gallega ha fallecido en la cadena de atentados a varias iglesias y hoteles de lujo de Sri Lanka, según informó el alcalde de la localidad pontevedresa de Pontecesures, Juan Manuel Vidal, donde residía la joven. Posteriormente, el Ministerio de Exteriores ha ratificado el fatal desenlace. Se trata de Alberto Chaves Gómez, de 31 años, y su novia, María González Vicente, de 32.

La cifra de muertos en Sri Lanka aumentó a 310 tras ocho explosiones el Domingo de Resurrección en tres iglesias y cuatro hoteles de lujo. La policía informó que 24 personas fueron arrestadas, pero aún no se sabe quién llevó a cabo los ataques. Cerca de 500 personas están heridas y decenas de extranjeros se encuentran entre los muertos. El país está en shock luego de los atentados del domingo de Pascua, la violencia más letal desde el final de la guerra civil en 2009. La noche del domingo, el primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickr, dijo que los servicios de seguridad habían estado «al tanto de la información» sobre posibles ataques, pero que no se había puesto en práctica la información.

¿Cómo se desarrollaron los ataques?

Los primeros informes de explosiones se produjeron aproximadamente a las 08:45 (03:15 GMT) hora local, con seis explosiones registradas en un espacio de tiempo reducido. Tres iglesias en Negombo, Batticaloa y el distrito de Kochchikade de Colombo fueron atacadas durante los servicios de Pascua y las explosiones también sacudieron los hoteles Shangri-La, Kingsbury y Cinnamon Grand en la capital del país. Mientras la policía cazaba a los responsables, se reportaron dos explosiones más.

Una explosión ocurrió cerca del zoológico en Dehiwala, sur de Colombo, y una octava fue reportada cerca del distrito de Dematagoda en Colombo durante una redada policial, en la que murieron tres oficiales. A última hora del domingo, la fuerza aérea dijo que se había encontrado un dispositivo explosivo improvisado y se había desechado cerca del principal aeropuerto del país en la capital, Colombo. «Se descubrió una tubería de PVC de 1,8 m de largo que contenía explosivos», dijo el portavoz Gihan Seneviratne a los medios locales.

¿Qué se sabe de los atacantes?

No está claro quién estuvo detrás de los ataques, pero la policía hizo 24 arrestos. El gobierno ha dicho que creen que se usaron bombas suicidas en algunos de los sitios. Azzam Ameen, de la BBC, en Colombo, dice que se cree que los atacantes son parte de un «grupo extremista radical islamista», según las autoridades. Durante una conferencia de prensa el domingo por la noche, el primer ministro, Ranil Wickr, abordó los rumores de que los funcionarios habían tenido información previa de los próximos ataques.

«Debemos investigar por qué no se tomaron las precauciones adecuadas. Ni a nosotros ni a los ministros se les mantuvo informados», dijo. «Por ahora, la prioridad es aprehender a los atacantes», agregó. Los funcionarios gubernamentales han pedido a la ciudadania que se mantenga tranquilo mientras se llevan a cabo las investigaciones. También hubo una restricción temporal en algunas redes sociales para tratar de detener la difusión de información errónea.

¿Quiénes son las víctimas?

Se cree que la gran mayoría de los muertos son ciudadanos de Sri Lanka, incluidos decenas de cristianos que murieron en los servicios religiosos de Pascua. El Ministerio de Relaciones Exteriores del país dice que cree que 36 ciudadanos extranjeros se encuentran entre los muertos, y la mayoría aún no ha sido identificado en una morgue de Colombo.

Las víctimas internacionales incluyen:

  • Al menos cinco ciudadanos británicos, incluidos dos con ciudadanía estadounidense conjunta
  • Tres ciudadanos daneses
  • Un ciudadano portugués y tres ciudadanos indios, según funcionarios de Sri Lanka
  • Dos ingenieros de Turquía, según el medio de comunicación turco Anadolu.
  • Una persona de los Países Bajos
  • Una persona de Japón, según los medios japoneses citando fuentes gubernamentales

¿Cómo ha respondido el mundo?

Los líderes mundiales han estado ofreciendo su conmoción y condolencias a Sri Lanka por las explosiones mortales. Varios monumentos internacionales, incluida la Torre Eiffel, fueron atenuados o iluminados en colores de Sri Lanka en solidaridad el domingo por la noche. El Papa Francisco, en su tradicional discurso de Urbi et Orbi en el Vaticano, condenó los ataques como «una violencia tan cruel» contra los cristianos que celebran la Pascua. Un portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que estaba «indignado» por los ataques, y expresó su esperanza de que los perpetradores sean «procesados ​​rápidamente».

Narendra Modi de la India condenó los ataques como «bárbaros», mientras que el líder de Pakistán, Imran Khan, también ofreció sus «profundas condolencias» a Sri Lanka. La primer ministro del Reino Unido, Theresa May, escribió en un tweet que «los actos de violencia contra las iglesias y los hoteles en Sri Lanka son verdaderamente terribles». El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuiteó «sinceras condolencias» por los «horribles ataques terroristas». El líder de Nueva Zelanda, donde los ataques mortales a las mezquitas mataron a 50 personas el mes pasado, calificaron los atentados de «devastadores». «En conjunto debemos encontrar la voluntad y las respuestas para poner fin a esa violencia», dijo Jacinda Ardern.

¿Cuál es la historia reciente de Sri Lanka?

Los ataques del domingo son los más mortales vistos en Sri Lanka desde el final de la guerra civil del país en 2009. La guerra civil terminó con la derrota de los Tigres tamiles, que habían luchado durante 26 años por una patria independiente para los tamiles de la minoría étnica. Se cree que la guerra mató a entre 70.000 y 80.000 personas. La nación ha visto cierta violencia esporádica desde entonces. En marzo de 2018 se declaró un estado de emergencia después de que miembros de la comunidad budista mayoritaria cingalés atacaran mezquitas y propiedades de propiedad musulmana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: